El maestro fagotista Leonardo Deán lleva las riendas del núcleo de Florida, del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles del Uruguay, y también está al frente de la Escuela Nacional de Fagot de esta nación sudamericana

Un venezolano dirige un núcleo del Sistema de Uruguay
Por Várvara Rangel Hill @VarvaraRangell
ESPECIAL PARA @vzlasinfonica

De tanto ir y venir, un buen día, se quedó, no hizo falta el boleto de regreso. Hace tiempo que el maestro del fagot, Leonardo Deán viajaba al sur del continente para dar clases de su instrumento en Uruguay, país donde acaba de establecer su residencia por haber sido nombrado director del núcleo de Florida, del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de este país del Cono Sur.


El centro del programa social tiene unos siete años de creado y se encuentra ubicado en la ciudad de Florida, a 90  kilómetros de Montevideo. Este núcleo acoge a unas 200 niñas, niños y jóvenes que forman dos orquestas: una infantil y otra juvenil.


El músico venezolano asumió la batuta del núcleo de Florida luego de la renuncia de su antiguo director el año pasado. Desde hace dos años, Deán visitaba con regularidad Uruguay para facilitar clases y mantenía relaciones académicas con sus estudiantes uruguayos mediante videoconferencias. Asimismo, el fagotista se desempeñaba como integrante de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela.

Hice contacto hace dos años con ellos (los representantes del Sistema en Uruguay) porque necesitaban un profesor de fagot que manejara el estilo propio del Sistema de Orquestas y Coros de Venezuela. Entonces veníamos trabajando vía Skype, por las redes sociales, a veces por video, otras por audio para las asesorías a los fagotistas y me traían (a Uruguay) cada tres o seis meses aproximadamente”, relató el maestro a Venezuela Sinfónica.

Así, luego de la renuncia del contrabajista Matías Ribeiro a la dirección del núcleo, los directivos del Sistema, Ariel Britos y Claudia Riero, examinaron la posibilidad de que el maestro Leonardo Deán viviera en Uruguay y trabajara con la Escuela Nacional de Fagot y con la dirección del núcleo de Florida.

En el Sistema uruguayo “vieron la posibilidad de inyectar ese estilo propio que tenemos en  Venezuela, para dar una salida, porque (el núcleo) estaba un poco estancado, especialmente a la orquesta”, comentó.

Deán tiene ahora la misión de impulsar este proyecto artístico y social, debe vigilar los procesos de nuevos ingresos, la asignación de instrumentos, organizar a los profesores y hasta vigilar el mantenimiento de las instalaciones del núcleo.

UN TRABAJO COLECTIVO

Con las audiciones para nuevos ingresos realizadas este mes, Leonardo Deán espera formar una nueva orquesta: “Nuestro estilo es trabajar en conjunto (con toda la sinfónica). La atención individual se deja para casos extremos, no por buenos o malos, sino que la atención individual viene después”.

Al igual que el modelo venezolano, en el Sistema de Uruguay los consejos y las clases se dan en colectivo, mediante las agrupaciones (orquestas, ensambles, coros).

LA EXPERIENCIA

«El maestro Gregory Carreño me dio una referencia y me dijo: Leonardo, tú eres un embajador del Sistema, a donde quiera que vayas, vas a llevar en alto el nombre del Sistema, del maestro José Antonio Abreu y el país”.

Deán -quien está jubilado del Sistema de Orquestas y Coros de Venezuela- se llevó a Florida su experiencia no solo como docente y fagotista de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, sino también la de la dirección del Conservatorio de Música Simón Bolívar, donde estuvo por 14 años.

“Nunca he dejado de lado la parte gerencial. También fui director de la Escuela Nacional de Fagot hasta ahorita que me vine. Trabajé en la universidad (Nacional Experimental de las Artes) y siempre estuve al tanto de lo gerencial. Si no me hubiese venido, probablemente estaría  trabajando con la profesora Franka Verhagen, en la creación de la universidad del Sistema”, precisó.

En el país del Cono Sur, el maestro del fagot vio “un buen presente” y espera que en los pocos meses le acompañen su esposa violinista e hijos. “El Sistema está creciendo a escala internacional, somos conocedores de un estilo único en el mundo. El maestro Gregory Carreño me dio una referencia y me dijo: Leonardo, tú eres un embajador del Sistema, a donde quiera que vayas, vas a llevar en alto el nombre del Sistema, del maestro José Antonio Abreu y el país”.

Como miembro de Sistema por cuatro décadas, Deán lamenta haber dejado de ser uno de los “toderos” del programa social. Ahora, el maestro continúa sus clases por internet pero con los estudiantes que dejó en Venezuela.

“No me hubiera jubilado hasta los 80 años, hasta que tuviera vida. Salí jubilado, pero acá trabajo hasta más que antes. Y me siento alagado de que el maestro Carreño me haya dicho que soy un embajador del Sistema en el mundo”, recalcó.

LA SEMILLA CRECE

El Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles del Uruguay tiene más de 20 años de fundado. Actualmente, cuenta con aproximadamente 15 núcleos en diferentes partes de ese país.

Un venezolano dirige un núcleo del Sistema de Uruguay

Entre los pioneros de este programa uruguayo se encuentran Ariel Britos y Claudia Riero, quienes estuvieron en los años noventa en Venezuela y visitaron varios núcleos del programa del maestro Abreu para replicar el modelo en el país sureño. “Ellos aprendieron nuestra filosofía, el trabajo que se lleva a cabo a través del instrumento y están claros en que eso lo tienen que transmitir a todo el Uruguay. Si bien Montevideo es el centro, como capital del país, ellos constantemente están viajando a los distintos departamentos”, explicó Deán.

El maestro fagotista señaló que José Antonio Abreu estableció mediante el programa social un modesto incentivo económico para vivir de las orquestas, pero “quizá acá en Uruguay las orquestas no tienen sueldos tan altos, pero eso tiene sus ventajas, porque desde el punto de vista social es una bandera, porque da herramientas a través de la música, valores: La disciplina, la constancia, la dedicación y queda en manos de cada quien desarrollar eso. Como sistema social es una bandera en Latinoamérica”.

El  Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles del Uruguay cuenta con recursos del Estado, por pertenecer al Servicio Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos (Sodre). Asimismo, recibe apoyo de organizaciones privadas.

En opinión de Leonardo Deán, los pueblos latinoamericanos tienen una tradición musical que han estado a la vanguardia, y Uruguay no se queda atrás. Este país ha contado inmigrantes, especialmente de Europa, que ha sumado al desarrollo de la escena musical de ese país.


“Hay un desarrollo importantísimo de las bandas sinfónicas”, mencionó el venezolano, quien sostiene que es el país sureño ofrece calidad de vida para el crecimiento de quienes se dedican a los músicos.


 

Deán también comentó que el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles del Uruguay  cada vez suma más integrantes y que tienen el respaldo del Ministerio de Cultura de esa nación.

EN ESCENA

El maestro Leonardo Deán ha recibido propuestas para tocar como invitado con la Orquesta Sinfónica del Sodre y con la Banda Sinfónica de Montevideo. “Mi carrera como fagotista no la he abandonado, estudio todos los días bien tempranito, antes de dedicarme a los quehaceres del núcleo”, comentó.

Igualmente, el músico anunció que planifica dar unos recitales entre los meses de abril y mayo en Florida y en Montevideo. “Estoy invitado a tocar en Argentina, en un festival en octubre”, añadió el maestro que “va con todo”.