Plácido Domingo y Juan Diego Flórez, entre otras estrellas de la ópera, rindieron ayer tributo musical al Mundial de Fútbol, en grandiosa gala celebrada al anochecer en la Plaza Roja de Moscú, un día antes del inicio del gran evento deportivo.

MOSCÚ (EFE).—

Con la asistencia del presidente ruso Vladimir Putin, la velada reunió a varios miles de personas, que llenaron las tribunas instaladas en el emblemático espacio. También actuó Anna Netrebko, una de las grandes voces de la lírica rusa.


“Éste es nuestro tributo musical a la Copa del Mundo”, dijo al presentar el programa el pianista Denis Matsuev, quien lo abrió con el concierto número 1 de Tchaikovski, en el que estuvo acompañado de la Orquesta Sinfónica del Teatro Mariinski, bajo la dirección del maestro Valeri Guerguiev.


Tanto él como la otra conductora de la gala, la modelo y filántropa rusa Natalia Vodianova, destacaron cómo a raíz de la inauguración de la Copa del Mundo de Italia en 1990, con la legendaria actuación de José Carreras, Luciano Pavarotti y Plácido Domingo, “miles de aficionados del fútbol que nunca habían estado en la ópera se aficionaron a la música clásica”.

Domingo, quien fue presentado como una “leyenda” y “el más entregado hincha del Real Madrid”, cantó el dúo de Felipe y Rodrigo de la ópera “Don Carlos” de Verdi acompañado del bajo Ildar Abdrazakov, quien hizo su debut internacional en La Scala de Milán.

Domingo, que en esta ocasión cantó como barítono, puso el toque español y deleitó a los asistentes con “Granada” de Agustín Lara, antes de sumarse a la interpretación final del “Brindis” de “La Traviata” con las otras estrellas de la gala, entre ellas Yusif Eyvazov, Aida Garifullina y Albina Shagimuratova.

Flórez fue muy aplaudido en el aria de Tonio de “La hija del regimiento”.