Prensa FundaMusical Bolívar

Bajo la dirección de Andrés González, la orquesta y más de 350 coralistas ejecutarán la Sinfonía N° 2 del compositor austríaco, a las 4:00 pm, en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Quebrada Honda

Andrés González

Andrés González


Los jóvenes de la Sinfónica de Juventudes Francisco de Miranda, junto a más de 350 coralistas y bajo la dirección de Andrés González, asumirán el reto de interpretar una de las obras más exigentes que realizan las orquestas con años de experiencia: la Sinfonía N° 2, de Gustav Mahler. Por más de 85 minutos los músicos ejecutarán la obra del austríaco sobre el escenario de la Sala Simón Bolívar, del Centro Nacional de Acción Social por la Música, en Quebrada Honda.

No se trata de cualquier obra. Los jóvenes del Núcleo Guarenas- Guatire tocarán este domingo 24 de noviembre, a las 4:00 pm, la pieza que presentó la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela y el maestro Gustavo Dudamel en la edición número 21 de Los Proms, en 2011. Conocida como La Resurreción, el austríaco compuso la obra para ser ejecutada por una gran orquesta sinfónica- coral, dos solistas, un órgano y un grupo, fuera de escena, de instrumentos de metales y percusión.

Para asumir este compromiso se realizó una selección de más de 350 coralistas provenientes de las filas de la Coral Nacional Juvenil “Simón Bolívar” de Venezuela, del Coro Juvenil Metropolitano, Coro Juvenil Núcleo San Agustín y Coro Juvenil “Ambrosio Plaza” del Núcleo Guarenas. Como solistas se escucharán las voces de la contralto, Marilyn Viloria, y la mezzosoprano, Zaireth Pérez.

La sinfónica, escrita entre 1888 y 1894, relata en cinco movimientos uno de los argumentos que más se repiten dentro de las composiciones de Mahler: la muerte.

El acto de un funeral, el recuerdo de una vida feliz, la pérdida y el renacimiento de la fe y el reconocimiento de la vida después de la muerte son los pasajes que retrata el austríaco en una obra que al principio no fue bien recibida por la crítica, y que ahora se ha convertido en uno de sus obras más reconocidas.

La batuta de Andrés González será la encargada de guiar a los jóvenes de la Orquesta Sinfónica de Juventudes Francisco de Miranda. El director, quien ha venido realizando un trabajo de gerencia cultural dentro del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, fue el responsable de la coordinación y dirección de ensayos y seminarios de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela que se presentó en el Festival de Salzburgo 2013.

El trabajo del Ensamble Brillo Larense es una prueba no sólo de talento de El Sistema, sino del apoyo que el programa, creado por el maestro José Antonio Abreu, le da a los proyectos individuales o grupales de los integrantes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.