Vía: www.correodelorinoco.gob.ve | T/ Jeylú Pereda | F/ Cortesía Fundamusical | Guanare

El profesor Ángel Abreu comentó que otro desafío para el debut internacional de la orquesta es la adaptación de la ópera italiana Nabucco para dos cuatros y maracas

El cuatro y las maracas se han convertido en la grata sorpresa que ha conquistado los aplausos del público durante las muestras que ofrece la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela (SNIV) durante su tercera gira por el país.

El profesor Ángel Abreu, representante del programa Alma Llanera de la SNIV, sostuvo que uno de los retos para la orquesta en su próximo debut en Milán es “que el cuatro y la música venezolana se conviertan en protagonistas internacionales”.

EMBAJADORES DE LA MÚSICA

El maraquero Ángel Gabriel Martínez (12) y los cuatristas Reinaldo Hernández (10) y Ángel David Parra (8) son los niños que representarán a Venezuela en ese escenario internacional. Los tres jovencitos provienen de Cúa, en el estado Miranda, y durante la gira han demostrado su virtuosismo con los instrumentos.

En conversación con Correo del Orinoco, Abreu indicó que los tres niños comenzaron el año pasado a ver clases de cuatro y maracas. Desde el mes de septiembre del año 2014 el profesor los ha acompañado.

“El trabajo ha sido arduo a nivel solista, además de preparatoria, iniciación, nivel medio y avanzado”, detalló Abreu. La formación de los músicos también ha incluido música afro y latinocaribeña.

La preparación de los niños, precisó el profesor, ha sido rigurosa. Se ha trabajado la técnica y la escala. Cada jornada es un trabajo que comienza desde las 9:00 am hasta las 10:00 pm, indicó.

UN NUEVO RETO

De acuerdo con el profesor Ángel Abreu, “por primera vez en tantos años una orquesta nacional infantil toma en cuenta la música y los instrumentos venezolanos”. Destacó que la iniciativa es del maestro José Antonio Abreu, el fundador del Sistema de Orquestas.

El docente comentó que otro reto para la gira de Milán es la adaptación para dos cuatros y maracas de la ópera italiana Nabucco, de Giuseppe Verdi.

“Ese es el reto que nos propuso el maestro Andrés González(el director de la SNIV). Pero además debemos terminar los arreglos de la cadencia que los tres niños hacen antes de la ejecución de Venezuela. Eso es netamente nacional y es lo que hemos estado trabajando durante estas dos giras de 2015 que se inició en los andes”, explicó Abreu.

LA EVOLUCIÓN DEL CUATRO

Con os años el cuatro ha pasado de ser un instrumento acompañante a ser solista, aseveró el profesor Abreu. Además, con el cuerpo sonoro de madera se ha logrado abordar otros tipos de géneros como el jazz, el rock, la salsa y la música clásica.

“El cuatro antes era un instrumento que solo se veía en música llanera, ahora se ve en muchos tipos de música. Un ejemplo es C4-Trío, pero antes de ellos existió Freddy Reina, Hernán Gamboa y el maestro Cheo Hurtado”, comentó el profesor.

En este sentido, el cuatro “dejó de ser un instrumento que se ve en la casa para echar broma”, a ser el protagonista. Abreu destacó que ese instrumento venezolano “no nos hace falta un bajo o una orquesta, el cuatro solo puede hacer la música”.

LO QUE NOS REPRESENTA

El profesor Abreu enfatizó que “el cuatro es lo que nos representa como venezolanos”. Sostuvo que ahí radica la importancia del programa Alma Llanera, promovido por el Sistema.

“Es algo muy positivo, y con la selección nacional infantil se podrá apreciar que el cuatro ha pasado a otro nivel y la influencia que ha tenido”, declaró el docente.

En el núcleo Cúa, agregó, “hay niños muy virtuosos que están haciendo música venezolana pero con otro sentido, saliéndonos un poco de lo que es una orquesta típica”.