El volumen del sonido pudo originar el desperfecto de las molduras