Vía: Rionegro.com.ar |

El músico y compositor uruguayo Rubén Rada alumbró un nuevo álbum, “Amoroso pop”, que rescata la dimensión “bailable y divertida” del rock, al mismo tiempo que insiste en conjugarlo con los climas del jazz, el funk y las raíces de la música negra.

Rubén Rada

Rubén Rada

“Hay una idea de volver al rock de Bill Haley y Chuck Berry, con su raíz bailable y divertida que luego se fue perdiendo; y que se fue al otro extremo. Quiero también rendir un homenaje a aquel impulso”, expresó Rada en diálogo con Télam.

“El rock con los años comenzó a aceptar otras cosas y naturalmente fue cambiando. En ese tránsito hubo una continuidad, que fueron y son los Rolling Stones, que siempre mantuvieron esa esencia”, apuntó.

Siempre ecléctico, Rada apuntó que “Amoroso pop” es el resultado de su vocación presente por “salir de la música latina” y apostar por “un sonido pop” que exprese alegría pero a la vez rigor musical.

“Por un lado queríamos divertirnos con este disco; pero yo a la música me la tomo bien en serio y me preocupa”, aseguró.

–En poco tiempo editó el disco “Rada instrumental” con la banda de jazz Confidence; el “Álbum Negro”, con 50 obras propias; y este disco de perfil pop, ¿Qué dificultades le presenta esa vocación musical tan abierta?

–Es que así soy yo y me muestro como soy en la vida real. Soy muy versátil y puedo darme el gusto de tocar jazz o hacer música bailable. Tampoco puedo estar trabajando para la gente o para los periodistas y cubrir la expectativa de lo que se espera que yo haga. Por eso siempre tengo una banda a favor y otra en contra.

–¿No se han vencido esas resistencias después de tantos años de carrera?

–En parte sí porque hay mucha gente que dice: “Es Rada, puede tocar cualquier cosa”. Pero para mí es natural que así sea porque yo toqué en barcos, en hoteles, formé un grupo de música brasileña, trabajé en todos lados. Yo soy así y no quiero ser ni mejor ni peor, pero no estoy en el pelotón.

–En varios momentos anunció su voluntad de no volver a tocar en público y hoy se encuentra envuelto en varios proyectos. ¿Qué pasó en el camino?

–Es un anuncio que fue postergado porque, finalmente, la música siempre me gana. La verdad es que me cansa todo lo que pasa antes de salir al escenario. Si hay plata, si no hay; si te apoya la compañía, si no te apoya; los aeropuertos… Estoy podrido de todo eso y no quiero más.

Hay dos elementos más que incidieron: me toqué el bolsillo y no tengo margen para pagar y, después, el hecho de que me pongo a componer y ese impulso sigue vivo.

Este disco lo quería editar y no salir a tocarlo, pero es algo que no se puede.