Vía: sinfonicadevenezuela.com/

El maestro Vicente Emilio Sojo, prócer fundador de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, fue un  gran músico, musicólogo, dedicado profesor y compositor. Sin duda alguna, la historia musical de Venezuela está ligada en muchos sentidos a él por su notable influencia.

Clase de Armonía — con Vicente Emilio Sojo.

Clase de Armonía — con Vicente Emilio Sojo.

El maestro Sojo fue descendiente de músicos, sus bisabuelos estuvieron como maestros de capilla en Chacao y Guatire, respectivamente. Era oriundo de Guatire, Edo. Miranda y en su niñez eran frecuentes los viajes entre Guatire y Caracas, donde residían sus abuelos. Comenzó sus estudios con el maestro Régulo Rico en su natal Guatire. En 1906 se establece en Caracas y ejerció algunos oficios para sostenerse económicamente, entre ellos como maestro de brocha gorda y oficial de tabaquería. En 1910 ingresa a la Escuela de Música y Declamación y a la par continúa sus estudios humanísticos de manera autodidacta. Ya para estas fechas, el maestro Sojo había escrito sus primeras composiciones.

Orquesta Sinfónica de Venezuela

Orquesta Sinfónica de Venezuela

En 1921 es designado profesor de Teoría y Solfeo en la Escuela de Música y Declamación. Sus composiciones de esa época eran muy variadas, tanto en género como para diferentes combinaciones de instrumentos y voces. Cuando se funda elOrfeón Lamas en 1928 escribe su primera canción polifónica Por la cabra rubia, dedicada a esa institución, de la cual es uno de sus miembros más destacados y recordados, pues fue su director hasta su cierre definitivo. Respondiendo al interés de un grupo de jóvenes músicos, lidera al movimiento fundador de la Orquesta Sinfónica Venezuela, actualmente Orquesta Sinfónica de Venezuela, la OSV, en 1930, de la cual no solamente fue uno de sus directores fundadores, sino su más decidido y ferviente impulsor.

En 1940 participa junto a otros compositores en la elaboración del primer cancionero del niño venezolano y a través de la OSV apuesta por los primeros conciertos sinfónicos infantiles, con repertorio especial para el público que más quería y consideraba. En su prolífica actividad como profesor, compositor y músico destaca que en 1944 egresa de la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas la primera promoción de compositores formados por el propio maestro Sojo. Adicionalmente incursionó también el ámbito de la política, siendo electo Senador de la República por el Estado Miranda en 1958 con una reelección en 1963. La vida y obra de Vicente Emilio Sojo ha sido testificada en innumerables libros, trabajos de investigación y hasta en la prensa nacional de su época, donde con frecuencia era consultado por muchísimos y variados temas, sobre todo en el área cultural y musical.

vicente emilio sojo en la prensa

Los musicólogos e investigadores del quehacer histórico y cultural venezolano le consideran como uno de los principales creadores de la escuela moderna de la música venezolana. No se puede negar que al hablar de la historia de la música del siglo XX en nuestro país, la figura de Vicente Emilio Sojo resalte no sólo por sus logros personales, sino por haber sido el impulsor del movimiento sinfónico profesional actual, un gran maestro para las generaciones de músicos y coralistas que vieron en su vida y su obra un ejemplo a seguir.

Orfeon_Lamas

Vicente Emilio Sojo dirigiendo al Orfeón Lamas

Sojo recopiló y armonizó para el Orfeón Lamas más de 200 canciones del acervo popular y folklore nacional, rescatando para las generaciones actuales lo mejor de nuestra tradición musical de los últimos siglos. Para la Orquesta Sinfónica de Venezuela logró también recopilar las obras del período conocido como El Nacionalismo, incluyendo las obras compuestas específicamente para la OSV. En 1951 se le otorga el Premio Nacional de Música en reconocimiento a toda una vida dedicada a la música. Su legado trasciende y es fuente de inspiración para todos nosotros. Siempre será recordado por su buen humor, su rectitud, su comentario acertado, su aguda visión para guiar al movimiento musical de su época, y sobre todo por su perseverancia para darle a la Orquesta Sinfónica de Venezuela los cimientos que le permiten hoy contar con 85 años de historia ininterrumpida, siguiendo sus lineamientos y conservando lo mejor de su memoria.