La pianista alemana Anna-Maria Maak y el compositor y guitarrista venezolano-alemán Sef Albertz estuvieron presentando, el pasado miércoles 9 de noviembre en la Oberlichtsaal der Stadtbibliothek en Leipzig, un recital de sus respectivos instrumentos, donde la música y músicos de Latinoamérica fueron especialmente celebrados, “buscando ‘la mejor versión de la cultura’, más allá del exotismo con que frecuentemente se presentan al público europeo las expresiones artísticas del área caribeña y sudamericana”, comentan los dos artistas.

El evento, bajo el lema ‘Homenaje Latinoamericano’, incluyó estrenos mundiales y primeras audiciones europeas del propio Albertz, del cubano Leo Brouwer y de Marlos Nobre, de Brasil.

No se trata de querer inventar la rueda de nuevo, sino de poner ésta en movimiento”, sentencia con convicción Albertz, quien no esconde su beneplácito ante la excelente acogida que el público alemán dispensó a esta nueva propuesta artística. “Es inspirador que la gente se te acerque y te comenten que les ‘alegró mucho haber podido asistir’, que ‘el concierto ha sido delicioso, variado y excelentemente presentado’, que inclusive los sonidos más contemporáneos ‘pasaban y se mezclaban armoniosamente’ con las sonoridades más accesibles. En fin, esas cosas te motivan”, recuerda emocionado el músico venezolano.

Las palabras del recordado Maestro Alirio Díaz, a propósito de la faceta compositiva de Albertz, siguen llenas de vigencia: “Sef reúne ese vasto espectro del espíritu humano que permite en el Arte confrontar y fraternizar tradición con lo audaz de la contemporaneidad, para crear una visión cosmopolita de la venezolanidad”. Prueba de ellos pudo constatarse en el tríptico pianístico ‘Fábulas y Soledades’ y ‘¡En el secreto del mundo…!’, en las cuales los influjos literarios de tan disímiles autores iberoamericanos como los españoles Don Luis de Góngora y San Juan de la Cruz y los venezolanos Andrés Bello y Vicente Gerbasi encuentran, junto a las posibilidades sonoro-expresivas de nuestro tiempo, “un lugar común en el universo artístico de Sef, donde el resultado es ‘¡una música sincera y poética!’, como alguien de la audiencia me expresaba después del concierto”; confiesa Anna-Maria Maak, para quien ambas composiciones fueron escritas y quien las presentó en primera audición absoluta durante el recital.

Maak y Albertz son dos grandes artistas e intérpretes excepcionales de mi música”. Así comenta Marlos Nobre quien, al lado del gran Heitor Villa-Lobos, es el compositor brasileño contemporáneo más interpretado de la escena clásica. Ha sido su expreso deseo que ambos solistas fueran quienes ofrecieran, respectivamente en Europa y de manera absoluta, las primeras audiciones de ‘Nazarethiana N° 2 Opus 125’ (para piano) y de la ‘Sonata para Guitarra Opus 115’. En esta ocasión, además fueron donados a la Biblioteca pública de Leipzig una importante y representativa colección de documentos y partituras del celebrado compositor carioca. “Interpretar o escuchar obras como éstas, me hace tener una conciencia plena del elevado valor y legado artístico de la creación musical latinoamericana y, ¡es necesario divulgarla en su justa dimensión! Eso lo asumo como una misión”, asevera Anna-Maria Maak, a quien Nobre describe como “una campeona de la música de las Américas”.

El concierto ofreció además la oportunidad de descubrir un lado creativo poco asociado al legendario Leo Brouwer, unánimemente reconocido por sus icónicas composiciones para guitarra. Una suite de ‘Pequeñas piezas’ para piano se escucharon, en forma integral, por primera vez en Europa y mostraron la versatilidad del músico cubano más allá de las seis cuerdas que, así mismo, se vieron representadas con el estreno mundial de ‘Memorias de las Aguas’, una reciente creación guitarrística del cubano, fruto de una especial colaboración compositiva con Sef Albertz.

Completaron el fascinante e inspirado programa del ‘Homenaje Latinoamericano’ las ‘Danzas argentinas Opus 2’, del Maestro Alberto Ginastera y las ya antológicas ’17 Piezas Infantiles’ de venezolano Antonio Estévez, a propósito del centésimo aniversario del nacimiento de ambos creadores.