El violonchelista ruso se mantiene, en el 90º aniversario de su nacimiento, como un gigante de la interpretación