Ofrece un recital de piano con un programa exclusivo de Schubert
Será la única vez que toque en solitario este año en España

Vía: elmundo.es | CRISTINA SASTRE

Daniel Barenboim, uno de los más célebres directores del momento actual, ofrecerá un recital de piano con un programa exclusivo de Schubert en el Hotel Formentor (Mallorca) el 10 de julio de este año, en el marco de la segunda edición de Formentor Sunset Classics, el paisaje que haría palidecer de amor a los eruditos griegos.

Barenboim durante el Concierto de Año Nuevo 2014 de la Filarmómica de Viena. EFE

Barenboim durante el Concierto de Año Nuevo 2014 de la Filarmómica de Viena. EFE

El que dirigió el último Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena mandará enviar su propio piano desde La Escala de Milan igual que hacía Chopin, en su caso desde París. Debe ser que la riqueza armónica del instrumento tiene que ver con el planeamiento tan sumamente íntimo de sus partituras.

El lujoso establecimiento de cinco estrellas, situado a pie de playa y rodeado de 1.2000 hectáreas de bosque mediterráneo, ha sido elelegido por ilustres personajes a lo largo de sus 85 años de historia como remanso de paz. Con este festival, se apunta otro tanto para seguir pregonando que “Formentor es cultura”.

En concreto, las tres sonatas que interpretará Daniel Barenboim, por primera y última vez en España este año, serán la número 4 en La menor, D537; la número 13 en La Mayor, D 664 y la número 17 en Re mayor, Gasteiner D 850, como “uno de los ejemplos más completos de la maestría con la que Schubert entrelaza el dramatismo sinfónico y la profunda sencillez de la canción”, añaden desde Barceló Formentor.

En julio de 2012, en un encuentro digital con los lectores e internautas de ELMUNDO, el director israelí confesaba que lo que más le gustaba era el lado humano de la relación entre una orquesta y un director, “como a Felipe González, el ex presidente”. Barenboim expresó entonces su desconcierto ante el hecho de que la gran mayoría de políticos, y no sólo de España, “no tienen una gran curiosidad por la música”. En este sentido, añadió: “Si hubiese educación musical en las escuelas habría mucha más gente interesada por la música”.

Ahora, dos años antes de lo previsto, Barenboim está decidido a dejar el puesto de director musical de La Scala. La Opera de París, su próximo destino.