El cellista venezolano prepara su agenda para bautizar Aquí y Allá, su segunda producción discográfica dedicada a las canciones populares

Por Várvara Rangel Hill ESPECIAL PARA @vzlasinfonica

El maestro Germán Marcano tiene un nuevo disco, Aquí y Allá, en el que reúne una docena de canciones venezolanas con el cello como protagonista. Se trata de una producción que mantiene la elegancia de la música académica enriquecida con la sonoridad de la cultura popular.

Marcano -ex docente de la Escuela Mozarteum, el Colegio Emil Friedman y jubilado del Sistema Nacional de Orquestas- está residenciado en Miami desde hace un año junto a su familia. En esta ciudad estadounidense ofrece clases en Kalos Music & Art School, que dirigen los venezolanos Saúl Vera y Eugenia Méndez. Asimismo, se dedica a ser músico freelance en conciertos de cámara, así como a dictar clases magistrales y talleres en diferentes instituciones.

El venezolano también cumple con compromisos en otras ciudades de Estados Unidos y en otros países: Recientemente participó en Quito Cellos, en Ecuador y en el Aruba Symphony Festival.

Rodeado de destacados músicos nacidos en Venezuela, Germán Marcano realizó su segunda producción discográfica con temas como “El morrocoy azul”, “La flor de la esperanza”, “El maíz tostao”, “El loco Juan Carabina”, “Choro y tango”, “Mi tripón” y “La negra Atilia”El álbum se completa con “Atardecer”, “El manisero”, “Florentino cuando era becerro”, “Oriente es otro color” y “San Rafael-Apure en un viaje”.

-¿Qué quería con este disco Aquí y allá?

Aquí y Allá es la continuación de mi proyecto anterior, Rochela (2011), en el cual me propuse hacer música venezolana con el cello. Aunque esto se había hecho, nadie había grabado un disco completo con el cello como protagonista de la música venezolana y tocado de una forma clásica, donde el fraseo, el color melódico, la sonoridad del instrumento fue usada como los grandes maestros de la composición universal. Mis principios de ejecución están basados en el estilo clásico, universal, estándar -soy un cellista de formación clásica- y mi propuesta se encarga no sólo de presentar al cello en la música venezolana sino de presentarlo con un traje de etiqueta, con smoking, con lacito negro, con una forma de tocar que es más asociada al mundo académico más que al mundo popular. El título Aquí y Allá refleja la situación que atravesamos muchos venezolanos que estamos viviendo en un lugar pero tenemos nuestros afectos en otro sitio.

-¿Qué criterio usó para la selección de los temas, los compositores?

-El éxito de Rochela fue muy motivador y comencé a buscar mil piezas para incluir en los conciertos, unas conocidas otras no, rescatando composiciones de Marcial Perozo, Cruz Quinal, Cecilio Rodríguez, que no son los autores venezolanos más conocidos. Así incluyo en mi disco temas de ellos y de Pablo Camacaro, Aldemaro Romero, Otilio Galíndez y Henry Martínez. Poco a poco uno va descubriendo música que no solo es buena sino que le queda bien al instrumento.

-¿Qué tiene previsto para el lanzamiento del disco?


Lo hicimos en marzo y ese fue un bautizo sin disco con conciertos que hicimos en Miami y en Aruba


El disco salió en mayo de este año, estaba haciéndose desde hace cuatro años. He preparado varios conciertos para presentarlo pero realmente el disco estuvo listo en un momento que no tenía conciertos. En los próximos meses pensaré el momento para hacer el lanzamiento oficial o bautizo. Es un momento difícil porque los responsables que tocan en el disco, los más fijos son David Peña Oldemburg, Manuel Rangel –que viven en Venezuela- Jorge Glem que vive en Nueva York, yo en Miami, es un poco difícil juntarnos. Lo hicimos en marzo y ese fue un bautizo sin disco con conciertos que hicimos en Miami y en Aruba. Estamos a la espera de que salgan otros compromisos que ya hemos hablado. Esperamos que esta segunda mitad del año y principios de 2019 tengamos un encuentro para hacerlo.

-¿Cómo fue ese éxito de Rochela?

Rochela fue un éxito inesperado. Intenté hacer una grabación de las piezas venezolanas de mi niñez y que me había aprendido por el camino, para llevarlas a un formato que no se había hecho antes. Fue una sorpresa que fuera tan bien recibido tanto por los cellistas, los colegas músicos de otros instrumentos y disciplinas. Me abrió muchos caminos y he llevado a Rochela por varios sitios. Mucha gente me ha pedido que haga las partituras, se ha convertido en una referencia de lo que se puede hacer con el cello en la música venezolana y una propuesta personal interesante, que ojalá otros cellistas venezolanos se encarguen de continuar.

-¿Qué expectativas tiene con esta nueva producción?

-Este disco, así como Rochela, me ha abierto las puertas en algunos lugares. Especialmente en los Estados Unidos, para presentar el disco en las universidades en Iowa y Louisiana. Quiero seguir promocionándolo, seguir esta forma de hacer la música venezolana. Pero principalmente, lo que más quiero es llevar nuestra música a un nivel de etiqueta, donde el cello, uno de los instrumentos más asociados con lo académico, sea una voz importante, sea apreciada por el público fuera de Venezuela y sea propagado por los jóvenes cellistas venezolanos, que pase a ser parte de nuestro repertorio, que pueda ser tocado con el acompañamiento de instrumentos venezolanos o como en el disco, con grupos de cello o cello solo. Al igual que en Rochela, en Aquí y Allá hago un par de piezas de cello solo, una tradición que viene desde el Barroco, de Bach, e incluso, antes de eso, fue un género muy cultivado en el siglo XX. Mi expectativa mayor es que esta música tenga mayor difusión en el mundo.

-¿Contó con invitados? ¿Quiénes lo acompañaron en esta aventura?

-Me acompañan en el cuatro el gran cuatrista Jorge Glem; en una de las piezas, otro gran cuatrista, Miguel Siso; en el contrabajo, David Peña Oldemburg; en las maracas, Manuel Rangel; en la percusión, Francisco Vielma; en el piano, mi hermana Clara Marcano, Luis Julio Toro en la flauta y en la guitarra, Luis Zea.

-¿Cómo se dieron las colaboraciones con estos músicos?

-Las colaboraciones con estos músicos son fantásticas, muy nutritivas desde el punto de vista artístico. Son grandes músicos que vienen de una cultura diferente a la mía. Vengo del medio clásico y ellos del medio popular, pero nos unen las ganas de hacer buena música. Se dan una cantidad de cosas muy interesantes en nuestros conciertos, en las grabaciones, es fascinante hacer música popular del nivel de los músicos que me acompañan en el disco. Es muy nutritivo porque me llenan de cosas que no se manejan en la música clásica y que me sirven después para mi ejecución. Compartir con mi hermana Clara lo he hecho toda la vida, es más que natural entre nosotros, al igual que con Luis Zea, un maravilloso guitarrista parte de la familia porque está casado con mi hermana. Luis Julio Toro es un amigo de la infancia, he compartido con él desde la primaria, son 45 años de amistad y todo esto se ve reflejado en el cariño que todo el mundo le ha puesto a la grabación. Estoy contento con el resultado y privilegiado de haber tenido a estos músicos a mi alrededor.

-¿Cuál considera el tema promocional del disco?

-Quizás el tema promocional es “El Morrocoy azul”, de Cecilio Rodríguez, un merengue muy sabroso. Tengo muchos favoritos en el disco, como la “Tonada”, de Simón Díaz, que es muy bonita; el arreglo de “Choro y tango”, de Aldemaro Romero, uno de los temas por el que me han escrito más. También “La flor de la esperanza”, un vals larense de Marcial Perozo y “El maíz tostao”, un joropo oriental de Cruz Quinal.

-El acervo musical latinoamericano es muy amplio ¿Haría una tercera entrega de temas con su cello?

-Hacer un disco o una gran producción me lo imagino como dar a luz. Veo mujeres que después de tener un hijo dicen que no vuelven a tener otro porque es muy doloroso, pero luego pasa el tiempo y se les olvida (risas). El disco salió hace unos meses y ahorita lo quiero es sentarme a ver cómo le va y que me lleve a mí. Pero la creatividad siempre está allí, tengo temas nuevos que he tocado en conciertos y evidentemente se podrán transformar en otra producción discográfica. Veremos qué pasa.

-¿Habría la posibilidad de que presente el disco en Venezuela? ¿Cuándo?

-¡Me encantaría! No hay cosa más grande para mí que presentarlo con mis compañeros, mi público, a la gente que se identifica más con los temas. Las circunstancias actuales hacen esto cuesta arriba temporalmente. No dudo que pronto lo presentaremos en Venezuela en un clima de optimismo, más positivo de lo que vivimos actualmente.

DISPONIBILIDAD

Aquí y Allá está disponible en las principales plataformas de distribución de música como Spotify, iTunes, Deezer y Napster, así como en Amazon.