El Fado tradicional de Coimbra, está conectado a las tradiciones académicas de la Universidad de Coimbra y tiene la particularidad, que sólo es cantado por hombres y tanto los cantantes como los guitarristas han de vestirse de toga y capa negra, tal como lucían los antiguos estudiantes de esa Coimbra milenaria.

El Fado es la expresión más conocida internacionalmente de la música portuguesa, considerado la canción del alma, por su melodía y por la poesía de sus palabras dando a conocer el temperamento nostálgico y soñador de su gentilicio. Está catalogado por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.


El público caraqueño tendrá la oportunidad de disfrutar este género único, en un concierto con la Orquesta Sinfónica de Venezuela, titulado “Fado de Coimbra Sinfónico”,  conmemorando el Día de Portugal, el sábado 2 de junio, en el Aula Magna de la UCV, con entrada libre, organizado por la Embajada de Portugal en Venezuela, el Instituto Camões en alianza con la Embajada de Brasil y la Dirección de Cultura de la Universidad Central de Venezuela.


Para este evento se contará con los invitados internacionales de Portugal: Nuno Correia da Silva, fadista,  Ricardo Dias, guitarra portuguesa, Luis Ferreirinha, viola, bajo la dirección del director brasileiro: João Maurício Galindo. Cabe destacar que la guitarra portuguesa, construida con 12 cuerdas, ha sido uno de los factores decisivos para la clasificación del Fado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, ya que es un elemento asociado a este género musical, influenciando a la música por su sonoridad, forma y construcción únicas.

Portugal celebra su día presentando el concierto “Fado de Coimbra Sinfónico”

Ilustración: Víctor Melo / Coimbra “Fado” 2016

El Fado o Canción de Coimbra

Las calles de Coimbra, ubicada en el centro de Portugal, son el reflejo de la intensa vida universitaria de una ciudad que suena a tradición, pero fascina por la modernidad de su gente. «Tiene más encanto a la hora de la despedida». Así cantan a Coimbra. Venerada por sus años de historia, rejuvenece año tras año, por la savia nueva de los universitarios que la habitan. Conserva el encanto que tenía cuando los estudiantes entonaban canciones sobre sus amores, recuerdos o noches en vela, entre los muros de su universidad, una de las más antiguas, fundada en 1290.

Unos dicen que el Fado de Coimbra tuvo su origen en las melodías importadas por estudiantes brasileños que, a partir de 1860, vinieron a estudiar a Coimbra; otros, que la canción habría sido traída allí por estudiantes procedentes de Lisboa y que la ciudad estudiantil, la diferenció e individualizó. También se relaciona su origen a las Cantigas de Amor y a la Trova Provenzal de la Edad Media que llegó a Portugal, con la corte de caballeros y trovadores que acompañaba la boda de los príncipes.

Lo cierto es que la tradición se ha mantenido hasta hoy y se diferencia del Fado de Lisboa porque es cantado exclusivamente por hombres y además, el Fado de Coimbra va ligado a normas rigurosas en el vestuario.

Los grupos de músicos y cantantes, visten el traje académico de pantalones, sotana y capa de color negro, lo cual le da solemnidad al momento. A la manera de otros grupos musicales universitarios, los músicos de Fado también ofrecen serenatas a las muchachas y recorren las callejuelas de la ciudad acompañados de una guitarra portuguesa y de otra clásica. Coimbra, es pués, una ciudad con 20.000 estudiantes vestidos al estilo «Harry Potter», con sus togas negras que la llenan de magia.

El significado literal de Fado sería «hado, destino», lo mismo que «saudade» podría traducirse como «añoranza, melancolía o nostalgia». Pero nunca se transmitiría con ninguna de esas traducciones todo lo que hay envuelto en ambas palabras. Son más que música o poesía; constituyen toda una actitud y un modo de vida. «Fado es todo lo que digo/ y todo lo que no puedo decir»,cantaba Amália Rodrigues.

El Fado precisa del momento, del ambiente y del contacto con el público luso-venezolano

Las entradas gratuitas para este magno evento  se podrán retirar el martes 29 y miércoles 30 en las taquillas del Aula Magna, de 10 a.m. a 4 p.m. (horario corrido) y también dos horas antes del evento. Como patrocinantes figuran TAP Portugal y Caixa Geral de Depósitos. Habrá seguridad en la UCV para estacionar los vehículos, así que no se puede faltar a este hermoso concierto, imperdible,  con lo mejor del Fado, canción nacional portuguesa, por excelencia.