Partituras de tres importantes compositores y la presentación del célebre violonchelista venezolano William Molina-Cestari se establecen como los atractivos en el programa que ofrecerá este viernes 22 de septiembre la Orquesta Filarmónica de Boca del Río, bajo la dirección de su titular, en renombrado maestro Jorge Mester.

Vía: www.diariodexalapa.com.mxJorge Vázquez Pacheco

La audición dará inicio en punto de las 20 horas, en el Teatro “Fernando Gutiérrez Barrios”, con la acostumbrada charla de apreciación desde las 19 horas y acceso libre para todo interesado. El programa a detalle es el siguiente: El cazador maldito, poema sinfónico de César Franck y el Primer concierto para violonchelo y orquesta de Saint-Saëns, para complementar con la Sinfonía número 3, conocida como “Heroica”, de Beethoven.

El solista

Célebre internacionalmente como concertista, camerista y pedagogo, William Molina-Cestari saltó a la celebridad cuando obtuvo el primer premio del Conservatorio Superior de Música y Danza de París, a los 19 años de edad. Venezolano de origen, inició sus estudios musicales a temprana edad y se perfeccionó en Francia bajo la guía de Philippe Muller, André Navarra y Paul Tortelier, con la valiosa orientación de Natalia Gutman, Leonard Rose y Mstislav Rostropovich.

Molina-Cestari se ha presentado en todo el Continente Americano, en muchas ciudades de Europa y en Asia; estrenó en América Latina la Sinfonía concertante de Prokofiev y ha tocado y dirigido simultáneamente repertorio de Vivaldi, Bach, Tartini, Paganini, Haydn y Boccherini. La ONU, la OEA y la Unesco le invitan frecuentemente a impartir conferencias y clases magistrales en conservatorios y universidades de todo el mundo. Es fundador del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, así como de la Academia Latinoamericana de Violonchelo, con lo que impulsa la carrera de las nuevas generaciones de jóvenes ejecutantes. Molina-Cestari se ha desempeñado como primer chelo en las orquestas Sinfónica Simón Bolívar (fundador), del Conservatorio Superior de París, de Cámara del Conservatorio Superior de París, de la Comunidad Europea y Filarmónica de Jalisco.

Las obras del programa

El maestro francés de origen belga César Franck (1822-1890) escribió varios poemas sinfónicos y entre ellos se destaca El cazador maldito, inspirado en un poema que nos narra la historia de un conde germano que tiene la infeliz ocurrencia de planear una jornada de cacería en domingo, sin respeto a la vigilia dominical; una terrible voz le maldice y anuncia que su castigo será cabalgar por siempre, convertido en presa en lugar de cazador. Esta partitura fue escrita en 1882 e interpretada por primera vez en París, en mayo de 1883.ntales de los que no existía antecedente.

El Concierto número 1 para violonchelo y orquesta de Camille Saint-Saëns (1835-1921) data de 1872, cuando se calificaba a su autor de “modernista” y “profeta de Wagner”. No obstante, la obra fue bien recibida y el público coincidió con la crítica en que se trataba de una partitura que redimía los “pecados” del músico. Ello no deja de resultar sorprendente, ya que la obra que nos ocupa se establece como una intrigante opción que va más allá de lo que marcaba la tradición de la época. Fue dedicado al violonchelista y laudero Auguste Tolbecque, quien lo estrenó en París, en enero de 1873.

Por lo que respecta a la “Heroica” de Ludwig van Beethoven (1770-1827), fue compuesta entre 1802 y 1804 en los momentos en que el autor se mostraba insatisfecho por los resultados de sus sinfonías anteriores. Su primera audición fue en privado y su estreno en público se dio en abril de 1805, en Viena. Con ello comenzó a circular la leyenda que acompaña a esta obra y que aún hoy continúa en mente de todos, aquella que nos refiere la dedicatoria a Napoleón Bonaparte y el enojo por parte de Beethoven cuando se enteró que el militar francés se había hecho coronar emperador. Pero las innovaciones de la Heroica son asombrosas, así como la utilización de recursos formales, técnicos e instrume