“Un importante y ambicioso programa que incluyó varias obras para el repertorio de piano y orquesta de cámara de la música contemporánea. Excelentes músicos y compositores de más de 10 países, hermosas salas de ensayo y de concierto y un público acogedor. Representó un gran honor el tener la oportunidad de presentar el Festival Euroamerican en la gran ciudad musical de Viena, dejando además en alto el nombre de Venezuela”, expresó Sylvia Constantinidis.

El pasado sábado 2 de noviembre, la pianista y compositora Sylvia Constantinidis volvió a demostrar porque es una de las principales embajadoras internacionales que tiene Venezuela dentro del universo sinfónico, especialmente en el ámbito de la música contemporánea, al recibir una larga ovación en el Kaisersaal de Viena, Austria, una de las capitales mundiales de la música. La originaria del estado Nueva Esparta tuvo un rol protagónico como solista en el prestigioso Euroamerican Festival Series, actuando junto a la orquesta Euroamerican Newartmusic Sinfonietta, que fue dirigida por el maestro Christian Wenzel, que interpretó un repertorio donde destacó la obra de su autoría: Estampas de España.

El festival ofreció al exigente público austriaco un variado programa contemporáneo conformado por las obras Estampas de España de la propia Sylvia Constantinidis, que fue alabada por la audiencia. Además fueron interpretadas A Walk in the park del también venezolano Pedro Bernárdez, Schattenspiele del alemán Christian Wenzel, Nonete de la canadiense Evelyn Stroobach y Difficult Conversation del estadounidense Ryan Harkeeun. Luego, la audiencia vibró con un encoré dedicado a piezas latinoamericanas seleccionadas por Constantinidis.

“Estampas de España es una obra nacionalista basada en elementos musicales del folklore español. Reminiscencias de la malagueña y la seguidilla española se hacen presentes en el primer y tercer movimiento de la suite, mientras que el segundo movimiento es un adagio en estilo recitativo inspirado en el flamenco español. Está basada en un estudio cuidadoso de los materiales rítmicos y melódicos de los que está lleno el folklore musical y las danzas españolas. La idea para escribirlo emanó de la necesidad de plasmar estilos musicales que me habían acompañado durante mi niñez, pero empalagándola con una riqueza melódica y una salamería rítmica difícil de olvidar y que representan mi herencia paterna”, detalló la venezolana.

El concierto se enmarcó en el bicentenario de la gran pianista y compositora Clara Schumann, es por ello que como parte del repertorio fueron interpretados los dos primeros movimientos de su Concierto para piano y orquesta Op 7 con la propia Sylvia Constantinidis como solista. Vale recordar que Schumann fue una de las grandes solistas europeas del siglo XIX y fue factor importante en dar a conocer las obras de su esposo, Robert Schumann. Para la pianista neoespartana su vida y obra representan un factor de inspiración, por lo que para ella fue un gran honor interpretar uno de sus conciertos en Viena.

Es importante destacar la multinacionalidad que tuvo el festival, demostrando que la música contemporánea es un lenguaje universal. Entre los compositores, director, solista e integrantes de la orquesta, actuaron músicos provenientes hasta de 11 naciones: Alemania, Austria, Canadá, Colombia, Costa Rica, España, Estados Unidos, Italia, República Dominicana, Rusia y Venezuela. Todos estos artistas elogiaron el trabajo de la venezolana, tanto su ingenio para componer como su virtuosismo en el piano.