Londres, 3 mar.-EFE | El director de música británico Simon Rattle anunció hoy que se hará cargo de la Orquesta Sinfónica de Londres (LSO, siglas en inglés) en septiembre de 2017, después de dirigir a la Filarmónica de Berlín desde 2002.

En una comparecencia ante los medios en el Barbican Centre, la sede de la LSO, Rattle, de 60 años, aseguró que la “idea de volver a casa” para trabajar en “esta fantástica ciudad” representa un “paso muy lógico” en su carrera.

“Le dije a la orquesta que este es mi último trabajo. De momento, este es un contrato normal de cinco años con posibilidad de continuidad. Nos hablaremos como una familia y decidiremos entonces qué hacer. Nuestra idea es que esto es un proyecto a largo plazo”, dijo el director.

Rattle precisó que su incorporación a la LSO no está condicionada a la construcción de una nueva gran sala de conciertos en sustitución del Barbican Centre, después de que él mismo liderase una campaña para dotar a Londres de recinto musical de primera categoría.

De momento, el proyecto, todavía en fase de estudio, ha recibido el respaldo tanto del alcalde de la capital británica, Boris Johnson, como del ministro británico de Economía, George Osborne.

Por su parte, la agrupación musical, que está ahora dirigida por Valery Gergiev, indicó hoy en su cuenta de Twitter que se siente “encantada” de que Simon haya aceptado la “invitación para liderar a LSO en el futuro”.

La directora gerente de la LSO, Kathryn McDowell, también destacó que el regreso de Rattle a “su país” para “hacerse cargo de un grupo de extraordinarios músicos” es “un sueño hecho realidad”.

“Estamos deseando abrir un nuevo capítulo de ambiciosa creación musical que llegue hasta lo más profundo de las comunidades a las que servimos y conmueva la vida de la gente a través del poder de la música”, agregó McDowell.

Rattle tiene previsto compaginar su trabajo con la LSO y con la Filarmónica de Berlín, cuyo contrato finaliza a finales de 2018 y adonde llegó en 2002, después de destacar como director de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Birmingham entre 1990 y 1998.

Su primera aparición con la LSO fue en 1977, cuando apenas tenía 22 años de edad, y también la dirigió durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, cuando entre sus músicos se encontraba dando la nota en su peculiar clave de humor Rowan Atkinson, más conocido como “Mr. Bean”.

Más recientemente, se hizo cargo de la LSO a principios de este año en una actuación especial en el Barbican Centre de Londres para interpretar la música de, entre otros, Robert Schumann, Igor Stravinsky o György Ligeti.

“Durante mis colaboraciones estos años con la LSO, me he dado cuenta de que, a pesar de su ilustre historia, casi nunca se refieren a ella. En cambio, es refrescante el hecho de que hablan del futuro, qué podemos hacer nuevo, qué podemos mejorar”, recordó hoy Rattle.

“En términos de excelencia musical está claro que el límite es el cielo, pero igual de importante es que, en términos filosóficos, (la LSO) se esfuerza constantemente por ser una orquesta del siglo XXI”, agregó el director, sustituto pronto en este cargo de otros ilustres como André Previn, Michael Tilson Thomas o Colin Davis. EFE