Daniel Barenboim: “Es muy difícil imaginarse cómo va a ser la vida después de este virus”

Vía: www.diariodecultura.com.ar | Fuente: La Nación

“¡Está jodido el mundo, eh!” Daniel Barenboim empieza la conversación así, sin vueltas.

Ya habrá tiempo para pensar en lo que está pasando. “Yo voy a cumplir 78 años y no hubo nunca nada como esta pandemia. Pero no estoy nervioso ni ansioso. Extraño mucho a la orquesta, a la Staatskapelle. Eso me hace falta”. El Maestro está en su casa de Berlín con su mujer, la pianista Elena Bashkirova, y la madre de ella. Dos músicos muy cercanos a él, Anne-Sophie Mutter y Plácido Domingo, contrajeron el virus. Podría pensarse que, para alguien como Barenboim, tan acostumbrado a los viajes incesantes y a una actividad artística sin tregua, la detención súbita habría sido una variedad del castigo. Por el contrario, el Maestro está en high spirits. “La verdad es que cuando todo esto empezó me puso contento quedarme en casa tranquilo, no tener reuniones administrativas en el teatro y poder estudiar el piano, porque las semanas anteriores no había podido. Necesito la música porque es lo que más amo. Tengo la suerte de tener el instrumento en casa. Si fuera solamente director de orquesta, todo esto sería insoportable».

«Empecé a estudiar de nuevo las Variaciones Diabelli, de Beethoven, que hace más de veinte años que no las toco. Me pidieron de Deutsche Grammophon y de Medici TV que hiciera algo. Entonces me fui a la Pierre Boulez Saal y filmé las Variaciones Diabelli, que las tenía ya en dedos, y dos programas de sonatas de piano y violín de Mozart con mi hijo Michael.” -En la presentación del ciclo, usted menciona que en sus piezas tardías Beethoven estaba cada vez más aislado del mundo. Sin embargo, hay sobre todo en las Diabelli muchos pasajes auténticamente humorísticos. ¿Usted también los encuentra? -Sí, absolutamente. Lo que pasa es que la biografía de un compositor, que puede ser muy interesante, no es el instrumento para interpretar su obra. El propio Beethoven, en uno de sus peores períodos, cuando pensaba en suicidarse y escribió el Testamento de Heiligenstadt, escribió también una de las obras más abiertas y con mucho humor, como la Segunda sinfonía.

-La relación entre las Diabelli y el último movimiento de la Sonata n°32 opus 111 parece muy a mano. No solamente por la coincidencia cronológica ni por el principio de la variación sino también por los vuelcos abruptos de esas variaciones. ¿Pertenecen al mismo ámbito? -No. Mire, las Variaciones Diabelli son un universo en sí mismo, una antología de la música. Cuando uno mira las últimas variaciones… la variación 31, por ejemplo, que podría formar parte de las Variaciones Goldberg, de Bach, con esa dimensión de las variaciones lentas de la Goldberg; después viene la fuga, que podría ser una fuga de Händel, y en la última variación estamos en un minuetto de Haydn o Mozart. Son como 200 años de música. -Una summa. -Una summa, sí. Y una colección. Por otro lado, esto es algo que yo veo de la siguiente manera: hay que estructurar las variaciones. Uno no puede tocar simplemente las 33 variaciones una detrás de la otra. Así, entonces, está el tema y las primeras diez variaciones, casi como un primer movimiento. Habría que pensar la obra como en tres movimientos y una coda.

Estoy muy contento de volver a tocar las Diabelli.

-¿Qué expectativas tiene con estas transmisiones digitales? O para preguntárselo de otra manera: ¿cree que este tiempo de reclusión va a modificar de manera permanente, entre tantas otras cosas, las costumbres de la música?

-Yo creo que es muy difícil imaginarse cómo va a ser la vida después de este maldito virus. La gente optimista piensa que ahora que se vio cómo somos todos iguales, que no hay gente privilegiada, que este es un virus que nos iguala a todos, entonces vamos a cambiar para el bien, vamos a ocuparnos de los demás, vamos ayudar a los que más lo necesitan. Y yo, francamente, no creo demasiado en eso. El instinto de hacer cosas bien y mejor es un instinto maravilloso, pero que no dura. El odio y todo lo negativo es mucho más excitante que lo bueno.

-No son buenas noticias, pero da la impresión de que no se puede sino coincidir con esa presunción. ¿Por qué será que el mal es más excitante que el bien?

Lo bueno y lo positivo confiere calma. Cuando usted encuentra una persona de buen carácter y bien dispuesta es un enorme placer, pero no es excitante. En cuanto a los conciertos y los teatros, todo eso va a volver, y los gobiernos van a despotricar de cuánto dinero les cuesta mantener los teatros y todo eso. Como sea, no tengo el optimismo de creer que los pueblos van a mejorar a causa de este virus.

Hacia fines de junio, Barenboim, además de ofrecer recitales de piano, dirigió a la Filarmónica de Viena en el Musikverein. “La orquesta estuvo fantástica, con unas ganas enormes de tocar, extraordinaria –dirá después el Maestro-. La orquesta tocó entera, completa, sin distancia social, porque el ministro de salud austriaco dijo que la Filarmónica de Viena era una agrupación privada y lo que pasaba en el escenario era responsabilidad de ella. En cambio, se había permitido en todos los conciertos de Austria una asistencia máxima de 100 personas, sin definir la talla de la sala. Así, en una sala grande como la del Musikverein, que tiene dos mil plazas, no es nada. Parecía un entierro mal organizado. Es el drama y el trauma de este maldito virus: nadie sabe nada y se toman decisiones sin la menor lógica. Entonces se peca por exceso de optimismo o por exceso de pesimismo”.

-En cuanto a Alemania, que usted conoce bien de cerca, ¿por qué piensa que consiguieron allí tener un control mayor de la pandemia?

-Porque los alemanes son más disciplinados que los latinos. En España o en Italia se les dice que no pueden salir y, aunque esté la policía, hacen lo que se les da la gana. Es cierto que Italia, además de la falta de disciplina, tiene una población de edad muy avanzada.

-A propósito del streaming en la Boulez Saal, ¿cuánto cambian las condiciones de ejecución entre la sala vacía y la sala llena?

-El público hace falta. No es lo mismo tocar con la sala vacía que tocar para el público. Lo único que no se extraña son las toses… Antes era solamente en invierno; ahora es en otoño, en verano, cuando quiera. Al margen de la broma, lo que quiero decir es que no me veo en los años que vengan tocando solo para streaming.

-¿Qué es lo que vuelve insustituible la situación de concierto? -No es proyectar al público. La gente piensa que el artista en el escenario tiene que “proyectar”. No. Tiene que tener personalidad. En lugar de proyectar hasta la fila 27, es mucho más interesante y da mucho más placer tratar de imaginarse que se puede traer a la gente de la fila 27 al escenario, al lado de uno. –

¿En qué incide la presencia del público?

-Cuando está el público es otra cosa. Arthur Rubinstein contaba siempre que a él le encantaba estudiar en su cuarto de hotel cuando viajaba. Se levantaba, pedía el desayuno y empezaba a tocar. Pero cuando llegaba el mozo con el desayuno, él dejaba de tocar inmediatamente, porque se daba cuenta de que ya estaba tocando para el mozo. No podía estudiar como él quería si ya había por lo menos una persona. Es muy distinto tocar solo que tocar para alguien.

-Además, usted empezó muy tempranamente a tocar en público. Justamente ahora, en 2020, cumple 70 años en el escenario.

-El otro día, Elena encontró en Youtube unas grabaciones mías de las sonatas de Beethoven de cuando yo tenía quince años. En esa época toqué también las Variaciones Diabelli. Para decirle la verdad, a mí me parecía todo muy normal. Nunca tuve el sentimiento de ser un bicho raro. Pero ahora cuando pienso en eso, tengo que ser sincero, me doy cuenta que era algo un poco inusual.

“No tengo el optimismo de creer que los pueblos van a mejorar a causa de esta crisis”

“El instinto de hacer cosas bien y mejor es un instinto maravilloso, pero que no dura. El odio y todo lo negativo es mucho más excitante que lo bueno”

Deja un comentario

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Artículos Relacionados

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

Fundación Isang Yun concede premio a la trayectoria del Maestro José Antonio Abreu

El Sistema se llena de júbilo al recibir la noticia del Premio Especial de la Fundación Isang Yun que este año 2020 reconoce la obra del Maestro José Antonio Abreu

Carlos Izcaray: el venezolano que dirigió a Steve Vai

El maestro Carlos Izcaray es uno de los directores de orquestas venezolanos de mayor trayectoria y éxito internacional. Actualmente es el Director Titular de la Orquesta Sinfónica de Alabama, EEUU y de la American Youth Symphony de Los Ángeles, California

Pedro Bernárdez presenta su primer disco para orquesta: “Symphonic Moods”

El compositor y pianista venezolano Pedro Bernárdez, luego de trabajar en el medio cinematográfico de la ciudad de Los Ángeles durante varios años, ahora lanza su primer disco titulado Symphonic Moods

Concierto en homenaje al maestro Raúl Delgado Estévez se presenta en Sala Virtual

Este sábado 3 de octubre, a partir de las 6:00 PM (Hora VEN), podrán unirse al tributo que la Coral Nacional Simón Bolívar ofrece a este destacado músico venezolano, a un año de su partida física

La OSJP y Enluis Montes Olivar asumen el desafío de hacer música en formato digital

Por Jorveis Ortegano Valecillo | El Sistema-Portuguesa Por primera vez la Orquesta Sinfónica Juvenil del estado Portuguesa “José Antonio...
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x