El compositor y pianista venezolano Andrés Levell ha anunciado a través de sus redes sociales que se encuentra en pleno proceso de grabación de un disco de piano solo.

Luego de seis intensas sesiones de grabación, en las que Levell grabó un total de 38 piezas distintas (más de 2 horas netas de música), ahora debe elegir un máximo de 74 minutos para que pueda entrar en formato CD y continuar con todas las siguientes etapas de la postproducción. La primera Sesión se llevó a cabo el viernes 7 de Febrero y la última el martes 18.

El disco todavía no tiene título y el repertorio final no está decidido, aunque sí es seguro que se trata enteramente de obras e improvisaciones del propio Levell, es decir, no habrá obras del repertorio pianístico tradicional, ni tampoco covers de canciones. Tal como le contó al equipo de Venezuela Sinfónica: “Muchas de las piezas que grabé  pertenecen a distintas épocas de mi vida. Una de las principales es ‘Danza del Desgarramiento’ la cual está publicada por la editorial norteamericana Cayambis Music Press. Esa obra la compuse en 2002 cuando tenía 19 años. Otra de las obras es una revisión de una pieza de cuando tenía 14 años. Pero la mayor parte del repertorio que grabé en las Sesiones fueron material reciente e improvisaciones. Pero improvisaciones planificadas, guiadas por partituras abiertas o diagramas e indicaciones. Y una que otra pieza fue grabada simplemente como improvisación libre. Es decir, intenté combinar todas las formas que conozco de composición y específicamente de composición para el piano”.

 La grabación del disco como tal, así como el trabajo de mezcla y masterización, está a cargo del músico e investigador venezolano Carlos Conde (@washe_vzla). Y la revista @líricadigital (proyecto de Keban Frías y Maxwell Gutiérrez dedicado a la difusión de las distintas formas de expresión artística del país) asumió la tarea de hacer el registro audiovisual de las Sesiones de grabación. Las cuales se realizaron en la Sala Lorenzo Mendoza Fleury de Fundación Empresas Polar, en un piano Steinway&Sons firmado por el mismísimo Maurizio Pollini. 

La producción de este disco es un proyecto enteramente independiente (y decir eso en Venezuela de hoy es todo un logro) llevada a cabo por la productora AKANIS ALP, del propio Levell en conjunto con sus padres Javier Level y Roselia RosaLunar. Para las siguientes etapas de edición del disco tienen pensado buscar enlaces y apoyo de diversas formas de patrocinio, porque la idea es que no sólo salga el disco en formato digital sino también en físico, además de encontrar la manera en que el álbum, una vez publicado, pueda salir de las fronteras venezolanas.