Vía: www.urgente24.com/

Tornes (Alemania) fue el escenario de un hecho inusual en la historia del espectáculo aéreo, y eso sólo lo pudo lograr el oriundo de aquel país, Ludwig van Beethoven, dueño de nueve frescas y originales sinfonías. Justamente, fue una de ellas la que hizo que nada más y nada menos 100 drones iluminaran el cielo y se movieran al ritmo de los acordes de la música, ofreciendo un récord guinness que quedará para la historia.

La Novena Sinfonía de Beethoven volvió a sonar y cada vez lo hace con más potencia.

En esta ocasión, la empresa estadounidense de tecnología Intel organizó en Tornes (Alemania) una espectacular coreografía de 100 drones que iluminaron el cielo al ritmo de la sinfonía en re menor, conocida también como ‘Coral’.

La iniciativa fue galardonada con el record Guinness, ya que se estableció la marca de mayor cantidad de vehículos aéreos no tripulados en el aire de manera simultánea.

Es una de las obras más trascendentales, importantes y populares de la música y el arte.

Su último movimiento es un final coral sorprendentemente inusual en su época que se ha convertido en símbolo de la libertad. Precisamente, una adaptación de la sinfonía, realizada por Herbert von Karajan es, desde 1972, el himno de la Unión Europea.

En 2001, la partitura original de la sinfonía se inscribió en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO, donde forma parte, junto con otros sobresalientes monumentos, de la herencia espiritual de la humanidad.

Cuenta la historia que en 1817 la Sociedad Filarmónica de Londres encargó la composición de la sinfonía. Beethoven comenzó a componerla en 1818 y finalizó su composición a principios de 1824.