Con esta mágica mezcla de Música y Artes Plásticas, que hoy se recopila como trabajo multimedia, es que destaca el trabajo innovador de composición de Sylvia.

Y es que esta incansable venezolana, radicada en Miami, Sylvia Constantinidis, no deja de sorprendernos cuando haciendo gala de su creatividad musical, nos rememora al compositor Modest Músorqski, quien con su famosa suite de piezas denominada “Cuadros de una exposición”, compuesta en 1874, escribió esta obra para piano, inspirándose en diez pinturas dibujos incluidos en una exposición de su gran amigo, el artista y arquitecto Víktor Hartmann (1834-1873), quien solo tenía 39 años cuando murió, por lo que como homenaje póstumo, el compositor quiso dibujar en música o música programática algunos de los cuadros expuestos.

Esta prolija compositora y pianista venezolana hizo gala recientemente de su fresca producción en KROMA, una de las galerías del circuito de Miami, durante el Festival Internacional de Arte Contemporáneo ARTBASEL-MIAMI, celebrado en esta cosmopolita ciudad, exhibiendo su colección de trabajo multimedia, único en concepto y desarrollo que incorpora Música y Artes Plásticas, a la que Constantinidis bautiza como KlingerFarbenGraphs.

Y es que esta serie KlingerFarbenGraphs (Gráficos Sonoros de Colores) forma parte del trabajo músico-visual de esta artista que arranca con buen pie este 2018, con el mágico sello de KlingerFarbenGrapghs, una obra multimedia con la que se expresa mágicamente a través de sus obras musicales únicas.

Obras musicales logradas con un espectograma que desfragmenta sonidos, creando para cada obra plástica, una composición única e irrepetible, ampliando al infinito estas creaciones, en las que la audiencia disfruta de una descarga de imágenes y sonidos, con el sello único de amor y entrega que esta talentosa artista, orgullosamente venezolana, imprime a cada una de sus obras.