La segunda función del Ballet Teresa Carreño (BTC) en el marco de la Gira Uruguay 2015, llenó la sala principal del Teatro Solís de Montevideo, en una gala llena de emociones, en donde la venezolanidad llenó de sentimiento el recinto a miles de kilómetros de nuestras fronteras.

Del coreógrafo venezolano Vicente Nebrada, Doble Corchea tuvo una agradable acogida en la concurrida sala, en donde los movimientos muy propios del estilo Nebrada, destacaron la impronta que el Ballet Teresa Carreño tiene al interpretar esta pieza, caracterizada por tener llamativas formaciones grupales y exigentes pasos en parejas.

De Héctor Sanzana, la pieza con música del cubano Ernesto Lecuona, Simplemente… Lecuona, llenó de técnica y sentimiento el escenario del Solís, donde destacó la ejecución de los pasos y la interpretación de los integrantes del cuerpo de baile.

Llegaba el turno de tocar el corazón de los venezolanos que residen en Montevideo y de uruguayos que deseaban adentrarse un poco más en la cultura venezolana. La pieza Simón, del joven Roberth Arámburo, emocionó a la audiencia por la frescura de su coreografía y la música del maestro Simón Díaz, quien además se dejó escuchar en la interpretación en vivo de El loco Juan Carabina por una de las integrantes del ballet, Carolina Wolf, quien despertó una ovación en los presentes.

La función llegaba a su fin con las piezas Passion de Héctor Sanzana, interpretada por Alejandra Martínez y Andrés Villarroel, asimismo, Waraira Repano de Mariela Delgado, pieza concebida como un homenaje a la ciudad de Caracas y a su pulmón natural.

A esta gala del BTC asistieron importantes personalidades, entre los que destacan el vicepresidente de la República Oriental del Uruguay, Raúl Sendic y el embajador de Venezuela en Montevideo, Julio Chirino, quienes se mostraron complacidos y satisfechos de la actuación del cuerpo de baile en tierras Charrúas.

La Fundación Teatro Teresa Carreño agradece los esfuerzos realizados por cada una de las instituciones involucradas en esta gira: Vicepresidencia de la República Bolivariana de Venezuela, Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Embajada de Venezuela en Montevideo y Bandes, por hacer posible este intercambio cultural entre naciones hermanas.