Una de las más brillantes de la historia del ‘jazz’ se presentará en el festival Jazz al Parque.

Por CARLOS SOLANO | eltiempo.com

Sus rastas color miel y su elegancia sobre el escenario representan su visión universal de la música: Cassandra Wilson es una diva de jazz, pero es también un poco de James Brown, de Miles Davis, de John Lee Hooker y Charley Patton, de Hank Williams y de Run DMC.

Cassandra Wilson

Cassandra Wilson


En su momento, la revista ‘Time’ llamó a esta mujer, que se presentará el fin de semana en Jazz al Parque, “la mejor cantante de Estados Unidos”, mientras que la publicación especializada Jazz Times la puso en portada de su más reciente edición, bajo el título: ‘Cómo cambió ella el jazz vocal para siempre’.

Esa vertiginosa forma de saltar entre géneros como el blues, el country, el folk y hasta el rap le ha merecido dos premios Grammy (1996 y 2009) y ser una de las figuras del prestigioso sello Blue Note. Algunos críticos creen que precisamente ese ‘vaivén’ le ha impedido ser más destacada popularmente, pero, según explica ella misma, cuando alguien decide hacerse músico en el corazón del estado del Misisipi, está inevitablemente empapado de todas las músicas. “La música, toda, viaja por un solo río, como el Misisipi, que tiene brazos como la música country”, explica Wilson. “Todo lo que mezclé llegó de forma natural, no fue planeado, pues cuando empiezas esta carrera como músico aquí, aprendes todo lo que viene de las raíces, y todo eso nace en las raíces del blues”.

Primero como integrante del M Base Collective y de la mano de Steve Coleman, Wilson estableció un estilo vocal que algunos comparan con el de Betty Carter y que definió todo su perfil desde el álbum ‘Blue Light ’til Dawn’ (1993), marcado por el sonido acústico –y el coqueteo al country– y el primero con el sello Blue Note.

“Fue un momento especial en mi carrera, fue idílico, fue transformador y liberador el poder conocer la música que escuchaba y que amaba desde pequeña, e incorporarla al tono del jazz, fue un momento muy refrescante”, recuerda.
Luego vinieron proyectos como ‘Travelling Miles’ (1999), en el que rindió tributo a Davis, a su manera. “La música de Miles no tiene género y es igualmente interesante cuando la interpreta un hombre o una mujer. Él era el más grande innovador y eso fue lo que aprendí, innovar sin copiar; probar nuevas cosas y hacerlas, dejar a la música respirar”, asegura la cantante.

Sobre el M Base Collective y Coleman, afirma que “él sigue siendo una gran inspiración, crecí mucho aprendiendo en ese ambiente, con grandes músicos que eran curiosos, que eran un equipo y que absorbían el ambiente. Muchos jazzistas tienden a bloquearse ante lo que ocurre ahora, y eso fue lo que aprendí en ese ambiente: la importancia del ahora”. Y por eso hoy, cuando algunos críticos de jazz en Estados Unidos sostienen que el jazz ha muerto o se quedó sin ideas, Cassandra Wilson simplemente les reparte una bofetada –por supuesto, sin perder su elegancia–: “Ellos son los ‘sospechosos de siempre’, viven dentro de una burbuja y no saben qué es lo que está ocurriendo, por ejemplo en Colombia, o en Brasil o Japón, o en todo el mundo. Esta música está viva y no muere, solo se transforma”.

¿Cuándo y dónde?
Cassandra Wilson se presenta el domingo 14 de septiembre, a las 7:40 p. m., en el parque del Country.
El viernes, en Jazz al Parque, concierto de Big Band Bogotá y Óscar Acevedo, en el auditorio Fabio Lozano, a las 7:30 p. m. Sábado y domingo, de 12:30 p. m. a 9 p. m., parque del Country.