Una gira nacional, un libro sobre su trayectoria, un documental y el lanzamiento de una nueva producción discográfica, son algunos de los regalos que, en la celebración de este aniversario, prepara la agrupación que en su canto traduce la esencia de la venezolanidad, en una proyección infinita del país y sus ricas tradiciones musicales

Serenata Guayanesa es una de las agrupaciones más queridas por los venezolanos. Nacida en los márgenes del río Orinoco el 13 de agosto de 1971, ha sabido mantenerse vital en el corazón de un público que tiene su música como elemento esencial de su memoria colectiva.

Este cuarteto vocal, Patrimonio Cultural de la Nación- celebra este nuevo aniversario con una gira nacional, que se concretará en el último trimestre del año y con la presentación de un documental que muestra no solo su exitosa trayectoria artística, sino que explora su intimidad y cotidianidad.

Sus integrantes anuncian también el lanzamiento de una nueva producción, la número 31 de su discografía, donde se incluyen temas inéditos como Caracha Simón Caracha, del poeta margariteño Ibrahím Bracho; Canción de la paz, del musicólogo Rafael Salazar, y Si te vieras conmigo, un bolero de Mauricio Castro. Adicionalmente, se suma a este festejo un libro sobre su trayectoria que estará acompañado de ilustraciones realizadas por niñas y niños venezolanos. Los trabajos, fueron seleccionados un concurso dirigido a estudiantes de 1ro a 6to grado de todas las escuelas del país.

Iván Pérez Rossi (barítono, segundo cuatro); Mauricio Castro (contratenor, percusión); César Pérez Rossi (bajo, percusión), y Miguel Ángel Bosch (tenor y primer cuatro), comentan: “Serenata Guayanesa ha escrito gran parte de la historia de la música popular y folklórica venezolana. A casi cinco décadas de nuestra fundación, queremos preservar nuestro legado y para hacerlo acudimos nuevamente a los niñ@s, buscando sembrar en sus corazones el amor a lo nuestro”.

En esa línea, acotan la importancia de la labor divulgativa que realizan a través de los medios, con programas como Serenata, verso y canto y Serenateando, que conduce César Pérez Rossi en el estado Bolívar.

Paralelamente planifica junto a Ensamble Gurrufío, la producción del segundo volumen de “Serenata con Gurrufío”, exitosa producción lanzada por estas emblemáticas agrupaciones en el año 2001 y que, desde entonces, es una de las más vendidas de la música venezolana.

Legado tangible
Serenata Guayanesa emprende su ruta musical en junio de 1971, cuando el recientemente fallecido Hernán Gamboa, junto a Mauricio Castro y los hermanos Iván y César Pérez Rossi se encontraban cantando de manera informal con algunas amistades en la casa del, entonces, Gobernador del estado Bolívar, Manuel Guarrido Mendoza quien, entusiasmado, les pidió que grabaran un disco de larga duración (LP) con música de la región guayanesa. Ellos aceptaron la propuesta y decidieron grabarlo con un grupo de músicos del estado Bolívar encabezados por el veterano músico y compositor Carmito Gamboa, padre de Hernán.

El disco, grabado y producido en forma independiente, fue titulado “Serenata Guayanesa” y se presentó en el marco de la Feria de la Zapoara, celebrada en Ciudad Bolívar en un evento celebrado el 13 de agosto de ese mismo año, fecha que marca el nacimiento y la designación del grupo.

Desde entonces, el éxito ha sido el signo de todos los proyectos emprendidos por Serenata Guayanesa, que atesora 30 discos grabados, además de 50 ediciones especiales y una decena apariciones en producciones de otros artistas.

También ha obtenido reconocimiento internacional, incluyendo galardones como el Guaicaipuro de Oro, el Rafael Guinand y el Ronda y el Meridiano de Oro, en cuatro oportunidades, Venus de la Prensa y Canaima de Oro también forman parte de esta galería de distinciones que incluye condecoraciones oficiales como la Orden Francisco de Miranda, la Orden Andrés Bello, la Orden Manuel Piar, Hijos ilustres de Ciudad Bolívar y la Orden Congreso de Angostura, entre otras, Más recientemente, en abril de 2015, recibieron la Orden Dr. Pedro Rincón Gutiérrez y Medalla de Honor de la Universidad de Los Andes.

Hoy, con el espíritu joven que gestó e impulso su carrera artística, Serenata, como cariñosamente se le llama, sigue sonando, sembrando melodías, retratando costumbres y alegrando el alma de todo un país que lo celebra y le canta.