Prensa FundaMusical Bolívar

El director Gustavo Dudamel y la Sinfónica Simón Bolívar protagonizaron un concierto que dejó sin aliento a 2.000 espectadores en el Teatro Municipal de Río de Janeiro. A dos días de la final de la copa, los venezolanos también fueron estrellas en Brasil
Gustavo Dudamel demostró vitalidad junto a la Simón Bolívar Fotografías: Izilda França

Gustavo Dudamel demostró vitalidad junto a la Simón Bolívar Fotografías: Izilda França

Gustavo Dudamel demostró vitalidad junto a la Simón Bolívar Fotografías: Izilda França

Gustavo Dudamel demostró vitalidad junto a la Simón Bolívar Fotografías: Izilda França

Gustavo Dudamel demostró vitalidad junto a la Simón Bolívar Fotografías: Izilda França

Gustavo Dudamel demostró vitalidad junto a la Simón Bolívar Fotografías: Izilda França

Fueron 90 minutos, como en un partido, pero la cancha era otra: la de la música. No eran jugadores; la selección era de violinistas, cornistas, clarinetistas y del resto de instrumentos que componen la orquesta. Si los minutos de ovación se tradujeran en goles, podría decirse que la Sinfónica Simón Bolívar, agrupación cúspide del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, anotó 18 goles en los dos conciertos que hizo en Sao Paulo, el pasado domingo y lunes, y otros 9 tantos la noche de este 10 de julio de 2014 en Río de Janeiro.

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

Una Novena Sinfonía de Mahler con sello venezolano emocionó en Río de Janeiro

A dos días de la final del Mundial Brasil 2014, cientos de cariocas, visitantes de otros estados de Brasil y también turistas de otros países, colmaron el Teatro Municipal de Río de Janeiro, una edificación inspirada en el Teatro de la Ópera de París ubicada en el corazón de la ciudad donde se jugará la final de la copa. Con este concierto, que reunió a más de 2.000 espectadores, concluyó la gira de la orquesta venezolana por Bogotá, São Paulo y Río de Janeiro, ciudad en la que el Programa de Acción Social por la Música, inspirado en el modelo venezolano, incluye a 1.000 niños de las favelas.

Gustavo Dudamel volvió a sorprender al público de Río de Janeiro con una obra de Gustav Mahler. Esta vez fue la Novena Sinfonía; la última obra completa que escribió el compositor, en un momento en que su vida estaba hecha trizas por la muerte de su hija, su dimisión de la ópera de Viena y la gravedad de una enfermedad cardíaca que lo aquejaba, y que le causó la muerte apenas a los 51 años de edad. Se trata de una obra que, en sus últimos compases, levita y se desvanece ligeramente hasta llegar a un silencio absoluto del que el público también se hace cómplice. Al salir del concierto, el maestro Dudamel dijo: “Ese silencio es una oportunidad que nos da Mahler de transitar ese túnel por el que él entró”.

La Novena Sinfonía de Mahler exige los pianos más sutiles (pianissimos), hacer solos como tejidos de filigrana, y también tener temple y carácter. Minutos después de bajar la batuta, no había terminado el maestro Dudamel de entrar a su camerino cuando los directivos del teatro lo invitaron a regresar a Río de Janeiro con la Tercera de Mahler. No es para nada descabellado, el barquisimetano es uno de los directores contemporáneos más solicitados y sus visiones de la obra de Mahler comienzan a ser de las más respetadas.

La Sinfónica Simón Bolívar regresa a Venezuela para continuar con su agenda en Caracas como parte de la programación artística del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia de la República y Seguimiento de la Gestión de Gobierno.