Vía: panorama.com.ve/Yesenia Rincón Castellano

Alexandre Da Costa, músico versado en el violín y el piano desde sus nueve años, maestro del mismo instrumento de arco desde los 18 años, quien ha dado más de mil conciertos por todo el mundo, está en Maracaibo para ofrecer esta noche en el Aula Magna de la Universidad Rafael Urdaneta (URU) su primera y única presentación en Venezuela.

Será a las 7:30 cuando el canadiense de 35 años ofrecerá con la Orquesta Virtuosos de Venezuela, grupo residente de la URU, un programa conformado por Mozart, Beethoven y Vitali, por lo que quiso dar a PANORAMA detalles de su visita y proyectos.

“Cuando viví en España durante 14 años me di cuenta que muchos músicos de alto nivel de las orquestas españolas son de Venezuela y salen del Sistema del maestro Abreu”.

“Sé que el trabajo del Sistema tiene cuatro décadas, mucho más de lo que se sabe en Europa y Norteamérica, porque allá solo se conoce desde hace una década, cuando surgió Dudamel y otros músicos bien famosos —argumentó Da Costa—. Pero yo sé que más allá de eso aquí la música es importante para la cultura en general. Entonces es un honor dirigir y tocar aquí. En mi mente Venezuela es un país de primera en términos de música y cultura”.

De su intercambio con la orquesta zuliana expresó: “Lo que más me gusta es que cada músico es concertino o director de otras orquestas. Me han dejado proponer y trabajar un repertorio muy especial, en el que no hay un director abiertamente, sino que seré yo desde mi violín. Pero todos serán directores también. Estamos haciendo música de cámara grande, donde cada uno tiene la responsabilidad de seguir cuando yo ejecute el violín, por lo que deben tener sus oídos bien atentos”.

La mayor novedad del repertorio es la Chacona de Vitali que es una obra es para violín y cuerdas. Da Costa contó que tendrá la parte de violín del autor original, pero el acompañamiento de cuerdas será un arreglo sino de un compositor canadiense llamado Federico Chiasson, su amigo.

“Le pedí una versión más densa y bonita —explicó—. Y con esa particularidad no se va a escuchar más, porque las partituras las tengo yo. La orquesta aceptó con gentileza hacer una lectura diferente de ella. Será una bella oportunidad para los zulianos y para mí”.