Vía: larepublica.pe/

Ernesto Palacio ha sido uno de los mayores tenores del Perú y, tras su retiro, representante de grandes estrellas de la música lírica. Este año asume la dirección del prestigioso Rossini Opera Festival, de Pesaro, Italia, y se apresta a presentar en Lima, la IX edición del Festival de Ópera Alejandro Granda.

Ernesto Palacio es considerado uno de los tres mayores tenores ligeros peruanos junto a Luis Alva y Juan Diego Florez, y también uno de los más grandes conocedores de la obra del compositor italiano Gioachino Rossini en el mundo. Es, además, el director artístico del Festival Internacional de Ópera Alejandro Granda, que se celebra en Lima y que este año llega a su novena edición.
El festival limeño se ha distinguido por la calidad de las voces que Ernesto Palacio ha traído para cada una de las ediciones. Algunos de los cantantes líricos ya empezaban a destacarse cuando llegaron a nuestra capital y otros se volvieron estrellas algunos años más tarde. Este año se repite la misma fórmula.
“Trato de hacer lo mismo siempre. Es el caso de la soprano (Salomé Jicia) que estoy llevando a Lima. En agosto es el Festival Rossini de Pesaro (Italia)  que es la máxima expresión de este compositor en el mundo. En ese festival vamos a poner la ópera “La donna del Lago” y la protagonista va a ser la misma soprano que este mes irá al festival Granda”, dice.
Palacio también ha convocado a la mezzosoprano italiana Cecilia Molinari, al tenor italiano Davide Giusti, al bajo ruso Sergey Artamonov, todos ellos jóvenes y prometedores cantantes. También estará el director canadiense Jacques Lacombe, que en unos meses dirigirá a Juan Diego Flores en “Werther”, en París. “El director de orquesta es una persona afamada y la calidad de las voces está asegurada”, dice Palacio.
Este año el festival Granda presentará dos galas. La primera se llama ‘Viva Rossini’ y estará dedicada a la obra de este compositor. La segunda será ‘La Gala Lírica Italiana’ y en ella se recorrerá piezas de Rossini, Bellini, Donizetti, Verdi y Puccini. “En ambas galas estarán los cuatro solistas invitados. He tratado de aprovechar su presencia en Lima para que el público conozca su enorme talento”, comenta Palacio.

Hacedor de estrellas

En algún momento de su trayectoria como tenor, Ernesto Palacio fue considerado uno de los mejores tenores ligeros del mundo, pero se alejó de los escenarios a fines de los 90. Desde entonces se mantuvo vinculado al mundo de la lírica como agente artístico. Fue maestro de canto de Juan Diego Flórez y su representante desde el inicio de su carrera.
“Con el tiempo he representado a muchos cantantes de primer nivel”, cuenta. También acompañó en sus inicios a la mezzosoprano Daniela Barcelona, al bajo ruso Ildar Abdrazakov, hoy considerado el mejor bajo del mundo, o al director de orquesta Michele Mariotti. “Durante 18 años he sido agente de artistas. Muchos, cuando los conocí eran desconocidos,  luego hicieron cosas importantes en primerísimos teatros del mundo”.
Palacio no ha sido un agente que se encarga de los contratos, sino que ha sido un mentor y un consejero acerca de las obras que podrían abordar sus representados según sus condiciones vocales. “Creo tener buen oído para identificar futuras estrellas”, dice. En alguna entrevista ha contado que nunca representó a un grupo muy grande de artistas, sino a los que él quería.
Este 2016 empezó para él con una nueva responsabilidad: desde enero es el director artístico del Rossini Opera Festival (ROF), de Pesaro, Italia, el más importante evento dedicado al compositor italiano. Ya tiene el programa totalmente organizado y, fiel a su manera de trabajar, allí también habrá una conjunción de estrellas y artistas jóvenes en crecimiento.
Esta edición del ROF tiene un ingrediente especial: este año se cumplen 20 años del debut de Juan Diego Flórez allí  -debutó en agosto de 1996- y realizará un concierto donde cantará piezas de las 10 óperas de Rossini que ha presentado en ese festival en las dos últimas décadas. ‘Florez 20’ se llama el concierto. “El alcalde de la ciudad lo nombrará ciudadano ilustre y le dará las llaves de la ciudad. Será todo un acontecimiento”, adelanta Palacio.
Las tareas que el ROF le demanda han hecho que Ernesto Palacio deje sus labores como agente artístico. “Solo seguiré con Juan Diego”, dice. Y sobre el festival Granda, espera que el público responda. Lo sigue presentando año tras año -con importantes figuras- porque lo siente como un deber, una reponsabilidad con el Perú y con la música lírica. (R.M.)