¿Qué hace tan especial la Novena de Beethoven?

Vía: www.lavanguardia.com | MARICEL CHAVARRÍA, BARCELONA

Una década atrás habría sido impensable que la Novena Sinfonía de Beethoven se escuchara más de una vez al año en Barcelona, pero la situación de excepcionalidad del coronavirus sumada a la celebración del 250º aniversario del compositor han hecho que la carga simbólica de este canto a la esperanza, a la libertad y la fraternidad –es el himno de la Unión Europea-, sea omnipresente en la programación a pesar de exigir muchos y muy excelentes recursos, y a pesar de estar las salas a menos de la mitad del aforo.

En cuestión de cuatro días va a sonar dos veces en el Palau de la Música, hoy viernes servida por Gustavo Dudamel al frente de la Sinfónica de Galicia, el Cor de Cambra del Palau y el Orfeó Català, y el lunes 21 como colofón de la integral de sinfonías del maestro de Bonn que viene ofreciendo la Orquesta Simfònica Camera Musicae en su ciclo del Palau. El maestro venezolano compensa de esta manera la cancelación de la esperada ópera Fidelio que tenía previsto dirigir en la sala modernista la pasada primavera. Su Novena la repite mañana sábado en el Teatro Real de Madrid con los coros catalanes, aunque esta vez con la Orquesta del mismo teatro.

Otra Novena –sólo el 4º movimiento- sonará en el Monestir de Montserrat con la Simfònica i Cor del Liceu y las voces de la Escolania, un gesto de trascendencia del Gran Teatre con las víctimas del Covid que recogerán las cámaras de televisión para ser retransmitido. El famoso himno, como la poesía para el cartero de Neruda, es hoy más que nunca de quien lo necesita.

Los cantaires del Orfeó Català interpretarán este himno de fraternidad con la mascarilla puesta y guardando dos metros de distancia

Los cantaires del Orfeó Català y el Cor de Cambra cantarán, eso sí, con mascarilla, guardando una distancia de dos metros entre ellos y ocupando las galerías del órgano y los laterales del primer y el segundo piso del Palau de la Música, según indica la sala. Sólo así está garantizada la seguridad en una actuación que implica a un gran coro.

“Es en estos momentos que necesitamos la Novena de Beethoven porque habla de hermandad y todos llevamos un tiempo sin la posibilidad de sentirnos humanamente y también artísticamente conectados”, asegura Simon Halsey. El director del Orfeó Català y asesor artístico del Palau de la Música responde desde Inglaterra, pues la cuarentena obligatoria al retornar al Reino Unido le ha impedido viajar a Barcelona y Madrid para este concierto que sus coros ofrecen con Dudamel. “¡Qué envidia! –añade-. Estoy impresionado de que en España podáis celebrarlos, vais mucho más adelantados. En el Reino Unido los coros están empezando esta semana y con grupos muy pequeños, va a ser imposible ofrecer un concierto coral en seis meses”.

Cuando el 7 de mayo de 1824 Beethoven estrenó en la Corte Imperial de Viena su Sinfonía núm. 9 y última –la décima sólo la dejó esbozada-, nadie de entre las celebridades y la nobleza quiso perderse la que iba ser la última aparición del genio de Bonn. El público estalló en aplausos conmovido y también exultante por la que iba a pasar a la historia como una de las obras musicales más trascendentales y populares. Totalmente sordo a sus 54 años, Ludwig van Beethoven tuvo que ser guiado por un solista para que se diera la vuelta en el podio y fuera consciente de la ovación. La Oda a la Alegría de Friedrich von Schiller a la que Beethoven había querido poner música desde muy joven era muy innovadora en la época, otra muestra de la incipiente libertad del romanticismo que supuso un antes y un después en la creación sinfónica.

“La Novena es un ideal, una obra maestra a la que le sigue la Missa Solemnis que es inabarcable técnicamente por los coros y demás, pero que Beethoven sublima en el deseo de mejorar la humanidad. Beethoven proclama su fe en ella con esta obra, afirma que cree firmemente en el ser humano. Ha hecho cosas terribles, pero también otras maravillosas. Y una de ellas es el arte. Ha sido capaz de hacerse preguntas y mejorar. Y Beethoven manifiesta su fe en él con un canto de alegría, libertad y esperanza”, apunta el director musical del Liceu, Josep Pons. “Lo nuestro en Montserrat no es propiamente un concierto. No lo hacemos en el Liceu porque es un acto que quiere tener un sentido de trascendencia más allá del concierto y del teatro en las actuales circunstancias de desconcierto, dolor e incertidumbre”.

“Es un acto simbólico de lo que está sucediendo –prosigue Pons–, no es una comedia, es la realidad. Y buscamos un espacio de la espiritualidad que también está en el arte, aunque no hablemos de divinidades. Es un acto interconfesional en el que se unen espiritualidad y arte”, explica. Y en este acto se viaja del dolor a la esperanza, desde el Réquiem de Mozart al 4º movimiento de la Novena. “Nuestra posición es de solidaridad con el dolor que dibuja Mozart, quien creía estar componiendo su propia misa de difuntos, pero murió en el octavo compás del ‘Lacrimosa’.

“Abrazos miles como si fuerais estrellas en un anhelo de paz, concordia y amor…”, canta el coro.

Para Tomàs Grau, fundador y director de la Simfònica Camera Musicae que celebra esta temporada su 15º aniversario, interpretar ahora la Novena tiene más sentido que nunca. Si bien su formación la tenía programada desde hacía año y medio, pues es la culminación de la integral de Beethoven que venían ofreciendo en su ciclo en el Palau de la Música y en su sede de Tarragona. Una producción inaugural con o sin coronavirus.

Siga leyendo www.lavanguardia.com

Deja un comentario

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Artículos Relacionados

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Fundación Isang Yun concede premio a la trayectoria del Maestro José Antonio Abreu

El Sistema se llena de júbilo al recibir la noticia del Premio Especial de la Fundación Isang Yun que este año 2020 reconoce la obra del Maestro José Antonio Abreu

Carlos Izcaray: el venezolano que dirigió a Steve Vai

El maestro Carlos Izcaray es uno de los directores de orquestas venezolanos de mayor trayectoria y éxito internacional. Actualmente es el Director Titular de la Orquesta Sinfónica de Alabama, EEUU y de la American Youth Symphony de Los Ángeles, California

Pedro Bernárdez presenta su primer disco para orquesta: “Symphonic Moods”

El compositor y pianista venezolano Pedro Bernárdez, luego de trabajar en el medio cinematográfico de la ciudad de Los Ángeles durante varios años, ahora lanza su primer disco titulado Symphonic Moods

Concierto en homenaje al maestro Raúl Delgado Estévez se presenta en Sala Virtual

Este sábado 3 de octubre, a partir de las 6:00 PM (Hora VEN), podrán unirse al tributo que la Coral Nacional Simón Bolívar ofrece a este destacado músico venezolano, a un año de su partida física

La OSJP y Enluis Montes Olivar asumen el desafío de hacer música en formato digital

Por Jorveis Ortegano Valecillo | El Sistema-Portuguesa Por primera vez la Orquesta Sinfónica Juvenil del estado Portuguesa “José Antonio...
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x