Hace cuatro días moría el padre del rock and roll a los 90 años. Ahora su discográfica, Dualtone Records, saca ‘Big Boys’, tema inédito del álbum póstumo que lleva su nombre: ‘CHUCK’.

Desde 1972 no salía al mercado material creado por el músico. Ahora su familia se encargará de esa tarea para homenajear su legado.


Vía: www.elmundo.es | Por ALBA DÍAZ | Madrid


Durante la segunda década del siglo XX, el mundo vio nacer al Ulises de Joyce, los escritos de Margaret Mead, la Generación del 27, Picasso y Dalí, Modigliani y Chirico, los planteamientos racionalistas de Le Corbusier, los ismos… y entretanto, Charles Edward Anderson Berry (Misuri, 1926). En sus primeros años, e influido fuertemente por la cultura sureña de Estados Unidos, el artista creció dejándose arrastrar por la corriente imparable del boogie-woogie, el blues, el swing… y el rock and roll.

Fue en Chess Records -y gracias a Muddy Waters– donde Chuck Berry dio forma, carácter y conciencia al rock and roll que se comenzó a gestar a finales de los años 50 con Maybellene y Roll Over Beethoven. La consagración en el género llegó con Johnny B. Goode, donde el riff de guitarra quizás lo defina todo. También al músico que cabalgaría junto a otros como Buddy Holly, Elvis Presley, Little Richard o Jerry Lee Lewis en la evolución del estilo, ya entrados los 60.

Después de su muerte, y consciente del paso imparable de los años, el músico dejó preparado un álbum de estudio póstumo, CHUCK (Dualtone Records), que saldrá a la venta el próximo 16 de junio. Ahora, y 38 años después de su último disco (Rock It, 1979), podemos escuchar su single: Big Boys.

El cantante había anunciado el lanzamiento del álbum el pasado mes de octubre para celebrar su cumpleaños. Esta revelación asombró a la industria después de un silencio ensordecedor durante décadas. Ahora su familia ha transmitido en un comunicado que “No hay mejor manera de celebrar y recordar sus 90 años de vida que su música”.

La canción, inédita, recuerda a ese Johnny B. Goode gracias a los riff de Chuck Berry y la melodía clásica, sesentera, del piano. Le acompaña la guitarra de Tom Morello, integrante de la banda Rage Against the Machine, que le da un toque fresco a la melodía de la “vieja escuela”.

Algunas de las canciones del álbum fueron creadas en los años 80 y el resto se grabó durante los tres últimos años de vida de Berry. Una de ellas aparecerá bajo el título Lady B. Goode. Compuesta a modo de secuela, el tema parece pretender suceder a aquel Johnny B. Goode y su “Go, Johnny, go, go!” que glorificó el destino de la primera generación del rock. La canción, escrita en 1955, cuenta la historia de un chico de campo que toca la guitarra mientras sueña con conquistar escenarios y ser el líder de una banda. Premonitorio, ¿no creen?