POR MIGUEL GUERRERO | Vía: www.noticiassin.com/

Una de las grandes voces de las últimas décadas fue la del tenor italiano de origen siciliano Salvatore Licitra, quien falleciera en un accidente de tránsito en septiembre del 2011, a la edad de 43 años.  La crítica más exigente llegó a considerado como el heredero natural de Luciano Pavarotti, por la extraordinaria belleza y fuerza de su voz.

Poseía, escribieron los críticos, “el sonido más gloriosamente fresco que ha producido un tenor”, en decenas de años. Su voz fue la de un clásico lírico spinto, resonante, llena de color y vibraciones, con un dominio casi perfecto de los recursos técnicos, pletórica de musicalidad y elegancia. Su penetrante y firme registro agudo,  a pesar de lo cual lograba un equilibrio poco común en sus distintos registros, hizo de él un cantante excepcional con enorme facilidad para roles muy difíciles y principales en Un ballo in maschera(Un baile de máscara), ópera con la cual debutó en 1998, con apenas 27 años, y Riggoletto y Aida, también de Verdi, al igual que en Tosca y Madame Butterfly de Puccini, que llegó a interpretar en los más exigentes y famosos teatros del mundo.

En La Scala de Milán, interpretó La forza del destino, un año después de su exitoso debut. Su salto a la cúspide ocurrió, sin embargo,  en 2002 cuatro años después, cuando una repentina cancelación de Pavarotti le permitió actuar en el Metropolitan Opera de Nueva York, interpretando en Tosca el rol de Mario Cavaradossi, pintor republicano de ideas liberales, impresionando favorablemente a la crítica con un memorable E lucevan le stelle (Y brillaban las estrellas), la más famosa aria de la obra, y una de las más populares del repertorio lírico,  sobrecogedora en su melancólica tonalidad de Si menor, que inicia con un bello solo de clarinete mientras amanece a la espera de su ejecución.  Con la muerte accidental de Licitra desapareció una de las voces más hermosa, cálida y de envidiable extensión del belcanto.