Codalario otorga su Sello de Calidad a la ‘Sinfonía nº 8’ de Bruckner, grabada por Zubin Mehta

Por Gonzalo Lahoz

Codalario otorga su Sello de Calidad a la ‘Sinfonía nº 8’ de Bruckner, grabada por Zubin Mehta y la Filarmónica de Israel para Newton Classics

Codalario otorga su Sello de Calidad a la  'Sinfonía nº 8' de Bruckner, grabada por Zubin Mehta
Codalario otorga su Sello de Calidad a la ‘Sinfonía nº 8’ de Bruckner, grabada por Zubin Mehta

Nobleza, solemnidad y misticismo son los tres estadios en los que Anton Bruckner nos sumerge de lleno con su Octava sinfonía, un titán sonoro que se eleva ante nosotros como parte de las grandes cordilleras sinfónicas del romanticismo que se abren con Beethoven y concluyen con Sibelius y cuyos caminos confluyen de alguna manera aquí, en esta Octava llamada por muchos la «Sinfonía de las sinfonías», recogiendo los frutos de sus antecesores y sembrando los de generaciones posteriores. Caminos que al recorrerlos, nos invitan a encontrarnos con nosotros mismos en un viaje que aquí, en la mayor de las sinfonías brucknerianas, comienza sereno mientras se torna poco a poco en noble, con tintes solemnes y alcanza su clímax en un misticismo lleno de recogimiento en forma de adagio, para acabar sellando la partitura con un épico finale.

Vasta partitura, extensísima, incluso en la versión aquí recogida, la tercera de 1890 de Bruckner tras aceptar los recortes, cambios (final del primer movimiento por ejemplo) y refuerzos en la orquesta (escúchense las maderas) que sus allegados, léanse Levi y Schalk principalmente, impusieron al entonces sexagenario compositor.

Toda la partitura se despliega como un halo de romántico color, con esa particular sonoridad cuasi de órgano, enmarcando esa espiritualidad que parece o es obvia en todas las obras de Bruckner, máxime aquí, en el auge de su carrera compositiva y como puede apreciarse desde un principio, con unas maderas que junto a la cuerda entran en una suerte de estremecimiento, con una nota sostenida mientras los metales y el resto de maderas (violines en divisi) y cuerda son introducidos, elevando el grado de tensión, algo que Mehta logra controlar en todo momento, balanceándolo siempre hacia el lado más lírico en las ocasiones más vivas y acercándonos de alguna manera a la sensación de recogimiento y sosiego al que tanto invita la obra, sin perder nunca por ello el pulso exigible para elevarla y disfrutarla.

Encontramos en Mehta un sentido del control, de la tranquilidad únicos ante unas páginas que conoce con exactitud y cuyos clímax sostiene con un medido equilibrio (recordemos que varios directores se negaron o huyeron de esta Octava antes o justo después de su estreno dada su compleja estructura), llegando incluso a crear la impresión de austeridad de medios, cuando en ningún momento es así.

Uno de los mejores momentos lo hallamos al alcanzarse el Scherzo del segundo movimiento, de fuerzas bien contrastadas, logrando Mehta un empaste de colores total entre maderas, cuerdas (pizzicatti incluidos) y metales (brillantes las trompetas).

Desde luego el culmen de la grabación no puede ser si no el Adagio de reminiscencias wagnerianas (todo Bruckner es una feliz reminiscencia wagneriana), alma de la partitura que nos presenta un sueño donde mirar hacia nuestro interior, tal y como los grandes sinfonistas, una vez eclosionado el romanticismo, siempre han perseguido. La Orquesta Filarmónica de Israel se encuentra aquí en una de sus mejores intervenciones registradas (curioso que sea con una de las músicas favoritas de Hitler, recordemos que fue Bruckner lo que sonó en la radio alemana tras anunciarse el suicidio del dictador), con una cuerda de tintes oscuros, brillante no obstante, algo abierta, áspera en los pasajes más tensos y agudos, dibujando unos delicados pianissimi en un tempo el de Mehta no atropellado, pero tampoco moroso ni pesado, justo en la medida requerida y acompañada por unos vientos siempre acertados que nos regalan los oídos construyendo esta, la catedral de las sinfonías.

Patricia Aloy
Patricia Aloyhttp://www.facebook.com/aloypatricia
Directora del Noticiero Digital Venezuela Sinfónica @vzlasinfonica www.venezuelasinfonica.com Los invito a leerlo! Caracas, Venezuela

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Tradiciones en la urbe

Las expresiones de raíz tradicional por lo general están asociadas a espacios rurales, sin embargo, en Venezuela muchas de estas expresiones

El Festival Andes Sonoros celebra su 5ta edición

Andes Sonoros es una plataforma de proyección artística que nació a partir de la necesidad de visibilizar a los músicos del occidente venezolan

Aura Spei debuta en la escena musical con “Crushing”

Definidas por su brillante pop rock moderno, con una poderosa vibra de los 80, Aura Spei es una banda independiente de dos jóvenes artistas venezolanas.

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

VARGAS anuncia lanzamiento oficial de “Nos quedamos”

VARGAS, no deja de crear y componer nueva música. En el mes de octubre nos sorprende con “Nos quedamos”

Piña nos regala música con aire playero“903 Macuto” disponible en todas las plataformas digitales

Santiago “Piña” Vera, debuta en la escena musical venezolana con “903 Macuto”, un tema y video lyric que llega para contagiarnos de una energía divertida y transformadora con sonidos del indie/pop en español

La Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas relanza su canal de YouTube

La Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, gestión cultural de la Alcaldía de Caracas, en la continuación de la celebración de su 40 aniversario

IISA, un nuevo descubrimiento musical cargado de añoranza

Con letra de Willy McKey y música de Vargas, “Tengo” llega para hacernos bailar con la nostalgia y presentarnos a IISA

El Bard College de Nueva York premia al compositor José Agustín Sánchez

El compositor, pianista y director de orquestas José Agustín Sánchez sigue recibiendo reconocimientos internacionales por la importancia de su trabajo en el mundo musical