Nacido en Montevideo y gracias al encuentro de cantantes venezolanos y uruguayos, Mastranto Ensamble llega con sonidos que evocan al hogar, al sentido de pertenencia y a unas ganas enormes de cantar entre buenos y talentosos amigos.

Con la rigurosidad metódica de los buenos coros, este naciente octeto vocal se ha trazado como objetivo el montaje y muestra de un repertorio que se pasea entre lo clásico y lo contemporáneo. Autores venezolanos como Antonio Estévez o Luis Laguna son parte, y aparece entonces Conrado Monier de Cuba para darle el equilibrio foráneo. Así, por ejemplo, insisten en la obra de César Alejandro Carrillo para darle paso a las composiciones más contemporáneas y de avanzada. Es el propio Carrillo una especie de curador del repertorio que Mastranto se ha propuesto y en el que trabaja para seguir dando forma a su propio sonido.

Los concursos y las muestras del mejor nivel, son sus metas fundamentales en cuanto a difusión del canto coral que ofrecen. Si bien no hay un director que se muestre como tal en concierto, el montaje y el trabajo de ensamble es coordinado por José Jesús Gómez, quien fue director asistente y tenor solista del Orfeón Universitario de la UCV entre otros coros institucionales en Caracas, fue formado como director coral de la mano de Raúl Delgado Estévez y del propio Cesar A. Carrillo, además es egresado del IUDEM. La asesoría vocal está en manos de Abigail González, también directora coral que se ha destacado por su labor como maestra de técnica vocal en agrupaciones como Quantum y fue parte del movimiento coral de los Andes venezolanos. Completa la cuerda de las sopranos Jenny Uzcátegui, historiadora de la ULA e instruida como coralista en la Cantoría de Mérida.

Las contraltos Eliana Montero y Gunilla Álvarez aportan su experiencia, tanto en el mundo coral como directora y cantante la primera, y Álvarez como gestora cultural y experta en el área técnica del espectáculo.  

Las voces oscuras están constituidas por su director José Jesús Gómez, tenor, por Antonio Fiore, bajo, el único uruguayo del grupo, radiólogo y con una vasta carrera en el movimiento coral de Montevideo. Les acompañan como bajo, Alejandro Figueroa y Aureliano Skirzewski, barítono; caraqueño el primero y merideño el segundo, ambos poseen una reconocida trayectoria en el ámbito polifónico que comenzó en Venezuela y que se ha mantenido en su estadía en Uruguay. Un ensamble en el más amplio sentido de la palabra, encuentro, colaboración y aporte.

Mastranto nace como una necesidad de expresión, de reencuentro, de hacer buena y nueva música. Una propuesta vocal que se arraiga en lo venezolano y que se transforma y se alimenta con nuevos aires para construir y conquistar nuevos espacios. Mastranto Ensamble llega de pronto como el aire fresco, aire con perfume a llano, a montaña, al sol del caribe que no se borra y al tenue rayo del sur que ahora los cobija. Una apuesta al paso continuo que insiste y que vale la pena escuchar.