Contenido e imágened Prensa FundaMusical Bolívar

En su esencia misma, las orquestas y los coros son mucho más que estructuras artísticas. Son terrenos fértiles para el cultivo de valores, aptitudes y actitudes para el crecimiento y la superación individual, colectiva y ciudadana. Son modelos y escuelas insuperables para la vida social, en ánimo de perfección y con afán de excelencia. Porque tocar y cantar juntos significa convivir de manera entrañable y digna.

Maestro José Antonio Abreu

Un modelo de Paz y Progreso para la humanidad

El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela es un programa social y cultural del Estado venezolano, perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar –adscrita al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. Este modelo pedagógico, creado en 1975 por el maestro y músico venezolano José Antonio Abreu, está fundamentado en la formación, a la más temprana edad, de individuos integrales para la sociedad. A través de la práctica individual y colectiva de la música, El Sistema incorpora a niños, niñas y jóvenes de todas las clases sociales: 66% proviene de hogares de escasos recursos económicos, o que vive en condiciones adversas y en zonas vulnerables; mientras que el otro 34% atendido pertenece a zonas urbanas con mejores posibilidades de acceso, logrando así un ejemplo de inclusión de todos los sectores y estratos de la población venezolana, sin distinciones de ningún tipo. De esta manera, las orquestas y coros irradian sus efectos sanadores y edificantes sobre cada alumno, su familia y su comunidad.
abreu
En el transcurso de cuatro décadas, El Sistema ha creado innovadores programas, los cuales, además de formar una rica cantera de músicos, compositores, directores de orquestas, solistas y profesores, capacita a jóvenes en la fabricación y reparación de instrumentos musicales, a través del Programa de Lutería; atiende niños y jóvenes con discapacidades a través del Programa de Educación Especial; brinda asistencia a pequeños y adolescentes que padecen enfermedades y permanecen en centros de salud, con el Programa de atención hospitalaria; ofrece apoyo espiritual y psicológico a hombres y mujeres privados de libertad, mediante el Programa Académico Penitenciario; estimula el crecimiento de los bebés con el Programa de Nuevos Integrantes, y fomenta la unión entre la familia, el niño y el docente por medio del Programa Orquesta de Papel. Otros dos programas completan la rica plataforma de alternativas educativas de El Sistema: el Programa Alma Llanera, dedicado a inculcar en nuestros niños y jóvenes el amor y la práctica de la música tradicional venezolana; y el Programa de Nuevas Orquestas y Géneros Musicales que ofrece a cada músico la oportunidad de tener su propio estilo.