El arte, la política y Gustavo Dudamel

Sé que el artículo que voy a escribir no está orientado hacia un público especializado. Por eso no será fácil abordar el tema. Quiero escribir sobre las relaciones entre arte y política como consecuencias del vendaval de agresiones que ha desatado una parte de la oposición venezolana en contra del exitoso y joven director de orquesta Gustavo Dudamel


Les compartimos este artículo escrito por Fernando Mires, en su blog POLIS Política y Cultura – El Blog de Fernando Mires

Dudamel ha sido acusado por una parte de la oposición del “delito” de no haber roto con el chavismo ni haber tomado posiciones frente al régimen que impera en su país. La dificultad que asoma es que para abordar este tema es ineludible hacer un intento, por breve que sea, para cotejar la especificidad de lo artístico y de lo político. Lo intentaré.

  1. Arte

Si voy a hablar de arte tengo que recurrir a quienes mejor han intentado entender el sentido de su ejercicio. Confrontado con el tema, los primeros nombres que llegan a mi mente son los de Nietzsche y Heidegger.

Según el Nietzsche de Así Habló Zaratustra y del Nacimiento de la Tragedia, el arte surge de la “voluntad de poder”. No obstante ese poder no tiene nada que ver con el poder ejercido sobre las personas y las cosas. Mucho menos con el poder político. Se trata de un poder extracorporal pero que, por paradoja, debe ser alcanzado con y a través del cuerpo. Un poder extrasensorial pero que a la vez debe ser conquistado con el uso limitado de nuestros sentidos. Un poder cuyo “sí mismo” está destinado a acceder a otra realidad  pero que a la vez usa como punto de partida la realidad que habitamos. En breve, se trata de un poder metafísico.

El arte lleva de por sí  una práctica metafísica o trascendental. Sin trascendencia, según Nietzsche, no hay arte. Esa es una de sus proposiciones centrales en Zaratustra.

En El Origen de la Tragedia, Nietzsche se distancia un tanto de la contradicción entre la esencia metafísica e inmanencia apariencial (sensorial) y propone un dualismo no antagónico entre lo dionisiaco y lo apolíneo. Lo dionisiaco corresponde al estado de embriaguez y éxtasis.

El arte, cualquiera sea su expresión, no puede prescindir del desvarío, afirma Nietzsche. Por esa razón el devenir del arte no transita por caminos rectos sino por laberintos. El artista presiente lo que busca, mas no lo sabe. Hacer arte supone confrontarse con un continuo perderse en sí mismo. El arte es tormentoso, es pasional y en sus orígenes, desenfrenado. Por eso Dioniso, dios de los placeres, a fin de no sucumbir aplastado por el peso de sus pasiones, necesita de Apolo, el dios del equilibrio, la perfección y la armonía. Pero para poner en orden a las pasiones, Apolo también necesita de ellas. Entre Dioniso y Apolo se establece entonces una relación de fraternidad e incluso de complicidad. De la comunicación entre ambos surgirá el arte. Sin uno o sin el otro, todo arte será un remedo del arte.

Heidegger, profundamente nitzscheano, continúa el pensamiento de Nietzsche, sobre todo en el primer tomo de su tratado sobre Nietzsche (son tres). Según Heidegger, el arte no termina en las cosas, no es cósico. Trabaja en y con las cosas pero en busca de una –este es concepto central en Heidegger- “apertura”.

La “apertura” se encuentra, según Heidegger, no fuera de alguna caverna como imaginó Platón, sino en las ocultas profundidades del Ser. En lo oculto, dijo Heidegger, vive la verdad. Arrojar luz hacia lo oculto es, en consecuencia, tarea principal del artista. Sin búsqueda de la verdad no hay arte -aquí Heidegger toma un camino distinto a Nietzsche, camino que transita precisamente en su libro Caminos del Bosque (Holzwege)-. El artista es un revelador de la verdad. El modelo del arte total, así como Nietzsche creyó encontrarlo en la música de Wagner, lo encontró Heidegger en la poesía de Hölderlin.

El arte según Heidegger se aproxima a la búsqueda de Dios pero convertido en La Verdad (Para Heidegger –legado socratiano- Verdad y Belleza son casi sinónimos). Solo a partir de la revelación de lo oculto comienza el proceso de la creación artística. (Re-creación, corregiría Ratzinger, pues el humano puede inventar o componer, nunca crear, atributo exclusivo de Dios).

El arte, al “desocultar” lo oculto, nos lleva a reconsiderar la existencia en el marco de otra historia, o lo que es igual, de otro tiempo distinto al de nuestra existencia. De tal modo, gracias al arte, salimos, al igual que Nietzsche, desde el más acá hacia el más allá, con la diferencia que, según Heidegger, ese más allá no esta fuera del más acá sino en los lugares más recónditos, quizás en el fondo mismo de nuestros corazones. La “apertura” para Heidegger es en cierto modo un regreso: un regreso hacia la esencia del Ser.

Y bien. Dejaremos en este punto esta síntesis acerca de la esencia del arte para dirigir la vista hacia ese otro espacio que nunca Nietzsche y Heidegger exploraron. Nos referimos al espacio de la política. Un espacio hacia el cual se atrevió a caminar, aunque muy sola, Hannah Arendt. A lo largo de ese camino podemos descubrir, guiados por Arendt, la enorme antítesis que existe entre el pensamiento artístico y el pensamiento político.

  1. La Política

La antítesis entre ambos pensamientos explica a su vez la hipertensión que existe entre esos dos modos del ser, el del estar aquí y el del ser fuera de sí. La política, en efecto, no está situada en las profundidades del ser sino en su mera superficie. Sobre esa superficie se erigen las ciudades y en ellas debaten los ciudadanos sobre las cosas de este mundo. La política por lo mismo reside en el nivel de las apariencias, nunca en el de la trascendencia. Y mucho menos en el de las esencias. Una política no superficial no sería política. De la política no debemos esperar ninguna redención.

La política, a diferencias del arte, tiene lugar –afirma Arendt- bajo la luz de lo público (¿Qué es Política?). Su objetivo no es la búsqueda de la verdad sino, simplemente, de mínimas certidumbres. Para defender nuestras certidumbres, luchamos unos contra otros, pero al mismo tiempo establecemos compromisos. La política, luego, no es trascendente, sino radicalmente inmanente. Su práctica no se deja regir por las pasiones, ni por el amor, ni por el odio, sino que por una razón instrumental que nunca puede ni debe regir la actividad artística. Arte y política son en ese sentido excluyentes. Como el agua y el fuego, nunca podrán juntarse. Así se explica por qué casi no existen políticos dedicados al arte (a menos que consideremos como arte los mamarrachos que pintaba Chávez). A la inversa, cada vez que los artistas han intentado incursionar en política, los resultados, salvo raras excepciones, han sido catastróficos.

El arte actúa hacia lo desconocido. La política, en cambio, actúa sobre la base de lo existente. Sin acontecimientos no hay política. La política, en fin, no es actividad metafísica sino existencial. Todo proyecto encaminado a elaborar una política trascendental y metafísica, lleva, según Arendt, al totalitarismo (Los Orígenes del Totalitarismo) es decir, hacia el fin de la política. Tesis verificada durante los totalitarismos nazis y comunistas.

Con estos apuntes ya es suficiente entonces para percibir por qué los caminos del arte y la política están separados por campos minados. Esa es la razón, además, por la cual los artistas enfrentan una contradicción insalvable. Como habitantes de la ciudad, deben cumplir obligaciones ciudadanas y a veces asumir tareas políticas. Como artistas, están condenados a distanciarse de las cosas de este mundo.

Desde que hay política y arte, el dilema para todo artista ha sido: o poner la política al servicio de su arte o poner su arte al servicio de la política. Si elige la primera vía, será denostado por sus conciudadanos. Si elige la segunda, dejará de ser artista para convertirse en un mercenario al servicio de poderes circunstanciales. Por eso muchos artistas eligen un camino intermedio. Ese parece ser el elegido por el director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel.

  1. Dudamel

Gustavo Dudamel decidió a muy temprana edad -siguiendo la línea de su maestro José Antonio Abreu, fundador del sistema nacional de Orquestas y Coros Juveniles- aceptar la colaboración del gobierno de turno como venía ocurriendo desde los años ochenta. El precio módico fue rendir respeto al gobierno sin poner la música bajo su servicio exclusivo.

Dudamel ha intentado, como miles de artistas en el mundo, un compromiso desde el reino de la música con el reino de este mundo. El problema es que esa solución intermedia no ha sido entendida por gran parte de la oposición política venezolana. Situación inédita en la historia de la música. Mientras más éxito alcanza Dudamel, más aversión despierta en sectores de la oposición. Los medios afines al chavismo tampoco lo glorifican. Seguramente esperan de él una toma firme de posiciones, loas al poder y juramentos de fidelidad a Maduro. Tampoco lo han logrado. Dudamel, simplemente, no quiere hablar sobre política. Decisión que contrasta con la de otros artistas latinoamericanos quienes pese a que intentaron opinar sobre política, jamás despertaron el odio concitado por Dudamel entre sus con-nacionales. Pensemos por ejemplo en dos muy grandes. Neruda y Borges.

Pablo Neruda nunca ocultó su militancia en el partido comunista. Pero su poesía era admirada más allá de su partido. Dos de sus mejores amigos no eran de izquierda. Hernán Díaz Arrieta (Alone) eximio y ultrareaccionario crítico literario de El Mercurio, nunca ahorró loas a Neruda. El escritor Jorge Edwards, al final de la vida de Neruda, fue confidente del gran poeta. Neruda, pese a ser comunista, iba mucho más allá de la dicotomía izquierda-derecha. Como Dudamel cuando dirige, Neruda, aún en su poesía política, estaba más allá de la política. Para mí Neruda –no pido a nadie que comparta mi opinión- era y es “la poesía”.

El caso de Jorge Luis Borges es aún más interesante. Siempre Borges presumió de anti-político. Pero pocos escritores han destilado más veneno político que Borges en contra del peronismo, del comunismo y del “progresismo”. Sin embargo, todas esas corrientes lo respetaron. Los escritores peronistas –son muchos- se declaran en su mayoría, devotos de Borges. Borges, para la intelectualidad argentina y gran parte de la latinoamericana, es el maestro. Si se quiere bromear un poco, Borges es el Maradona de los artistas e intelectuales de su nación (lo escribo con cierta sorna: Borges odiaba al fútbol)

Podríamos decir palabras similares de otros grandes como García Márquez (El “Gabo” es símbolo nacional) Octavio Paz e incluso Vargas Llosa cuya actividad política ha sido más que profusa. Los éxitos logrados en el exterior por esos escritores han sido celebrados por la inmensa mayoría de los habitantes de sus respectivos países quienes han sabido deponer diferencias cuando llega el momento de honrar a sus glorias nacionales. Eso lamentablemente no ha ocurrido en Venezuela con respecto a una de las figuras más representativas de la música contemporánea: Gustavo Dudamel.

En el campo de la música es difícil encontrar a alguien que haya elevado tan alto el nombre de su nación como Gustavo Dudamel. Ya sea en los Ángeles o en Gotenburg, en Chicago o en Stuttgart, en Nueva York o en Viena, ha ganado un reconocimiento internacional sin paralelo en la historia de la música latinoamericana. Hay directores de orquesta que ya lo comparan con Leonard Bernstein. Pocos han logrado sentir el espíritu de Mahler o de Brahms de un modo tan intenso. Verlo dirigir la cuarta de Brahms es un espectáculo. Dudamel no solo dirige, “vive” en Brahms.

Adonde vaya Dudamel será visto como embajador artístico, no de un gobierno, sino de una nación. Gracias a Dudamel muchos amantes de la música se han enterado de que Venezuela no solo produce petróleo, reinas de belleza y militares corruptos. Quieran o no, los venezolanos, no solo los chavistas, tienen una deuda con Gustavo Dudamel. Más grande será cuando llegue el momento de desagraviarlo frente a los indecibles insultos que le han propinado miembros de exaltadas fracciones de la oposición por el hecho de haber decidido, antes de su concierto de Nuevo Año en Viena, no dar opiniones políticas sobre su país.

Claudio Arrau, el genial pianista chileno, también tomó en su tiempo la decisión de Dudamel. Ni siquiera en los más feroces días de la dictadura militar quiso hablar sobre política. Todos, derecha e izquierda, si no lo entendimos, lo respetábamos. Y en sus giras íbamos a escucharlo no porque nos interesara su posición política sino porque llegó a ser el mejor especialista en piano de Beethoven y, además –hay que decirlo- porque era chileno, nacido en Chillán. Al igual que ayer Arrau, grandiosos pianistas rusos, algunos de ellos, emigrantes por razones políticas, viajan hoy por el mundo y ninguno opina sobre el régimen de Putin. Solo en Venezuela vilipendian a Dudamel porque no eleva su voz frente al régimen que azota al país.

Por cierto, hay también grandes músicos que como ciudadanos toman opciones políticas y en algunas ocasiones ponen sus talentos al servicio de una causa. La soprano Anna Netrebko -de quien se dice es la heredera de la Callas- y el magnífico director Valery Gergiev, no han vacilado en rendir homenaje al zar Putin en sus presentaciones. Muy bien, es su derecho, pero no es su obligación. Del mismo modo, la venezolana Gabriela Montero, pianista de reconocimiento internacional, ha llegado a componer piezas musicales a favor de una Venezuela democrática. Puede decirse lo mismo: es un derecho, pero no es una obligación. Y mientras alguien cumpla con las leyes y normas de un derecho universal que garantiza tanto la libertad de opinión como la libertad de no opinar, ni Montero ni Dudamel pueden ser objetados.

El autor de estas líneas comparte la opción política de Montero y a la vez acepta la opción de Dudamel. Pues compartir y aceptar son cosas diferentes. No hay ley moral o jurídica que obligue a los artistas a tomar o a no tomar decisiones políticas. Gracias a Dios. De ahí mi absoluta incomprensión frente a esos sectores afiebrados de la opinión pública venezolana que, al enjuiciar a Dudamel, se dejan regir por el lema totalitario: “o estás a favor o en contra de nosotros”. En nombre de su oposición al chavismo esos sectores han hecho suya la lógica del chavismo.

Evidentemente en Venezuela hay dos grandes conflictos. Por una parte, el de la oposición-gobierno. Por otra, el de una cultura democrática frente a otra muy antidemocrática. Esta última no solo reside en el chavismo. Atraviesa, además, de lado a lado, al conjunto de la oposición. Incluso, me atrevería a decir, una parte de la oposición, no sé cual es su magnitud, ha sido facistizada por el chavismo (si es que no lo estaba antes).

Haciendo una revisión a través de las redes sociales sorprende la magnitud e intensidad de las invectivas en contra de Dudamel. Dejemos de lado al hampa tuitera, esos criminales del teclado que proyectan sus complejos de inferioridad en contra de seres muy lejos de su nivel. Lo que sí asombra es que personas ponderadas hayan caído en el mismo frenesí anti-dudamelista. Razón de más para pensar que el problema no reside tanto en Dudamel sino en la propia oposición venezolana. En ese sentido parece ser evidente que Dudamel funge en estos momentos como chivo expiatorio frente a agresiones que no habían logrado encontrar un objeto concreto.

El deseo de agresión precede al objeto de agresión, dice una conocida tesis freudo-lacaniana. En efecto, Dudamel ha pasado a ser objeto de agresión de una tendencia política que no ha podido lograr sus objetivos de poder. Ya sea por una conducción errática, o por la imposibilidad de alcanzar un punto unitario, esa tendencia se encuentra muy frustrada. No habiendo podido derrotar al enemigo, impotente frente a un régimen armado hasta los dientes, ha terminado por desarrollar en su interior una serie de agresiones. Agresiones, que si no encuentran el objetivo, pueden transformarse en autoagresiones o ser invertidas en un objeto sustitutivo del enemigo (en este caso Dudamel). En las redes sociales, sus actores han optado por las dos vías a la vez. Por una parte se injurian de modo abominable entre sí. Por otra, descargan un increíble odio en alguien que ni siquiera es un político. Un profesional serio, un joven exitoso, un propietario de esa mercancía que no se vende en las farmacias: talento.

Por cierto, hay quienes hacen la separación entre el director Dudamel y el hombre Dudamel. Aducen que reconociendo el valor del primero, se pronuncian en contra del segundo aunque sin ahorrar epítetos (desde colaboracionista hasta hijo de perra). Desde un punto de vista formal esa es una posición correcta, pero desde el punto de vista político no lo es. Y no lo es por la sencilla razón de que Dudamel no es un político. Su mundo, como hombre y como artista, es musical.

Lo que más llama la atención es precisamente que la mayoría de los enemigos (¿políticos?) de Dudamel no polemizan con el director por el hecho de que este haya emitido una opinión sino por lo contrario: por el hecho de no haberla emitido. El manido argumento al que recurren es que, ante la situación que vive Venezuela, nadie puede ser neutral. Paradójicamente esa fue la misma posición que levantaron los nazis y los comunistas en sus respectivos países. En situación de guerra interna y externa -aducían- la neutralidad es colaboración. ¿No es la misma tónica empleada por Maduro cuando califica a toda la oposición como “enemigos de la patria?”.

Hannah Arendt, será preciso recordar, distinguía dos enemigas de la política: la despolitización y la sobrepolitización. La despolitización o apatía política lleva a la desintegración de una sociedad. La sobrepolitización, al convertir a todo en política, anula las diferencias entre lo político con lo no político (la intimidad, la religión, el arte) dándose así las condiciones para que aparezca la tentación totalitaria. Y bien, me parece que en estos momentos Venezuela vive un avanzado grado de sobrepolitización.

Afortunadamente he podido observar en las redes muchas posiciones razonables que no señalan a Dudamel como el enemigo número uno de la oposición, que llaman a centrar la acción frente a objetivos políticamente definidos (entre ellos la lucha por elecciones libres y soberanas), que reclaman una separación entre la política con los otros espacios de la vida ciudadana. En fin, opiniones que creen en una lucha democrática realizada por personas democráticas

Personas que creen en las diferencias, en la libertad de opinión y por lo mismo en la libertad de no opinar. Personas convencidas en que quienes cumplen con las leyes y con la moral normativa que de las leyes se deduce (l’esprit des lois según Montesquieu) no pueden ser juzgados ni condenados por nadie. Personas que no se dejan regir por una supuesta moral universal situada más allá de todo tiempo y lugar. Personas que creen que el debate político hay que llevarlo a cabo con políticos y no con cantantes, jugadores de fútbol y directores de orquesta. Personas, en fin, que han hecho suyo uno de los lemas más felices de Rosa Luxemburg: “La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa diferente”

Pienso que esas personas conforman la mayoría de la oposición venezolana. Quiero, además, creer que así es. Porque si no fuera así, seguir apoyando a esa oposición no valdría la pena.

Patricia Aloy
Patricia Aloyhttp://www.facebook.com/aloypatricia
Directora del Noticiero Digital Venezuela Sinfónica @vzlasinfonica www.venezuelasinfonica.com Los invito a leerlo! Caracas, Venezuela

Deja un comentario

Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Alexis Estrada

Muy interesante reflexión. Sin embargo creo que al no tomar posición ni a favor ni en contra del Chavismo toma la peor decisión que es la «neutralidad» que quizás incluso puede no ser voluntaria sino necesaria o pertinente para sus intereses (cuales quiera que estos sean). Finalmente no estamos hablando de un ser etéreo sino de uno carne y hueso. Si se habla de Dudamel en el terreno político es porque ha estado involucrado en circunstancias mediáticas en ese terreno (en eventos públicos del régimen y hasta en los funerales de Chavez y ). El estado sigue financiando el programa del que salió Dudamel (El Sistema) y es el patrono, un patrono que está en medio de la mayor crisis social de Venezuela (eso dicen las noticias). Yo soy de México y aquí hay un dicho que reza «el que calla otorga», es decir que si tú ante una injusticia (como parece haberla en Venezuela) no dices ni pío es porque estás de acuerdo con ella, seas o no político. Quizás le hubiera salido más barato tomar un bando. Es un tema difícil y los comentarios a favor o en contra solo deben de tomarse como charlas de café. Yo no tengo nada en contra de Dudamel ni creo que necesite mi defensa. Saludos

María Eugenia Contreras Porras

Brillante carrera la de este joven director salido desde las profundidades del Estado Lara, el Estado musical por excelencia de Venezuela! Me parece que quienes critican a Dudamel, toman como peretexto la política, para no encontrarse ellos mismos con la verdadera razón de esas estúpidas criticas: la envidia, el rencor causado por la mediocridad, la miseria humana, la mezqidad espiritual. Ningún músico de nuestro país ha llegado tan lejos como este muchacho. Incluso, me atrevo a decir que ningúno de esos «intelectuales» que tanta basura le tira al director de orquesta, le llega a los talones en materia de talento. Y de los cagatintas autollamados «comunicadores sociales» que se jactan de decirle al músico que «jamás obtendrá un aplauso de ellos», qué puede uno decir??? La mediocridad con micrófono, el cerebro hueco con ordenador, la ignornacia y la tontería con medios impresos a su disposición para vomitar su envidia porque saben que jamás lograran tener el talento y el éxito del joven Dudamel. Yo sí lo defiendo, y estoy orgullosísima de que nos represente en el exterior a base de trabajo honesto, de talento conjugado con estudio disciplinado, de calidad humana. Otra de las cosas que no le perdonan a Dudamel es que es de origen humilde. Porque da la caualidad de que, quienes lo adversan, defienden los intereses de esas clases medias y altas que tanto desprecian a las clases populares. Esas que se creen superiores, no toleran que un chico de esos orígenes haya llegado, por ejemplo, a dirigir la Filarmónica de Viena en su concierto de fin de año y que nunca lo haya hecho uno de esos sifrinos que se las dan de «superiores». Pero afortunadamente, nuestro Gustavo Dudamel está muy por encima de esas bajezas!!! Las águilas no están pendientes de moscas!!

Carmen Oseches

¿Con que mano se dirige una Revolución? El compromiso social y político de los artistas.
Por: Norma Isabel Pinto

Los artistas, por su misma condición de seres especiales, están en una posición privilegiada para expresar su crítica social. Las personas simples y comunes por el contrario, quizás porque estamos más expuestas en mayor grado a agresiones y represalias, tenemos frente a nosotros un enorme abismo comunicacional para declarar nuestras luchas y nuestros sueños por una sociedad más justa. Por eso todo aquello que no somos capaces de hacer o de decir, muchas veces lo ponemos en manos de los artistas. Porque son personas intocables, ya que agredir o dañar a un artista es hacerlo contra la misma esencia humana que nos diferencia del resto de los animales. Quizás por eso es que esperamos tanto de ellos.

La vinculación entre arte y política es histórica, lo mismo que la posición de los artistas frente a la crítica social, la libertad y la defensa de los derechos humanos. Podríamos decir que toda acción humana es política porque de entrada nace de una ideología, de allí que la creación artística también se mueve dentro del contexto político, llevando consigo un discurso que le impide estar al margen de la sociedad que le dio vida.

Picasso, por ejemplo, plasmó la masacre de Guernica en un cuadro convertido en ícono de la plástica del siglo XX, cuya simbología son los terribles sufrimientos que la guerra le causa a los seres humanos. En su pintura le muestra al mundo lo que sucedió cuando la villa vasca de Guernica fue objeto de un cruel bombardeo por parte de la aviación alemana, para probar el armamento y los aviones nuevos que se usarían en la inminente Segunda Guerra Mundial, a pesar de que esta región carecía de cualquier importancia militar o estratégica.

También el pintor Francisco Goya hizo lo mismo con su famoso cuadro Los Fusilamientos de la Moncloa. Goya plasmó en este lienzo de manera dramática, la lucha del pueblo español contra la dominación francesa. El pintor muestra a un grupo de gente de condición humilde frente a un pelotón de fusilamiento, donde la expresión de sus rostros y los cuerpos sangrantes, hablan por sí mismos de la deshumanización del ejército y el horror de la guerra.

En estas obras, así como en muchas otras, no tiene importancia quien cargue el fusil o cuales son los bandos enfrentados, porque los horrores de la guerra, de la violencia desmedida, o de la violación a los derechos humanos siempre serán los mismos, y los muertos -culpables o no- las víctimas de una patria cualquiera, llámese Egipto, Palestina, Israel, Irak, Colombia o Venezuela.

En el plano de las artes musicales Pablo Casals, violoncelista, pianista, director de orquesta y compositor, es el gran ejemplo de la lucha social. Músico incorruptible de incansable labor en pro de la democracia, las libertades y los derechos de los pueblos, se negó a tocar en Francia ante Hitler durante la ocupación nazi, actitud que le costó arresto domiciliario por varios años. Tampoco volvió a actuar en Rusia tras la implantación del régimen comunista, e incluso en los años siguientes extendió esa decisión a todos los países comunistas donde no hubiese democracia. Rechazó una invitación para actuar en Alemania cuando Hitler llegó al poder y abiertamente manifestó que no tocaba más en ese país hasta que no hubiese un cambio de régimen político, pese a haber sido amenazado por los nazis con quemarle las manos. Su lucha pacífica contra la dictadura franquista fue más allá, al anunciar que no volvería a tocar en público mientras las democracias occidentales no cambiaran de actitud ante el gobierno de Franco. Albert Einstein dijo de el lo siguiente: «Casals ha sabido comprender con gran clarividencia que el mundo corre un gran peligro debido tanto a los que toleran el mal o lo fomentan como a los que lo cometen».

En el ámbito de los directores de orquesta también hay ejemplos emblemáticos. Hay unos que han tenido la fortuna de saltar a la fama en sus carreras artísticas de manera impecable, mientras que otros tienen sombras sobre su trayectoria por recibir el impulso de dudosos padrinazgos o por su relación con gobiernos totalitarios.

Tal es el caso de Herbert von Karajan con el nazismo, por ejemplo. La pertenencia de Karajan al partido nazi y su destacada asociación en el mismo durante varios años, lo puso en una situación bastante controvertida después de la Segunda Guerra Mundial, mientras que otros directores de prestigio, que trabajaban en Alemania y Austria, como Bruno Walter, Otto Klemperer, Fritz Busch, Fritz Stiedry, Jascha Horenstein y Erich Kleiber prefirieron marcharse cuando los nazis llegaron al poder, unos porque eran judíos y otros porque no estaban de acuerdo con la política del partido nazi. Es más, Karajan ni siquiera tuvo objeciones en dirigir en la Europa ocupada, a diferencia de Wilhelm Furtwängler (otro director relacionado con el nazismo), de allí que grandes violinistas como Isaac Stern e Itzhak Perlman rechazaran tocar en conciertos con Karajan debido a su pasado nazi.

Otro caso especial a destacar es el de Arturo Toscanini, para quien la política jugó una parte decisiva en su carrera como director de orquesta. El famoso Maestro fijó una posición política importante ante el gobierno fascista de Mussolini, aunque inicialmente compartió sus ideas y fue hasta candidato fascista en Milán. Al poco tiempo se opuso radicalmente al fascismo e incluso en numerosas ocasiones rechazó dirigir el himno Giovinezzan (juventud en italiano) del partido fascista de Mussolini. La posición de Toscanini era tan determinante en esa época, que el presidente Roosevelt tuvo que intervenir para que le fuese devuelto su pasaporte. Toscanini fue el primer director no alemán en dirigir en Bayreuth y no dudó en romper con el festival por la prohibición de Hitler de contratar artistas judíos. Por esta razón el Maestro nunca volvió a dirigir en Bayreuth, es más, en los años 1938 y 1939 estuvo en el Festival de Lucerna conduciendo una orquesta formada principalmente por refugiados del nazismo.

En Venezuela el Maestro Vicente Emilio Sojo tampoco fue ajeno a los avatares políticos de su país. Poseedor de un gran sentimiento nacionalista, se negó rotundamente a dirigir el Himno Nacional con la Orquesta Sinfónica Venezuela en la inauguración de la Concha Acústica de Bello Monte donde estaba presente el presidente Marcos Pérez Jiménez, aún con todas las consecuencias que le hubiese podido costar ese gesto tan desafiante en una época de tanta represión. «Yo no voy a dirigir el Himno Nacional para ese sátrapa usurpador» dijo el Maestro.

Los artistas tienen una oportunidad única para interceder y desarrollar acciones que permitan reflejar los intereses de los movimientos sociales homogéneos. También para servir de mediadores en las transformaciones sociales de los pueblos, porque la gente los admira, les escucha, atiende sus reclamos y hasta se ven reflejados en ellos en una especie de fantasía que los aparta momentáneamente de sus miserias. Por ello es indecente y moralmente inaceptable verlos fotografiados sonrientes apoyando regímenes autocráticos, más aún cuando se trata de un director, porque las orquestas hacen arte colectivo y las revoluciones no se pueden dirigir con la misma mano adulante con que se hieren los sentimientos de los que sueñan y creen en un mundo mejor: uno donde no se vulnere la democracia y la libertad de expresión, donde haya respeto por la vida, la propiedad privada y los derechos humanos. Por eso la historia es muy clara y los diferencia muy bien: hay buenos y talentosos músicos pero muy pocos grandes Maestros.

Norma Isabel Pinto

Artículos Relacionados

Síguenos

89,200FansMe gusta
45,500SeguidoresSeguir
34,560SeguidoresSeguir

Últimos Artículos

VARGAS anuncia lanzamiento oficial de “Nos quedamos”

VARGAS, no deja de crear y componer nueva música. En el mes de octubre nos sorprende con “Nos quedamos”

Piña nos regala música con aire playero“903 Macuto” disponible en todas las plataformas digitales

Santiago “Piña” Vera, debuta en la escena musical venezolana con “903 Macuto”, un tema y video lyric que llega para contagiarnos de una energía divertida y transformadora con sonidos del indie/pop en español

La Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas relanza su canal de YouTube

La Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, gestión cultural de la Alcaldía de Caracas, en la continuación de la celebración de su 40 aniversario

IISA, un nuevo descubrimiento musical cargado de añoranza

Con letra de Willy McKey y música de Vargas, “Tengo” llega para hacernos bailar con la nostalgia y presentarnos a IISA

El Bard College de Nueva York premia al compositor José Agustín Sánchez

El compositor, pianista y director de orquestas José Agustín Sánchez sigue recibiendo reconocimientos internacionales por la importancia de su trabajo en el mundo musical
3
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x