Cuando la genialidad hipnotiza

El director y pianista se presentó este fin de semana en el Teatro Colón con un homenaje a Ginastera y a Salgán y, ayer, a cuatro manos y a dos pianos, actuó junto a Martha Argerich.

Vía: www.larazon.com.ar | Por Paula Conde

El Teatro Colón viene de tres días intensos. En el marco del Festival Barenboim de Música y Reflexión 2016, Daniel Barenboim se presentó el viernes y el sábado en calidad de director de orquesta -de su orquesta, la West-Eastern Divan (WEDO)- y, ayer, como pianista junto a otra talentosa de las teclas, Martha Argerich. El programa incluyó un homenaje a los compositores argentinos Alberto Ginastera y Horacio Salgán en el centenario de sus nacimientos y, ayer, a cuatro manos y a dos pianos, los músicos deslumbraron con obras de Mozart, Liszt y Brahms.

En la tercera edición del Festival que lleva su nombre, Barenboim no podía dejar de homenajear a dos compositores que él asegura conocer “muy bien”. Este año, se cumplen cien años del nacimiento de Ginastera, fallecido en 1983, y de Salgán, quien cumplió los cien el pasado 15 de junio y, aunque estaba invitado al homenaje, es comprensible su ausencia en el Colón.

El tributo del sábado a Ginastera, uno de los compositores más destacados del siglo XX en América Latina, tiene como violinista principal al “otro Barenboim”: Michael, el hijo de Daniel, tiene en sus cuerdas el comienzo del “Concierto para violín y orquesta, Op. 30”. Solo, en el centro del escenario, frente a una platea que no deja de toser, arranca el concierto con la orquesta aún estática, con papá que lo mira de reojo y con una partitura que sigue a través de una pequeña pantalla, porque la tecnología también llegó a las tablas. Después, sí, se suma la orquesta, con un Barenboim que le cede su cuerpo a las notas musicales y entonces el escenario vive una progresiva transformación: la del cuerpo del maestro de 74 años en pura música. Pone la piel de gallina, pero esa persona que se mueve a la perfección según los sonidos que producen sus músicos es, simplemente, la música misma.

Hasta le sobra talento y picardía al director para regañar al público, cuando, a poco de terminar el concierto dedicado a Ginastera, en uno de los breves silencios que forman parte de la obra, los espectadores se ponen a toser al unísono, como si fuera la última oportunidad de limpiar la garganta, como si el silencio incomodara y hubiera que llenarlo con algún ruido -amplificado por la acústica perfecta de la sala-, toses y más toses, un coro de toses, una sinfonía de toses, resume una jovencita en la platea, y entonces a Barenboim no le queda otra que responder: el maestro, que siempre está de espaldas al público y de frente a su orquesta, se da vuelta, saca un pañuelito blanco y se lo lleva a la boca una, dos, tres, cuatro veces. El público se ríe y aplaude el gesto irónico del director, quien, con el concierto brevemente interrumpido, habla por primera vez: “Ahora, voy a retomar los últimos dos compases del segundo movimiento, que son demasiado piano para las toses que están en mezzoforte ”. Touché.

Llega el intervalo, el momento de toser, ahora sí, y de acomodar el escenario para la segunda parte del programa: el homenaje al compositor, pianista y uno de los máximos referentes del tango Horacio Salgán. ¿Por qué ponen un piano y cuatro sillas? Como en un recital de rock, Barenboim también tiene sus invitados. Se trata del Quinteto Real, con César Salgán, el hijo de Horacio, al piano. Carismático y alegre, el Quinteto se lleva la ovación después de interpretar tres clásicos: “Recuerdo”, “Canaro en París” y “El amanecer”.

Vuelve la orquesta a cumplir con el repertorio prometido y a tocar “Don Agustín Bardi”, “Aquellos tangos camperos” y el infaltable “A fuego lento”. En el cierre y, antes de la cariñosa despedida a esa maravillosa orquesta creada por Barenboim y el filósofo Edward Said en 1999 (para reunir a músicos palestinos, árabes e israelíes con el fin de promover la paz en Medio Oriente) llega “El firulete”.

Patricia Aloy
Patricia Aloyhttp://www.facebook.com/aloypatricia
Directora del Noticiero Digital Venezuela Sinfónica @vzlasinfonica www.venezuelasinfonica.com Los invito a leerlo! Caracas, Venezuela

Deja un comentario

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Artículos Relacionados

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Fundación Isang Yun concede premio a la trayectoria del Maestro José Antonio Abreu

El Sistema se llena de júbilo al recibir la noticia del Premio Especial de la Fundación Isang Yun que este año 2020 reconoce la obra del Maestro José Antonio Abreu

Carlos Izcaray: el venezolano que dirigió a Steve Vai

El maestro Carlos Izcaray es uno de los directores de orquestas venezolanos de mayor trayectoria y éxito internacional. Actualmente es el Director Titular de la Orquesta Sinfónica de Alabama, EEUU y de la American Youth Symphony de Los Ángeles, California

Pedro Bernárdez presenta su primer disco para orquesta: “Symphonic Moods”

El compositor y pianista venezolano Pedro Bernárdez, luego de trabajar en el medio cinematográfico de la ciudad de Los Ángeles durante varios años, ahora lanza su primer disco titulado Symphonic Moods

Concierto en homenaje al maestro Raúl Delgado Estévez se presenta en Sala Virtual

Este sábado 3 de octubre, a partir de las 6:00 PM (Hora VEN), podrán unirse al tributo que la Coral Nacional Simón Bolívar ofrece a este destacado músico venezolano, a un año de su partida física

La OSJP y Enluis Montes Olivar asumen el desafío de hacer música en formato digital

Por Jorveis Ortegano Valecillo | El Sistema-Portuguesa Por primera vez la Orquesta Sinfónica Juvenil del estado Portuguesa “José Antonio...
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x