El director debutó con buenas críticas en el famoso anfiteatro Hollywood Bowl con la Filarmónica de Los Angeles. Paolo Bortolameolli dirige hoy a la Nacional Juvenil en el Municipal y anuncia un concierto curado por el gran pianista Herbie Hancock el próximo año en EE.UU.

Vía: culto.latercera.com | Por Rodrigo González
Fotografía Bernardo Arcos Mijailidis

Cuando Herbert von Karajan asumió como director de la Filarmónica de Berlín en 1955 tenía 47 años. Mucho tiempo antes, el legendario Arturo Toscanini había tomado la batuta de la Orquesta Sinfónica de la NBC con casi 70 años. Hoy, aquellas edades parecen del pleistoceno: el letón Andris Nelsons dirige la Sinfónica de Boston desde los 37 y, en un récord histórico, el venezolano Gustavo Dudamel llegó a la Filarmónica de Los Ángeles con 28 años en el 2009. Estará hasta el 2022 y tendrá recién 41.

El tema de las edades en la dirección de orquesta es un reflejo de la progresiva apertura de la disciplina a la sangre joven y al valor de la energía. También es una muestra de que en la búsqueda de nuevas audiencias importa el ímpetu y la apertura de miras de las nuevas generaciones. La exitosa labor del venezolano Gustavo Dudamel en Los Angeles es un ejemplo y junto a él, desde hace un año, el chileno Paolo Bortolameolli (1983) ha sido testigo y parte.

Nombrado director asistente de la Orquesta Filarmónica de Los Angeles en julio del 2017, el conductor local está en Chile para realizar al menos dos conciertos: el de hoy a las 19 horas junto a la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil en el Teatro Municipal y el del domingo 2 de septiembre a las 17 horas en el Teatro CorpArtes. En ambos abordará un programa contundente y de alta exigencia integrado por la Obertura Egmont de Beethoven y la Primera sinfonía de Mahler.

Con 35 años, Bortolameolli siente que la oportunidad de dirigir al menos una vez al año a la agrupación dependiente de la Fundación de Orquestas Juveniles (FOJI) es impagable. Aún estando en Los Angeles, con la élite docta estadounidense. “El nivel de energía y entrega de una orquesta juvenil es único”, dice. “Y, además, todos sabemos que las agrupaciones de este tipo no sólo cumplen una función musical. También está la social, la formativa, la educacional”, agrega,

Sobre las obras que acá dirigirá, Bortolameolli especifica: “Mahler es uno de mis compositores preferidos, Se trata apenas de su primera sinfonía y ya es una obra maestra. Hay aspectos de Mahler que vamos a encontrar en todas sus obras posteriores: su apego a la espiritualidad, la utilización del ländler (vals campesino derivado del vals vienés) o su obsesión con la muerte (perdió a varios de sus hermanos cuando era pequeño y luego a su hija).

Pero Paolo Bortolameolli es también un dotado difusor musical y en tal calidad suele explicar el significado de las obras y sus relaciones: “Uno de los vínculos de esta sinfonía de Mahler con la obertura Egmont de Beethoven es su cuarto movimiento, que plantea una lucha que parte desde el infierno y llega a la redención. Es un canto heroico que se hermana con la obra de Beethoven, inspirada por el personaje de Egmont , conde de los Países Bajos que murió por la independencia de su nación de la corona española”.

El escenario de Hollywood

Ubicado en los faldeos de las colinas de Los Angeles y con vistas al legendario letrero de Hollywood, el Hollywood Bowl es uno de los símbolos de la ciudad californiana. Su capacidad es de 17.500 personas al aire libre, transformándolo en la parada obligada de los grandes conciertos de la urbe. Por ahí han pasado todos, desde Frank Sinatra a The Beatles, incluyendo a Louis Armstrong, The Rolling Stones. The Doors, Plácido Domingo o Luciano Pavarotti.

El pasado viernes 3 de agosto, Paolo Bortolameolli debutó en el escenario, donde dirigió el primer concierto de la Orquesta Flarmónica de Los Angeles, en sus presentaciones veraniegas. Dirigió, entre otras obras, la Séptima sinfonía de Antonín Dvořáky y el Segundo concierto para violín de Camille Saint-Saëns. Desde Los Angeles Times, el crítico Rick Schultz fue generoso con el director chileno: “La interpretación de Paolo Bortolameolli fue cálida e inteligentemente moldeada. Logró llevar la música hacia adelante, logrando captar las alturas y los valles de las obras”.

El conductor recuerda la experiencia de la siguiente manera: “El Hollywood Bowl es un escenario histórico de Los Angeles. Una gran cantidad de su público no es el que va a los conciertos habituales del año y eso hace que sea una audiencia muy participativa. De hecho, me tomé la libertad de hablarles antes de cada pieza”.

Bortolameolli también se hizo conocido en Chile por las actividades de difusión de su programa Ponle Pausa de CorpArtes, donde explicaba conceptos musicales a través de interpretaciones en vivo. Y anuncia una singular continuación: “En Los Angeles vieron los capítulos chilenos (disponibles en youtube) y les interesó hacer algo parecido. Ya grabamos dos pilotos , sobre la Quinta sinfonía de Mahler y el minimalismo musical. La idea es que estén en la página oficial de la Filarmónica de Los Angeles y se difundan a través de redes sociales. Saldrían entre fines de septiembre y principios de octubre”.

De hecho, el martes 28 el director ofrecerá una nueva charla en el Centro Cultural Vitacura a las 19.30 horas. Su agenda es móvil y lo ha llevado este año a Uruguay, Colombia y México, pero aún le faltan al menos Argentina y España. El próximo año, además, lo espera un evento envidiable: El 15 de enero volverá a conducir a la Filarmónica de Los Angeles en un concierto que será curado nada menos que por el gran pianista de jazz Herbie Hancock. Será el momento para estrenar varias obras contemporáneas que se relacionan con la música del ritmo sincopado.

Pero probablemente habrá más actividades con la Filarmónica, entre ellas un nuevo concierto. Paolo Bortolameolli calibra así este momento. “Vivo en Boston, pero me muevo constantemente. Apostaría a que podré dirigir otras orquestas en Estados Unidos. Ser asistente en la Filarmónica de Los Angeles me da la posibilidad de estar en el radar. En este momento debe ser la orquesta más importante del país”.