Vía: www.eleconomista.com.mx/

La obra fue olvidada por muchos años, pues se le considera menor; aún así, en la versión del mexicano entusiasmó el público en el recinto alemán.

El tenor mexicano consentido de Alemania, Rolando Villazón, fue ovacionado por el público durante su primera presentación en Berlín como director de ópera en una de las tres casas más importantes de ese arte en la capital alemana.

El diario alemán Berliner Morgenpost destacó este martes que el tenor mexicano ha sido aclamado durante años en sus presentaciones en la Staatsoper (ópera estatal), pero que en esta ocasión se mudó a unas cuadras, a la Deutsche Oper en Berlín (éstas, junto con la Komischer Oper, forman la tríada de los teatros de ópera más importantes de la capital alemana).

Rolando Villazón dirigió la ópera de Giacomo Puccini, La Rondine, y fue “fuertemente ovacionado”, informó el influyente diario berlinés. “Al público (alemán) le gusta todo lo que (Villazón) hace”, refirió.

La Rondine es una ópera en tres actos de Puccini con libreto en italiano de Giuseppe Adami, basado a su vez en el libreto de Alfred Maria Willner y Heinz Reichert.

Aunque Villazón dirija, en su corazón es un cantante. Y esto se nota en su personaje predilecto de esta obra, el joven poeta Prunier. El tenor chileno Álvaro Zambrano interpreta al poeta y aparece como una especie de Charles Chaplin durante todo el tiempo haciendo caras y gestos, “casi tal y como lo hace Villazón cuando canta en recitales (…) desde que se publicó su libro Malabares, sabemos que él se siente payaso”, dice Volker Blech en el Morgenpost.

Una obra sobre nada

La Rondine, que iba a ser una opereta y acabó como una especie de comedia lírica, “fue creada durante el turbulento tiempo de la Primera Guerra Mundial, durante la cual la lealtad de Puccini era confusa. Finalmente, la première de esa ópera se efectuó en 1917 en Monte Carlo. Pero eventualmente se perdió en el olvido hasta que hace poco resurgió”, explica Volker.

La Rondine es la historia de Magda, la amante del banquero Rambaldo que se enamora, y huye, con el pobre poeta Ruggero (no es el mismo que el mencionado Prunier). Pero Magda no le dice a Ruggero quién es en realidad y se hace llamar Paulette, hasta que viviendo en Francia las deudas los ahogan. Entonces ella confiesa y se regresa con Rambaldo.

En el montaje de Villazón la historia transcurre en los años 20.

“Uno no puede evitar preguntarse qué es lo que resulta tan fascinante del trabajo de Villazón como director —escribe Blech—. Quizá logró transmitir más allá de la fachada colorida algo de sí mismo. Hay un toque de melancolía. Villazón se revela como un romántico”. (Con información de Notimex)

Gasto en cultura estimula el crecimiento en Alemania

El gasto público en cultura, lejos de ser un peso para el presupuesto, tiene un efecto positivo en la economía de Alemania, en particular la ópera, según un estudio del instituto Ifo publicado el martes.

Las instituciones culturales, como los teatros de ópera, “atraen más trabajadores altamente cualificados y sus ingresos más altos repercuten en el conjunto de la economía regional”, estima Ifo en su estudio sobre el retorno social de la cultura.

Alemania es uno de los países con más teatros de ópera en el mundo. En ellos se exhibe 30% del conjunto de las óperas del planeta, según el portal especializado Operabase.

Según la asociación alemana de teatros, Deutscher Bühnenverein, el país tiene 83 óperas financiadas con dinero público, muchas de ellas de la época en que Alemania estaba formada por ducados y principados.

En comparación, Francia y Gran Bretaña cuentan cada uno con una docena de óperas.

“Los resultados del estudio son un argumento clave en favor de las subvenciones a las instituciones culturales”, dice uno de los autores, Oliver Falck.

Sin embargo, durante la última crisis financiera, las administraciones locales han empezado a recortar, en particular en países como España, en general en los presupuestos destinados a la cultura para sanear las finanzas públicas.

Y es que “los trabajadores altamente cualificados, atraídos por las ciudades con una oferta cultural rica y variada generan recursos interesantes”, se indica en el estudio.

Ifo asegura que una subida de 1% en el número de personas altamente cualificadas contribuye al aumento de 1.4% de los ingresos de personas de baja cualificación y de 1.6% en los de las personas cualificadas.

“Cuando una ciudad atrae compañías innovadoras con sus empleados, su economía puede cambiar y hacerse más atractiva para otras personas innovadoras”, informa el Ifo. (Con información de AFP)