Evelyn Navas Abdulkadir. Especial para Venezuela Sinfónica. Valeria Sarmiento Gómez, violinista de tan sólo 9 años, parte a Oviedo, España el 15 de julio próximo para incorporarse al prestigioso Curso de Verano de la Escuela Internacional de Música Príncipe de Asturias, que se lleva a cabo entre el 17 y 27 de julio. Un gran logro para una niña que comenzó sus estudios de violín formalmente hace 4 años en Valencia, Estado Carabobo, donde reside junto a su familia, y más aún cuando la edad oficial para ingresar a esta institución es de 12 años.

Valeria Sarmiento

Conversamos con ella y sus padres sobre esta actividad tan importante y que representa un gran logro para su corta edad. En su familia nadie ha sido músico antes, pero su interés nació cuando era muy pequeña. Revela Ledys Gómez de Sarmiento como fueron esos primeros pasos: “La verdad es que no conocíamos mucho sobre El Sistema como tal, sólo llegamos a un lugar donde enseñaban música de manera dedicada, y además gratis, a niños. Luego nos fuimos adentrando y descubrimos toda una filosofía de trabajo y de amor por la música y es en ese momento que uno se encuentra de frente con la monumental obra del Maestro José Antonio Abreu”.

Valeria Sarmiento

Valeria Sarmiento

Una gran fascinación que perdura, el arco y el violín

La pequeña Valeria entró al Núcleo Valencia que en ese entonces funcionaba frente a la Plaza Bolívar de Valencia y ese día ensayaba la Orquesta Infantil Mozart y al oírla quedó paralizada. Sus papás le preguntaron si le gustaba y ella dijo: ‘me fascina’. Según cuentan sus padres, se declaró ‘la niña de las cuerdas’ y quería tocar la viola, pero fue el violín, su gran amor a primera vista. El Sistema les proporciona el instrumento para su educación y cuando Valeria recibió el suyo le puso un nombre: Chiareto, en honor a uno de los fundadores del Movimiento de Los Focolares u Obra de María, grupo con el cual ha viajado ya dos veces a Roma, Italia, al Encuentro Mundial de los Niños y Niñas del Movimiento (Encuentro GEN 4) junto a más de 300 niños provenientes de los cinco continentes.

Sobre el violín nos cuenta: “Cuando oí lo hermoso de su música me gustó. También cuando iba a algún concierto veía a los violinistas y quería ser como ellos”, dice Valeria Sarmiento, quien siente muchas emociones cuando lo ejecuta: “Cuando yo lo toco estoy más alegre, aunque la música sea triste. Me siento feliz, pero a veces un poquito preocupada cuando toco algo nuevo o a primera vista, porque tengo que mejorar en eso. Cuando ya tengo dominada la pieza y la toco, me siento con mucho más placer”. Suele estudiar mucho, toma clases individuales todos los días de una hora diaria, además de estudiar para cuando hay ensayos, talleres y conciertos.

Valeria Sarmiento, hoy con 9 años es una niña común, pero muy activa en lo creativo, gusta de disfrutar de la música de Violetta y de programas como ICarly en la TV, juega al monopolio y con el Wii, por supuesto, y también con la Barbie y sus muñecas, dibuja con sus amigas y juega al Stop y disfruta mucho de hacer concurso de disfraces y de ver películas cómicas y hacer muchos chistes, pero le apasionan otras cosas: “Me gusta leer libros y escribir historias de mi propia inspiración. Estudio Inglés y este año representé a mi escuela en la competencia nacional Spelling Bee, organizado por el Centro Venezolano Americano. Adicionalmente me gusta recitar poesías, y participé este año en el Concurso Regional de Poesía representando a mi colegio, en el cual obtuve el 1er lugar en mi categoría”, puntualiza.

Una total sorpresa representa Valeria para sus padres, quienes quisieron apoyarle en sus estudios musicales, aunque en la familia nadie se haya dedicado a la profesión anteriormente. Estudia en estos momentos el 4to grado de Educación Primaria en la Unidad Educativa Colegio Santa Rosa, donde sobresale también por su buena actuación. Es la menor de tres hermanos y como dicen sus padres: “queremos darle alas para que cumpla sus sueños y encuentro su destino”. Más que alas, también contribuyeron económicamente a sustentar este viaje, pues la Escuela Internacional de Música Príncipe de Asturias asumió el 53% de la inversión en esta actividad, subvención posible gracias al apoyo irrestricto de la Fundación Príncipe de Asturias.

Trayectoria a base de dedicación y esfuerzo

Valeria Sarmiento Gómez comenzó sus estudios musicales a los 5 años en el Núcleo Valencia del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Venezuela (Funda Musical Bolívar). Eligió de manera espontánea el violín como instrumento y fue guiada por los profesores Ricardo Donquis, Marisela León y Rosario Ferrufino, quienes le apoyaron a consolidar su formación. Aprecia mucho al maestro José Antonio Abreu y siempre le da “las gracias por hacer posible los sueños de los niños que piensan en la música”, comenta la propia Valeria, quien viajará en compañía de sus padres a España para cumplir con este programa que además de la formación musical incluirá clases de ejercicios de relajación y de salud corporal, tan importantes en la vida de un músico. Valeria Sarmiento Gómez tomará clases con la prestigiosa Maestra Lara Lev, formada en el Conservatorio de Moscú y quien ha desarrollado una labor pedagógica activa a lo largo de su carrera profesional. Actualmente es profesora de Música de Cámara de la Julliard School de Nueva York.

Mientras cursaba sus estudios con El Sistema, Valeria Sarmiento, de manera simultánea ingresa a la fila de los primeros violines de la Orquesta Infantil Mozart de Valencia, dirigida por la Profesora Eudel Seijas Nieves, de la cual llegó a ser concertina. Se le considera una joven promesa de la música desde entonces. En su primer año como violinista y como parte de las actividades de cierre académico, interpreta acompañada por un cuarteto de cuerdas, el primer movimiento del Concierto en Re Mayor de Antonio Vivaldi. Ese mismo año es admitida en la cátedra de la Profesora Rosana Morales, docente perteneciente al Conservatorio Simón Bolívar, extensión Valencia. A mediados del 2012, la Profesora Morales desarrolla un proyecto de Orquesta de Cámara Infantil, preparando un ciclo de dos conciertos que denominó “Todo Vivaldi”. En esta ocasión Valeria fue seleccionada con otros 2 niños carabobeños para ser solista con esta agrupación interpretando el primer movimiento del Concierto en Sol Mayor de Antonio Vivaldi.

A finales de ese año, Valeria es aceptada en la cátedra de violín del Maestro Sergio Celis, perteneciente a la Academia Latinoamericana del Violín. Durante sus vacaciones escolares Valeria recibió además clases con el Maestro Pablo Vásquez y asistió a un taller de música venezolana con el Maestro Edgar Yépez, quien la selecciona para ser solista en la interpretación del vals venezolano Mariposita del compositor Luis Laguna, en concierto celebrado en el Museo de Arte de Barquisimeto, Estado Lara, en agosto de 2012 durante las actividades del Curso Integral de Verano, organizado por la Asociación Civil ADSIM.

En febrero de este año, Valeria Sarmiento Gómez participa en el Tercer Festival del Violín de Carabobo, una hermosa experiencia musical que ofrece la cátedra del Maestro Sergio Celis para el disfrute de los carabobeños y en el cual tienen la oportunidad de presentarse alumnos de la Academia Latinoamericana del Violín. En esta oportunidad Valeria debutó acompañada por la Orquesta Sinfónica Juvenil Carabobo, bajo la dirección del Maestro Igor Lara, en la cual repitió con gran belleza el primer movimiento del Concierto en Sol Mayor de Antonio Vivaldi.

Desde el mes de mayo pasado, Valeria Sarmiento Gómez integra filas en la Orquesta Sinfónica Juvenil Carabobo, agrupación que ha sido dirigida en estos últimos meses por los Maestros César Iván Lara, Yuri Hung, José Uzcátegui y Andrés Rivas.

La música ahora una pasión familiar

Valeria Sarmiento Gómez tiene una dinámica familiar muy activa. Aunque es la hija menor, cuenta con dos hermanos, Johanna (20 años) y Leonardo (19 años). Junto a su papá aprovecha de caminar por su urbanización todas las tardes. Y su mamá la acompaña a las clases y ensayos. Una carrera musical no es fácil, pues deben ser muy vigilantes con la evolución: “Lo primero es ser constante, exige disciplina para todos en la casa, llevarla, traerla, estudiar con ella y eso en nuestro caso, se traduce en el sólo hecho de acompañarla silenciosamente mientras práctica. Aunque no podemos darle apoyo técnico en ese momento, se trata de hacerle sentir nuestra compañía, porque el mejor regalo que podemos darle a los hijos es nuestro tiempo”, cuenta Ledys Gómez.

Y aunque detrás de cada niño de El Sistema hay una historia que se traduce en un gran esfuerzo personal y familiar, también representa una inversión en tiempo y dedicación: “El Sistema es totalmente gratuito y nosotros como muchos padres hemos podido cristalizar el sueño de que nuestra hija obtenga una educación musical de calidad y gratuita, dos condiciones que muy pocas veces se conjugan. La institución también proporciona el instrumento, no nos imaginamos cuánto costaría cada clase de violín y el impacto que este pago tendría en nuestra economía doméstica, si tuviéramos que pagarla nosotros. También implica el cambio en nuestros horarios y prioridades, cada noche planeamos ‘la logística’ del día siguiente, nuestros sábados y domingos también son diferentes, pero todo este esfuerzo vale la pena”.

La familia Sarmiento Gómez ha encontrado en la pasión de Valeria una razón para estar unidos: “Todos concluimos que es un don de Dios y como un don que es, le decimos a Valeria que es responsable de desarrollarlo y cuidarlo. Además de su formación musical, Valeria al igual que el resto de los niños jóvenes adquiere valores que le servirán para todas las áreas de su vida. Cuando la vemos en un concierto sentimos gratitud hacia Dios, no imaginamos lo que hay en el pequeño corazón de Valeria. Debe ser fantástico formar parte de algo más grande que tú. En general, abuelos, padres, tíos, hermanos, familiares y amigos, todos nos sentimos muy orgullosos de sus logros. Cuando finaliza un concierto, una presentación, vamos todos a comer aunque sea un helado, porque la vida hay que celebrarla”.

Actualmente, Valeria se alista a cumplir con esta actividad especial en Oviedo, España, que es tan significativa porque la Escuela Internacional de Música de la Fundación Príncipe de Asturias brinda enseñanza musical del más alto nivel con músicos procedentes de los más prestigiosos centros educativos de todo el mundo. Entre sus profesores sobresalen docentes de las mejores instituciones como la Academia de Música de Detmold de Alemania, el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, el Superior de Música de Ginebra, la Escuela Superior de Música Robert Schuman de Düsseldorf, la Academia Superior Estatal Rusa Gnesin de Moscú, el Conservatorio de Música y Danza Rubin de Jerusalén, el Real Conservatorio de Mons de Bélgica, la Guildhall School of Music and Drama de Londres, la Escuela Superior de Música de Oporto (ESMAE), la Yehudi Menuhin School del Reino Unido, la Juilliard School de Nueva York, el Royal College of Music de Londres, el Conservatorio Giuseppe Verdi de Turín en Italia, la Eastman School of Music de Rochester de Nueva York y el Conservatorio Superior de Música “Simón Bolívar” de Venezuela.

Más sobre la Escuela Internacional de Música

La Escuela Internacional de Música de la Fundación Príncipe de Asturias es la consolidación de un ambicioso proyecto iniciado en 1990, cuando auspició el traslado a Oviedo de la prestigiosa Orquesta de Cámara Los Virtuosos de Moscú y de seis destacados profesores (Gaiane Pogossova, Tsiala Kvernadze, Alexei Mijlin, Alexander Fedorchenko, Victor Afanassiev y Yuri Nasushkin). Comenzó así el desarrollo de una idea que habría de cambiar sustancialmente la vida artístico-musical de la región y que, a partir de entonces, sentaría las bases de una enseñanza de calidad no solo para los jóvenes asturianos con talento musical, sino también para aquellos llegados de cualquier punto de España y de otros países. Desde entonces, el respaldo de la Fundación Príncipe de Asturias a la actividad musical docente y orquestal del Principado se ha intensificado con el apoyo a numerosas iniciativas pedagógicas, algunas de ellas gestadas directamente por miembros del equipo de profesores de Los Virtuosos.

Tras años de colaboración, en 2005, con motivo de la celebración del XXV aniversario de los Premios Príncipe de Asturias y recogiendo la iniciativa de Yuri Nasushkin, la Fundación creó la Escuela Internacional de Música. Las clases son impartidas por un prestigioso profesorado internacional y la Escuela cuenta con la participación, como profesores invitados, de algunos de los más destacados músicos del mundo, entre los que se encuentran figuras galardonadas con los Premios Príncipe de Asturias, lo que la convierte en una escuela diferente al resto de las existentes en España. A través de cursos de verano, clases magistrales, así como de ciclos de conferencias y seminarios, la Escuela apuesta por convertir al Principado de Asturias en un referente nacional e internacional en la enseñanza musical, acercando a Asturias a jóvenes talentos y a los mejores especialistas músico-instrumentales.