El venezolano de 37 años de edad firmó un contrato de cuatro años y debutará como director musical en San Diego en el mes de enero.

Por George Varga | Vía: www.sandiegouniontribune.com
http://www.sandiegouniontribune.com

Traducido por Luis Contreras | Licenciado en Idiomas Modernos | Profesor de la ULA |

Rafael Payare, uno de los jóvenes directores más carismáticos y aclamados en el mundo de la música clásica, fue elegido como el próximo director musical de la Sinfónica de San Diego según anunció la orquesta el día martes en la mañana.

El venezolano de 37 años de edad relevará a Jahja Ling, quien el año pasado concluyó su decimotercera y última temporada con la orquesta.

Payare asumirá formalmente su papel como director musical el 1 de julio de 2019 y continuará en su cargo actual como director musical de la Ulster Orchestra. Firmó un contrato de cuatro años, con las posibilidades de ser renovado, donde se establece la dirección de 10 semanas durante cada temporada. Su salario no fue revelado.

Se convertirá en el 15° director, desde 1910, para guiar a la sinfónica, la cual obtuvo gran seguridad financiera a largo plazo desde 2002 a partir de la promesa de 120 millones de dólares por parte del  fundador de Qualcomm, Irwin Jacobs y su esposa Joan.

Rafael Payare es egresado de El Sistema, el programa educativo venezolano que también formó a su compañero y amigo Gustavo Dudamel, el director de la Filarmónica de Los Ángeles.

“Un excelente cambio para nuestra orquesta y para la ciudad”

 

Payare hizo su debut con la Sinfónica San Diego hace algunas semanas como parte del festival “It’s About Time”. Fue el director invitado para los conciertos del “Fascinating Rhythm” los días 13 y 14 de enero en donde interpretaron la Sinfonía No. 5 de Prokófiev, el Carnaval Romano de Berlioz y el debut en San Diego del concierto de percusión de Roberto Sierra, una muestra para el maestro de la percusión, Steven Schick.

Desde los compases iniciales de Berlioz, los cuales Payare dirigió de memoria sin usar partitura alguna, su dominio de la música era palpable al igual que la fuerte química que creó con la orquesta, que se elevó al unísono con él. Estuvo igualmente impresionante dirigiendo la sinfonía de Prokófiev y el concierto de Sierra, una pieza contemporánea que requiere un enfoque estético completamente diverso a las otras dos piezas interpretadas.

Yo sabía que Rafael era el indicado en aquel momento, con Berlioz”, dijo la directora ejecutiva de la Sinfónica, Martha Gilmer, quien escuchó dirigir por primera vez a Payare en el 2015 en el Aspen Festival en Colorado.

Hubo una hermosa claridad y sonido en la orquesta, un enfoque unánime además de una  gran seguridad y confianza. Rafael es grande. Es reflexivo, muy divertido, comprometido y un músico extremadamente refinado. Creo que será un excelente cambio para nuestra orquesta, nuestra ciudad y para la región”.

“Lo que nos llevó a él, en primer lugar, fue la calidad de su creación musical. Eso creará la dinámica y el sonido de la orquesta, y Rafael tendrá un importante papel allí, sin duda alguna. Estoy muy emocionada por el hecho de que sea latinoamericano y que ha transcurrido gran parte de su vida profesional en Europa. Eso aporta mucho a nuestra ciudad e incluso hemos hablado del trabajo binacional que queremos seguir llevando a cabo. Él tiene una perspectiva internacional – nosotros somos una ciudad internacional – y eso sólo puede beneficiar a la orquesta y a nuestros ciudadanos”.

El entusiasmo de Gilmer es compartido por el Dr. Warren Kessler: “Creo que este es un evento importante para la Sinfónica de San Diego. Una gran sorpresa para la orquesta ya que estamos contratando a un director reconocido internacionalmente que ha trabajado virtualmente con todas las grandes orquestas del mundo y está en un período formativo clave para su carrera. Considero que su selección traerá grandes beneficios para la Sinfónica y para San Diego”.

En una intrigante coincidencia, Payare está casado con la famosa violonchelista Alisa Weilerstein, cuyo hermano, el director Joshua Weilerstein, fue uno de los primeros ocho candidatos para reemplazar a Ling como el nuevo director musical de la orquesta.

Alineación perfecta

Cuando no están viajando, Payare y su esposa viven en Berlín con su pequeña hija. Conversando desde Belfast, Irlanda del Norte, Payare sonaba tanto entusiasmado como humilde, sobre su nuevo puesto en San Diego.

“Cada cosa está alineada de la manera correcta”, comentó Payare. “La química con la orquesta y los planes que tienen con la comunidad para desarrollarse como una organización artística están en sintonía conmigo”.

“¡Ahora es cuando la diversión comienza! ¿Qué ha logrado la orquesta en el pasado y qué queremos lograr juntos? ¿Qué clase de repertorio queremos interpretar? Sé que ellos no han realizado ciclos de obras de compositores venerados y creo que eso es muy importante. Tenemos que pensar en cómo lo hacemos y cómo seguimos desarrollando el sonido y la visión existente pero también cómo convertirla, al igual que el repertorio, en algo más grande. Ahora comenzaremos a conversar y a hacer planes”.

Payare frecuentemente dirige desde la memoria para eliminar las barreras entre él y la orquesta que conduce.

“Es muy importante no tener la cabeza en la partitura sino la partitura en la cabeza. De esta manera no tienes un muro entre tú y los músicos”.

“Si sólo estás observando las partituras y no lo que está sucediendo, es posible que no veas que alguien en la orquesta necesita un poco más de tiempo para tomar un respiro. El contacto es mucho mejor cuando todos están acoplados”.

De igual forma, mientras Payare progresa en el escenario, también se emociona con el trabajo de la planificación de cada temporada  de música.

“Esa es la parte más divertida”, dijo. “Porque unes el esqueleto de cómo desarrollarlo y, al mismo tiempo, debes ofrecer un equilibrio para el público. Necesitamos desarrollarnos como orquesta  y, que a su vez sea, esto atractivo para la audiencia. Esto es sólo el comienzo del viaje”.