Vía: ABC.es |

Con un presupuesto de 1.200.000 euros, el alcalde de Atenas pretende inaugurar el centro el 2 de diciembre de 2015, cuando la diva cumpliría años

María Callas

María Callas

Ya era hora: la ciudad de Atenas tendrá pronto un museo para honrar a la legendaria cantante de ópera Maria Callas, cuyo nombre auténtico es Maria Ana Sofía Cecilia Kaloyerópulu y que, aunque nacida en Nueva York, se sentía griega por los cuatro costados. Lo ha anunciado recientemente el alcalde de la capital griega, Yorgos Kamínis, que según todo indica volverá a ser elegido en las próximas elecciones del mes de mayo. «Un honor para una destacada griega, una joya para la ciudad y un polo de atracción para miles de turistas». Así ha descrito el alcalde el nuevo Museo Maria Callas que espera inaugurar a finales del 2015, y que considera que es lo mínimo que se puede hacer para honrar a la gran diva de la ópera.

El edificio donde se instalará el museo tiene cuatro pisos y se encuentra en el corazón de la capital, en la calle Mitropóleos, cerca de la plaza de la Constitución (Síndagma) y a poca distancia del Instituto Cervantes. Su presupuesto es de 1.200.000 euros y se ha incluido ya en el Marco Estratégico de Referencia griego. En el ayuntamiento se espera que esté terminado y abra las puertas al público amante de la ópera el 2 de diciembre del 2015, fecha de su cumpleaños. El alcalde dejó bien claro que se prevé que el museo se mantenga por sí solo, gracias a las entradas de los visitantes, a su cafetería y a las ventas de la pequeña tienda.

Para todos los públicos

El museo estará destinado no solo a los amantes de la ópera y a los admiradores de la mejor soprano griega de todos los tiempos, sino a quienes no conocen la ópera. Y siguiendo el concepto de la propuesta arquitectónica de Erató Kutsudaki, que es también musicóloga, junto con los también musicólogos Andromáji Gazí y Aléxandros Jarkiolákis, los visitantes conocerán este género lírico gracias a la voz de la Callas. Entrarán en el edificio y se dirigirán en ascensor directamente al segundo piso, donde verán en cuatro salas los distintos papeles históricos de la Callas y la época en la que dio clases magistrales en la Escuela Juilliard de Nueva York en 1971 (en este capítulo de su vida se inspiró el escritor Terence McNally para escribir su obra teatral «Master Class»).

En el edificio se podrá acudir a la cafetería, que será llamada La Divina, así como a una pequeña tienda y una mediateca (biblioteca y discoteca con espacio para escuchar… ópera, por supuesto). El edificio tendrá también una sala para exposiciones temporales, donde se podrán exponer programas educativos y organizar pequeños conciertos. Todo un homenaje para la mujer que según el director de orquesta italiano Tullio Serafín, que fue director musical de La Scala de Milán y que tanto la quiso, «es capaz de cantar todas las obras escritas para la voz femenina».

En el museo se expondrán muchos objetos personales de la diva que ya pertenecen al ayuntamiento y que llevan varios años sin ser expuestos al público. Algunos fueron donados por admiradores de la Callas, y otros adquiridos en subastas que tuvieron lugar en París. También se aceptarán donaciones y préstamos, ya que Maria Callas dejó un gran numero de fervientes admiradores que coleccionan todos los objetos relacionados con ella, desde catálogos de sus óperas hasta su propia ropa y fotografías dedicadas.

Y una academia de música en su casa