La nueva vida del Palau de la Música cada vez goza de mejor salud. Mientras todavía se dilucida en los juzgados la ya lejana expropiación de Millet y Montull, la entidad cultural presentó los resultados de su actividad en 2016 que se resumiría en 565 conciertos de producción propia y 651.689 asistentes entre espectadores de conciertos y visitantes al emblemático edificio modernista, un cinco por ciento más que el año anterior.

«Hemos vivido un año marcado por dos acontecimientos históricos, el 125 aniversario del Orfeó Català y el nombramiento de Simon Halsey como director artístico de los coros, lo que nos establece como una institución centenaria y emblemática que se renueva constantemente», señaló ayer Montserrat Caraulla, presidenta de la Fundació del Orfeó.


Vía: www.larazon.es | Por Carlos Sala

La entidad cerró el año con unos ingresos de 14.047.317 euros, mientras que los gastos subieron a los 13.402.429 euros, lo que otorga unos beneficios antes de amortizaciones de 644.887 euros. Esto llevó a pagar 2.258.000 euros de impuestos. «Si tenemos en cuenta que recibimos 1.865.370 de subvenciones, queda claro que ofrecemos a las administraciones mucho más de lo que recibimos», aseguró Joan Oller, director general del Palau.

A nivel de números, la institución presentó también su primer estudio sobre el impacto socioeconómico del Palau, que certifica que la actividad del centro ha contribuído en 96,83 millones de euros a la economía española. Además, contribuyó, de forma directa e indirecta, a la creación de 1.058 puestos de trabajo, lo que equivale a que, por cada puesto de trabajo propio, la entidad generó 5 de indirectos.

El Palau también presentó por primera vez un estudio certero sobre el público que llega al coliseo modernista y que destaca que el 26,7 del público a sus conciertos es extranjero, con la curiosidad de que el 17 por ciento de éste es de Estados Unidos y el 10 por ciento de Corea del Sur. A nivel de géneros, el 54 por ciento fueron mujeres y la media de edad del público no abonado fue de 46 años. «Estos datos nos ayudan a entender mejor a nuestro público y poder interactuar con él de forma más efectiva», aseguró Oller.

En cualquier caso, la actividad en el Palau, entre producción proia y el alquier del espacio, fue frenética, con una media de prácticamente dos conciertos o eventos al día, una explotación que no deja días libres a la entidad. «Cuando empezamos, nuestro plan estratégico era aumentar la producción propia. Antes estábamos en un ratio de 1 propio por 5 ajenos. Ahora lohemos reducido a 1 de 3», comentó Oller.

Halsey y la nueva etapa

La llegada de Simon Halsey como nuevo director artístico de los coros del Palau ha impulsado su mayor internacionalización. Prueba de esto será el concierto del 19 de agosto del Orfeó Català y el Cor de Cambra en el BBC Proms de Londres, bajo la batuta de Sir Simon Rattle. «Mi intención es que los coros vieran lo mejor del mundo y ayudarles así a llegar a niveles más altos y este primer año la respuesta ha sido increíble», dijo ayer Halsey.