El círculo Scriabin para dos flautas, es una obra encargada por la flautista venezolana Ruth Pereira y el  maestro Mario Caroli,  su estreno mundial se hará en Francia a mediados de este año y también en otras ciudades Europeas


La obra  está  compuesta sobre una cartulina de 70×55, su música fue compuesta sobre los estudios del arquitecto Le Corbusier a través de su “Modulor”,   que es un canon basado sobre investigaciones de la sección Aurea y la arquitectura renacentista, donde la medida del hombre es la medida de todas las cosas, por ello su símbolo es un hombre con el brazo alzado que mide 2,26 mts.

El compositor Elvis Joan Suárez, utilizo la serie azul y roja del “Modulor” para establecer los parámetros musicales de la obra, junto a las teoría sinestésicas de Alexander Scriabin, compositor ruso de principios del siglo xx,  que estableció una tabla de sonidos y colores, según sus parámetros audiovisuales, basado en teorías teosóficas, en el caso de la obra el color verde en el círculo representa el sonido “LA”(A) y el color rojo el sonido “DO”, los colores fluorescente provocan un efecto óptico que busca el compositor sobre el público, ya que mientras se interpreta la obra se debe proyectar la partitura, evocando el movimiento  Norteamericano del “Color field” de los años 60, donde el color va obteniendo su independencia de la figuración.

Ruth Pereira, flautista venezolana  cursó estudios en la Escuela Normal de París de Música, con el afamado flautista japonés Shigueroni Kudo, terminó altos estudios de artes y ahora comenzará una maestría en Dresde, Alemania. Ha sido invitada por varias orquestas en Europa, estuvo trabajando en Atlantic Coast Internacional Music Festival, a tocado en Croacia y Eslovenia, además de la orquesta Mozart de Touluse. Actualmente estudia en Dresde con el Flautista francés Stefhané Réty.

“Una joven soñadora, esmerada, con visión de futuro,
apasionada por lo que hace, trabajadora”.
Diario el Impulso 2017

Mario Caroli,  gran Maestro de la flauta, con una versatilidad que no conoce fronteras entre repertorios, es un artista que es capaz de realizar una obra de Ferneyhough, así como un  concierto de Vivaldi. Mario Caroli, es invitado asiduamente a las grandes salas de conciertos del mundo,  entre los que podemos destacar: la filamornica de Berlin , Colonia, el Royal Festival Hall de Londres, el Lincoln Center de New York, Ópera City Cámara de Tokio y el Palacio de las Bellas Artes  de Bruselas.

“Tiene un sonido que podría mojar”
( “New York Times”)

“Los timbres y colores que este solista es capaz de obtener
son de belleza inquietante”
( “The Guardian”)

“Un poeta-flauta”
( “Anaclase”)