Vía: mallorcaconfidencial.com/

El próximo 25 de junio Barceló Formentor vibrará de nuevo gracias a la música. El prodigioso pianista chino Lang Lang ofrecerá un recital en un idílico escenario insignia del festival: los paradisiacos jardines del hotel con la puesta de sol como único telón de fondo.

Niño prodigio de la música hoy convertido en ‘Embajador Mundial del Teclado’ según The New Yorker, Lang Lang llega a Mallorca para interpretar un programa exclusivo de Bach, Chaikovski y Chopin. Un invitado de honor acorde a la excelencia de ediciones anteriores de Formentor Sunset Classics, en las que participaron grandes figuras de la música clásica como el maestro ruso Mikhail Tatarnikov, el director hindú Zubin Mehta, el incombustible Daniel Barenboim o la diva de la ópera Kiri Te Kanawa.

La magia de su música y una puesta en escena del más alto nivel han hecho realidad un exclusivo festival de música clásica que se suma al encanto particular de este establecimiento como un hito sin precedentes en el sector hotelero: una firme apuesta por la cultura como inversión de futuro. Un programa cultural que, para deleite de sus visitantes, se completa con las Conversaciones Literarias de Formentor y el Premio Formentor de las Letras. En definitiva, Barceló Formentor sinónimo de cultura.

Lang Lang: pasión y compromiso con la música clásica

Nacido en China en 1982, Lang Lang ofreció su primer concierto a los 5 años y dos años después ya se proclamaba ganador del Concurso Internacional Chaikovski haciendo lo que más le gustaba: tocar el piano.

Su apabullante energía y tesón le han llevado a contagiar su pasión a todo tipo de públicos. Desde su Fundación, Lang Lang promueve la cultura musical entre los más pequeños, quizá porque sepa mejor que nadie que conseguir enamorar a un niño de la música es hacerlo para siempre. Al menos, así es como le ocurrió a él, a los 3 años de edad, con la banda sonora de un episodio de la serie de dibujos animados Tom y Jerry.

Suya es la creencia de que la música clásica no es sólo para unos pocos, sino universal; y suyo es, también, el empeño de inspirar a millones de personas con ella. Así, le hemos visto tocar en acontecimientos deportivos como la clausura del Mundial de Brasil junto a Plácido Domingo, la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín, la 56º edición de los premios Grammy, donde actuó con Metallica e incluso la última edición de estos galardones musicales, celebrados hace unos días, dando un toque magistral al famoso tema ‘Happy’ de Pharrell Williams.

A lo largo de su carrera ha colaborado con multitud de orquestas y se ha dejado ver en el escenario con grandes maestros como Daniel Barenboim o Zubin Metha, también estrellas de Formentor Sunset Classics, y Simon Rattle, con quien ha lanzado un disco.

Dicen los que le conocen que la palabra que mejor le define es “inspiración”, y tal vez por eso haya sido elegido para inaugurar la tercera edición de Formentor Sunset Classics, ocio inspirador del más alto nivel, la apuesta de un hotel que ofrece experiencias enriquecedoras a sus visitantes… porque ya lo dice él: “La música hace que la vida sea mejor, sana, une e inspira. Y, sobre todo, enriquece a las personas”.

Formentor Sunset Classics III, una apuesta doble

En su tercera edición, Formentor Sunset Classics contará con la colaboración de la Fundación Albéniz y de la Escuela Superior de Música Reina Sofía. El acuerdo persigue dos objetivos: atender la educación de excelencia dotando una beca de estudios para el mejor alumno de la Escuela Superior de Música Reina Sofía. El proyecto reúne así madurez y juventud que son dos caras de una misma moneda: la de la música en su más alta expresión de calidad y expresividad.