El director de orquesta Rodolfo Barráez Medina, ganador del Premio Internacional de Dirección de Orquesta de la OFUNAM, dirigirá a la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata (OJUEM), el domingo 17 de febrero en la Sala Nezahualcóyotl.

Vía: www.unamglobal.unam.mx | Por Andrés Otero/Damián Mendoza | 

En entrevista con UNAM Global, el violinista venezolano comenta sobre la oportunidad de dirigir diferentes orquestas como director invitado.

“Es una experiencia maravillosa porque un director necesita orquestas para dirigir. Más que un premio monetario, lo más valioso son los conciertos, porque ahí podemos hacer repertorio, compartir con la orquesta, aprender. La formación de un director surge, básicamente, del contacto con la orquesta”.

Refiere que el concurso de la OFUNAM “reunió muchas características que me invitaron a venir y me dije: ‘Bueno, voy a aplicar, y si me seleccionan voy a participar, y si participo, voy a ganar’”.

Durante uno de los ensayos previos a su próxima presentación, Barráez Medina golpea el atril con la batuta de manera contundente y tararea las melodías y tonos de la partitura. A la orquesta les dice: “¡Vamos a sudar, no estamos aquí para relajarnos!”.

Sobre la importancia de la pasión sobre el escenario explica: “La música te enseña mucho de la vida, a través de la música se puede aprender a vivir. Pero uno no puede vivir solamente de pasión, y tampoco solamente de orden. Es una mezcla de matemáticas, de pasión, de pensamiento, de entrega, de muchas cosas. Cuando te enamoras, estás apasionadamente enamorado o fríamente pensando. Es muy difícil llevar todas las cosas juntas, pero en la música es posible”.

Finalmente, el joven director brinda un consejo para todos aquellos que aspiran a estudiar música. “Que vivan mucho. Un artista se basa en las experiencias de la vida. La música está llena de momentos, buenos y malos. Un músico no puede pedir un pasaje doloroso si nunca ha sufrido. No puede pedir un pasaje que suene feliz si nunca lo ha sido. Son sentimientos. Se trata, de lo oscuro y lo claro. De lo alegre y lo triste. Vive, lánzate a la vida y aprende de eso”.