Vía: www.elperiodicomediterraneo.com | Por Jordi Arnau

Dentro de un par de años celebrará su trigésimo aniversario una de las formaciones corales más laureadas de todo el país. En 1987, el Cor de la Generalitat Valenciana –entonces Coro de Valencia– se presentó en sociedad. Poco tardaron en hacerse un hueco dentro de la escena nacional e internacional. De hecho, con el espectáculo ‘Tramuntana Tremens’, del siempre sorprendente compositor castellonense Carles Santos, recorrió los principales festivales europeos. Asimismo, el conjunto participaría en uno de los eventos más importantes de cuantos se hayan celebrado en nuestro país en el último medio siglo, como fueron los Juegos Olímpicos de Barcelona’92, donde cantaron en la ceremonia de clausura. Pero eso no es todo, pues han demostrado su calidad en otros lugares emblemáticos como la sede de la UNESCO en París, en el Metropolitan Museum of Art y la catedral Saint Patrick de Nueva York.

A lo largo de estos casi treinta años, el Cor de la Generalitat ha acompañado sobre diversos escenarios a orquestas de primerísimo nivel y han actuado bajo la atenta mirada de auténticos maestros como Claudio Abbado, Rinaldo Alessandrini, Lorin Maazel, Sir Neville Marriner, Zubin Mehta, Lord Yehudi Menuhin, Marc Minkowski, Georges Prêtre, Helmuth Rilling, Mstislav Rostropóvich y Alberto Zedda, por citar solo algunos de los más representativos. Con esas credenciales, a las que se suman otros premios como la medalla de honor del Festival de Granada “en reconocimiento a su relevancia artística y profesional y su especial vinculación con este festival”, que recibieron en 2012.

ACTUACIÓN

Bajo la dirección de Francesc Perales, el Cor de la Generalitat Valenciana protagonizará uno de los conciertos más atractivos –en el ámbito clásico– de cuantos se celebren este trimestre estival en la provincia de Castellón. La cita será el próximo 3 de julio, a las 20.30 horas, en el Auditori de la Vall d’Uixó Leopoldo Peñarroja.

El nuevo edificio, que se inauguró a principios del pasado mes de marzo, está demostrando en su corta andadura que tiene ganas por erigirse como uno de los referentes culturales de esta zona de Levante. El hecho de contar con la presencia del Cor de la Generalitat así lo demuestra.

El programa que el Cor de la Generalitat presentará en la Vall d’Uixó está compuesto de dos partes bien diferenciadas. En términos pugilísticos podría decirse que el público asistirá a un duelo entre música de temática religiosa y música de carácter profano.

El conjunto dirigido por Perales comenzará con tres motetes del más importante representante de la escuela polifónica romana y uno de los más grandes compositores del Renacimiento, G.P. da Palestrina. Sus obras, como los propios miembros del CGV señalan, están “sujetas a las exigencias de la Contrarreforma, destacan por su claridad y equilibrio armónico”. En gran parte de sus composiciones, sus melodías están tomadas directamente del ‘cantus firmus’ gregoriano.

Tras Palestrina se podrá escuchar a uno de los autores más celebrados de la época barroca y que, a pesar de ser italiano, tiene mucho de “español”. Nacido en Nápoles en 1685 y fallecido en Madrid en 1757, Domenico Scarlatti se encuentra “en una posición intermedia entre el gran estilo contrapuntístico barroco y el estilo galante posterior”, tal y como afirman los expertos. A pesar de ser conocido y reconocido por sus más de quinientas sonatas para clave, desde su estancia en Madrid en 1728 hasta su muerte, veintinueve años más tarde, “se vislumbra una clara dedicación del maestro napolitano hacia la docencia y la composición de música religiosa. De ésta, destaca especialmente la conocida como ‘Misa de Madrid’, de fecha incierta, en la que el autor demuestra su capacidad para la melodía y, a la vez, una gran maestría y un excelente conocimiento de la polifonía del siglo XVI”, como aseguran desde el Cor.

Y de Scarlatti a Duruflé, sin duda, uno de los más importantes organistas y compositores de música religiosa del siglo XX francés, como se puede comprobar a través de su conocida ‘Requiem Opus 9’. Al parecer, Duruflé muestra en esta pieza ciertas connotaciones estilísticas similares al ‘Requiem’ de Fauré y donse se aprecia la influencia del canto gregoriano y la música renacentista.

SEGUNDA PARTE

Tras el descanso del concierto, la agrupación coral interpretará música profana “a capella” de autores españoles del siglo XX. De entre estos, cabe destacar a los valencianos Óscar Esplá, María Teresa Oller y Eduardo López Chavarri, compositores especialmente volcados en la difusión de la música folclórica de su tierra de la que toman las melodías para elaborar sus composiciones.

Los ‘Tres epitafios’, de Rodolfo Hallfter y la ‘Balada de Mallorca’ forman parte de la mejor música coral española de la primera mitad del siglo XX. En la primera pieza, el maestro Halffter “es capaz de aunar sonoridades renacentistas sin renunciar a un lenguaje armónico muy personal, propio de su tiempo”, tal y como afirma Francesc Perales. En cuanto a la segunda obra, de Manuel de Falla, huelga decir que fue el resultado del encargo que el compositor, director de coro y amigo de Falla, Joan María Thomás le hizo al maestro gaditano durante su estancia en la isla en el año 1933. Falla se basó en la primera parte de la ‘Balada número dos’, de Chopin, que el maestro polaco compuso durante su estancia en Valldemosa en 1839. La obra está dedicada a la Capella Clássica de Mallorca de la que Thomas era director.

Completan el programa tres obras representativas del folclore popular valenciano, las conocidas ‘Dos Tonadas Levantinas’, de Óscar Esplá, la ‘Cançò Festívola’, de la ilustre María Teresa Oller, y la popular ‘Rondel’, de Eduardo López Chavarri Marco, todas ellas de bella armonización. H