Ayer fue un día muy triste, pero al mismo tiempo muy hermoso; naturalmente se sentía la tristeza, pero también había mucha vida…sí, vida en un velorio, una energía muy fuerte y es que desde el primer día de su partida se comprobó que el maestro sigue allí con nosotros, sigue vivo en su obra, en sus enseñanzas, en lo que creó.

Un Adiós en Familia
Por Roberto C. Palmitesta | @RPalmitesta ESPECIAL PARA @vzlasinfonica
Fotografía EFE/Miguel Gutiérrez Agradecidos con Frank Di Polo por los videos

No está físicamente, pero lo que dejó es fuerte, muy fuerte y será casi imposible derrumbarlo. “Ahora nos toca a nosotros continuar su legado”, era la frase generalizada de casi todos los integrantes de El Sistema que se hicieron presentes, y que además vinieron desde distintas regiones del país. Si hay algo que quedó demostrado el día de ayer es que el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, El Sistema, Fundamusical, Fesnojiv o como quieran llamarlo es UNA GRAN FAMILIA… con sus diferencias bien marcadas (como toda familia), pero lo es. Ayer fue triste darle el último adiós, pero al mismo tiempo fue muy reconfortante ver tanta unión y ser testigo de cómo cada quien le prestaba su hombro al otro para llorar, a todos les tocó consolar a quien tenían al lado… “Ya el maestro descansó, logró el descanso eterno del cual tanto hablaba”, era otro decir muy común entre los asistentes. Ayer, durante la ceremonia se disiparon las diferencias, todas ellas: físicas, geográficas, de criterio, personales, rivalidades musicales, etc… y ojalá que eso siga así, porque si hay algo que el maestro Abreu quería es ver a toda su gran familia musical unida.


El día anterior nadie durmió, incluyendo aquellos que viven al otro lado del mundo, nadie apagó su teléfono, ni su computador, todos estaban conectados, todos llamaban a todos, buscando consuelo uno en el otro, no importa si estaban o no en la nómina o si eran ex-integrantes de alguna de tantas orquestas.


Quienes afirman que “El Sistema caerá cuando el maestro ya no esté”, creo que tendrán que reconsiderar seriamente sus palabras, porque ayer se sintió una gran motivación para seguir adelante, un sentimiento generalizado de trascender aún más, porque El Sistema desde hace muchos años, dejó de ser el ideal de un solo hombre y se convirtió en la idea de millones en todo el mundo. ..ayer quedó demostrado. Claro, se dice fácil, pero involucra mucho trabajo, pero quienes han formado parte de El Sistema a lo largo de 43 años seguramente aportarán su grano de arena de distintas maneras.

Qué ceremonia tan hermosa, qué ovación tan larga y tan profunda, ¡cómo sonaron los homenajes musicales! y que emotivo ver todos esos rostros con el mismo significado. Quiero citar otra tercera expresión muy usada el día de ayer (o al menos una aproximación) como demostración de ese sentimiento de tristeza por un lado, pero de esperanza por el otro: “tranquilo, el maestro ya tiene varios núcleos en el cielo y debe estar ensayando con su orquesta angelical”.

Repito: El Sistema es una gran familia, como pocas se ven en el mundo, si Venezuela fuera la mitad de unida y de entendida como lo es El Sistema (con todo y sus diferencias y fallas porque nadie dice que es perfecto), el país sería otro. ¡Tocar, cantar y luchar ahora más que nunca!