Una médica argentina presentó los resultados de su investigación en un congreso en Dinamarca. Según las conclusiones, el 78% de los músicos sufrió alguna lesión crónica, los hombres protagonizan el 69% de los casos y el 41% está provocado por el uso de la guitarra


Vía: www.infobae.com

La médica argentina Adriana Pemoff, presidente y fundadora de Las Manos del Músico, la primera fundación latinoamericana dedicada a la medicina de las artes, presentó en Copenhague (Dinamarca) los resultados del estudio Lesiones de miembro superior en músicos de Argentina. La presentación de la experta argentina fue parte de la agenda del XII Congreso de la Federación Europea de Traumatología y Ortopedia (EFORT), una de las entidades más reconocidas en la especialidad a nivel internacional.

“Para nuestra especialidad es un hito haber participado en este encuentro que reúne a los mejores especialistas del continente”, reconoció la doctora Pemoff, quien además es miembro y ex presidente de la Asociación Argentina de Cirugía de la Mano. “Haber presentado los resultados de este estudio, único en el país por su especificidad, es un orgullo para todos los que trabajamos en esto”, agregó desde Dinamarca.

Además de ser experta en patologías de la mano, Pemoff tiene una enorme atracción por la música y la salud de quienes dedican su vida a la ejecución de los instrumentos, que en la Argentina son aproximadamente 50 mil. Con esta motivación, Pemoff lideró un estudio nunca antes realizado para relevar qué tipos de lesiones padecen los músicos y, a partir de dichos resultados, diseñar planes de prevención y tratamiento. Para el estudio Lesiones de miembro superior en músicos de Argentina se tomaron 202 músicos (todo aquel que se dedica a la enseñanza, estudio o ejecución de un instrumento), en un rango de edades entre los 11 y los 74 años.

“Los músicos pueden ser comparados con atletas de alta performance, ya que ambos tienen que desarrollar sus actividades más allá de los propios límites y deben realizar movimientos rápidos, complejos y coordinados“, explicó la especialista. “La gran diferencia es que, mientras los deportistas entrenan a diario su musculatura y están acompañados por nutricionistas, kinesiólogos, masajistas y entrenadores, los músicos pasan entre 6 y 8 horas ensayando muchas veces a solas y librados al azar“, declaró Pemoff.

Origen de las lesiones

El principal factor desencadenante de las lesiones es el sobreuso. Un músico profesional suele ensayar entre 6 y 8 horas diarias, puede llegar a ejecutar entre 20 y 30 notas por segundo y realizar 72 movimientos digitales entre ambas manos por segundo. Además, los desórdenes de la postura, la falta de técnica, la aplicación de fuerza excesiva, el estrés y la falta de descanso fomentan el surgimiento y el desarrollo de las patologías características.

Las lesiones

Estas rutinas diarias a las que se someten los músicos pueden tener serios consecuencias en el cuerpo, ya sea musculotendinosas, articulares o nerviosas. Estas lesiones pueden a su vez desencadenar síndromes por sobreuso, tendinitis, neuropatías por atrapamiento, fibromialgia, distonía o cramp focal, una de las patologías más devastadoras y condicionantes para los músicos.

El estudio en cifras

* El 60% de los lesionados son menores de 30

* Casi el 50% tiene entre 21 y 30 años

* El 69% son varones

* El 41% de las lesiones fueron provocadas por el uso de la guitarra (64% guitarra clásica, 25% guitarra electroacústica y el 11% bajo), el 27% por el piano y el 10% por el violín

* De las lesiones producidas por la guitarra, el 40% ocurrieron en las manos

* El 78% de las patologías son crónicas

* El 53% de las lesiones son musculotendinosas, el 16% afecta los nervios, el 15% son distonías focales y el 14% son traumáticas

* El principal desorden que se detecta es el de sobreuso, presente en el 51% de los casos.

Tratamiento integral

Los síndromes por sobreuso son tratables. “Desde Las Manos del Músico pretendemos crear un espacio de comunicación, intercambio y reflexión interdisciplinario que incluye a especialistas en cirugía de mano, traumatólogos, especialistas de columna, terapistas ocupacionales, kinesiólogos, nutricionistas, fonoaudiólogos y psicólogos así como educadores, investigadores y músicos”, detalla la doctora.

Es fundamental consultar a un especialista en manos para que haga el diagnóstico adecuado en cada caso. Es muy probable que en la mayoría de los casos se le indique al músico que disminuya por un tiempo la práctica de su instrumento para recuperar la zona afectada, además de reeducarlo cambiando hábitos y haciendo variaciones tanto en la técnica como en el instrumento. De esta manera, explica la médica, “se intenta evitar que la alta exigencia de los músicos y la falta de cuidado de su principal instrumento, el cuerpo, provoque lesiones y se vean obligados a abandonar su instrumento”