María Colón es una de las principales impulsoras del movimiento coral

Vía: eluniversal.com | JAVIER BRASSESCO EL UNIVERSAL

Hija y nieta de pianistas y sobrina de los fundadores de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, María Colón de Cabrera estaba predestinada a la música.

María Colon

María Colon

En ese campo ha hecho de todo: fue pianista y profesora de piano, montó infinidad de obras sinfónicas corales, desde la Novena Sinfonía de Beethoven hasta La Pasión según San Mateo (Bach), ha dirigido talleres de vocalización, iniciación musical, dirección coral y coros infantiles por todo el país y ganó para Venezuela dos medallas de oro y una de plata en las Olimpiadas corales de 2012 en Cincinatti (Estados Unidos). Hace poco tenía listo un viaje a Riga (Letonia) con todo su coro, pero el mismo se cayó por la situación económica del país: “Es una pena, todo está en decadencia”.

Dice que su mayor obra en 75 años de vida es el coro polifónico Rafael Suárez (nombrado así en honor al fundador del quinteto Contrapunto), formado por 46 integrantes y con el cual Colón ha recorrido el mundo entero, llevando quirpas y carnavales criollos a los rincones más alejados del Planeta.

La música lo ha sido todo en su vida pero también le ha servido para todo: “Tuve nueve hijos, y lo único que los calmaba era que yo tocara piano. Cuando se hicieron más grandecitos me acompañaban cantando”. Todos estos hijos se han relacionado luego con la música, y uno incluso se formó en Viena (Austria). Incluso Cruz, el mayor de todos, a pesar de que su profesión es la Física, es también compositor y toca muy bien guitarra y cuatro.

Aunque su actividad se ha visto mermada desde que en 2001 se cayó en el escenario mientras dirigía una coral en el Trasnocho Cultural, todos los miércoles sigue ensayando con su coro, y los martes los dedica a otro grupo coral, uno muy especial que está formado por niños de la calle El Carmen de El Manicomio (La Pastora), donde hoy vive.

“Yo me asomo por el balcón y veo tantos niñitos, muchas veces en el ocio, sin hacer nada, y siento que debo hacer algo. La música es ideal sobre todo cuando eres pequeño, porque aparte de formarte y disciplinarte te permite lograr una comunicación con el mundo, con los demás”.

A ella la música le sirve incluso como una manera de relatar su vida: “Yo toda mi vida te la puedo contar a partir de la música”.