Tradiciones en la urbe

Las expresiones de raíz tradicional por lo general están asociadas a espacios rurales, sin embargo, en Venezuela muchas de estas expresiones tienen presencia en la urbe.

La cultura popular responde a todas esas creaciones materiales e inmateriales que han sido transmitidas por generaciones, que en su carácter de manifestaciones vivas, se nutren cotidianamente de la actualidad, se debaten constantemente con esos saberes ancestrales y las influencias externas. A pesar de la existencia de una gran diversidad de tradicionales que se celebran año tras año, y del significado que tienen para las comunidades, hay quienes consideran que la cultura popular es una representación del pasado y que los pueblos, muy alejados de la urbe, son el único espacio donde las expresiones cobran vida.

Definitivamente, dicha concepción se presenta opuesta al reconocimiento y valoración de la diversidad cultural, omite y desconoce la participación activa de los miembros de la comunidad a lo largo y ancho del país. 

El joropo tuyero es una de esas expresiones que ratifican que el pasado convive con el presente y que las tradiciones no solo se ciñen a los espacios rurales. En diversas zonas de la región capital es habitual observar bailadores que disfrutan al ritmo del arpa, las maracas y el buche. Palo Verde, La Bandera, El Valle, Petare, La Nueva Granada, entre otros, son algunos de esos espacios donde hombres y mujeres interactúan con el giro y contragiro, el zapateo y diferentes figuras de cortejo.

Si bien el joropo tuyero, central o mirandino (como también se conoce), tiene gran presencia en zonas rurales de Miranda y Aragua, no se puede desconocer la realización de las fiestas en las ciudades, y muchos menos cómo ha influido en ellas la dinámica citadina, que va desde el ritmo de vida, la forma de vestirse, los medios de transporte y hasta lo que se consume.

Desde Tradición 360 se consolidó el tutorial de Joropo Central para aproximar al colectivo a una expresión con la cual nos hemos identificado a través de la asidua participación en las fiestas y como organizadores de este tipo de encuentros. De igual modo, se quiso mostrar una propuesta danzada donde, a partir de lo aprendido durante años de vinculación  a la danza, se integran y reconfiguran pasos y adornos poco convencionales dentro de la manifestación.

Si nos detenemos en lo antes mencionado, puede resultar uno de los temas más complejos dentro de la proyección, el límite en la creación, porque existe una creencia arraigada de que las expresiones de tradición forman parte del ayer, son inalterables, y está la visión de integración y participación donde el intercambio es natural dentro de las manifestaciones tradicionales.

El Joropo central forma parte de ese concepto de “venezolanidad”, reconocerse en él, apropiarse de esa diversidad es uno de los pasos para proteger ese acervo cultural, concibiendo la protección no solo para la permanencia de pasos específicos, una réplica de bailarines y músicos; sino como la creación de espacios donde el pueblo pueda reencontrarse, disfrutar, recrear y “crear” desde esa historia en común, y la urbe, nuestra urbe, no tiene por qué pelearse con ello.

Deja un comentario

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Artículos Relacionados

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x