Compartimos la entrevista que le hiciera la revista mexicana Plans.com.mx al violinista venezolano Iván Pérez, concertino de la Orquesta Filarmónica de Jalisco

Vía: www.plans.com.mx | Por Mariana Lazos

Platiqué con el Concertino de la Orquesta Filarmónica de Jalisco, sobre su historia y cómo es ser parte de una de las mejores orquestas de México. ¡Sigue leyendo!

¿Sabes qué es el Concertino de una orquesta? En palabras del venezolano Iván Pérez, concertino de la Orquesta Filarmónica de Jalisco:

Tradicionalmente, es la mano derecha del director de la orquesta. En todo lo que tiene que ver con lo musical y lo artístico”.

Su historia

Iván Pérez nació y creció en Caracas, Venezuela. Viene de una familia de músicos, por lo que la música siempre ha estado presente en su vida. Entre los cuatro y los cinco años, empezó a “jugar” con los teclados y unos años después, a los siete, comenzó a tocar el violín.

“Al principio yo quería ser pianista. Pero vi un violín y me enamoré de él instantáneamente y dije ‘yo quiero ser violinista’”.

A partir de los 12 años, Pérez comenzó a ir a Estados Unidos para continuar con sus estudios con grandes maestros. Más tarde, se graduó del Carnegie Mellon University en Pittsburgh, donde estudió Andrés Cardenes.

Regresó a Venezuela donde el ambiente musical estaba “muy bien”. “Yo sentía que no tenía ningún sentido quedarme en EEUU. Tenía muchas oportunidades para quedarme, pero opté por regresar a Venezuela”.

Lo que siguió fue una gran época para el Maestro. Fue solista numerosas veces, tocó con importantes directores y se presentó en diferentes países.

Era una época en la que la música clásica en Venezuela tenía un nivel muy alto y era reconocida mundialmente. “Para la gente que trabajaba muy duro en la música, ya no era necesario irse a otro país para ser validado. Quedarse en Caracas y tener una vida como concertista, ya tenía un peso”.

Iván Pérez en la OFJ

En 2015 fue invitado a ser el concertino principal de la OFJ. Una de las cosas que le hizo voltear a ver a nuestra Orquesta, fue el compromiso de los músicos. “Cuando estás alrededor de 90 músicos y todos quieren lo mismo es muy atractivo y muy satisfactorio”.

Una vez en la ciudad, la Perla Tapatía le encantó. “Guadalajara es una ciudad que, como extranjero, te enamoras de ella cuando la ves por primera vez”, opina.

Participó en la gira de Corea, la primera gira internacional de la OFJ. Hubo conciertos en los que se tocaron obras de grandes compositores. Luego vino una audición y siguió casi un año de prueba, en el que cada ensayo era un examen y en cada concierto había un solo importante, incluido solos de óperas como parte de estas pruebas

“Es una posición muy importante, tenían que confiar en mí en los términos que necesita confiar un director en un Concertino”. Finalmente, después de todo este proceso, Pérez fue elegido para ser el Primer Concertino de nuestra Orquesta.

Para Pérez, la OFJ está en un proceso de crecimiento y de búsqueda de su propia identidad. “Ahora es cuando sentimos que estamos empezando a crecer como orquesta y podemos empezar a crear nuestro sonido. Todas las orquestas del mundo tienen su propio sonido, y esta orquesta tiene el potencial para ser una de las grandes orquestas”.

Plans | Músicos de la Orquesta Filarmónica de Jalisco: Iván Pérez

Para el maestro, el ser Concertino es una gran responsabilidad. Algunas de las tareas del día a día van desde poner las arcadas , que “en si es un arte”, hasta buscar un sonido y un estilo de tocar para la cuerda.

El tener un porqué para cada decisión y acción es fundamental. “Cuando tú eres solista, realmente todo tiene que tener un porqué en lo que haces. Cuando estás de concertino en una orquesta, ese porqué ya no tiene que ver nada más con tu parte, sino con 60 músicos y esto afecta la articulación y sonido de la orquesta”.

Le pregunté sobre sus compositores favoritos, a lo que me respondió que van cambiando con la edad y con los conciertos. “Cuando trabajas en una orquesta, tu compositor preferido es el que estás tocando esa semana. Te tienes que enamorar del compositor porque si no, no vas a sacarle nunca lo que tiene”, me dijo. Sin embargo, para el concertino, Mozart y Bach siempre serán los más grandes.

Cada semana, Iván Pérez vive todo un proceso con las piezas y los compositores del programa en turno. “Yo tengo una rutina con la orquesta en la que el lunes a veces odio al compositor, el martes ya veo cosas buenas, el miércoles es mi favorito y el jueves ya quiero que sea domingo para volverlo a tocar. Así es todas las semanas”.

Como violinista tenía que preguntarle: ¿qué siente cuando toca?

A lo que me respondió: “Depende qué estemos tocando. A veces estoy muy concentrado y tengo que estar atento a lo que está pasando. Otras veces, hay obras que se sienten como un viaje astral”.

Siga leyendo en www.plans.com.mx