Evelyn Navas Abdulkadir, Prensa Orquesta Sinfónica de Venezuela.

Durante 17 años la Orquesta Sinfónica de Venezuela acompañó al Ballet Teresa Carreño en El Cascanueces y este año, regresa con una nueva temporada de funciones, donde toda la familia venezolana podrá disfrutar del espectáculo navideño por excelencia. En esta oportunidad, Rodolfo Saglimbeni dirigirá la temporada del 2014, vistiendo su batuta de destellos navideños para complacer al público que año tras año responde masivamente a la convocatoria y colma la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño.

Rodolfo Saglimbeni

Rodolfo Saglimbeni

Director de talla mundial, muy querido y apreciado en el ambiente artístico y cultural venezolano, Rodolfo Saglimbeni, es frecuente invitado de la Orquesta Sinfónica de Venezuela. Su apreciada batuta es requerida por las principales orquestas de América Latina. Por seis años fue Director Asociado de la Orquesta Sinfónica de Venezuela, cargo al que renunció para dedicarse a la fundación y desarrollo de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal Ayacucho. Fue Director Asociado de la Sinfonietta de Caracas y frecuente invitado de las orquestas sinfónicas del país y de ópera en el Teatro Teresa Carreño. Actualmente es el Director Artístico de la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas.

Conversamos con este gran maestro, que ha visto pasar por El Cascanueces del Ballet Teresa Carreño a varias generaciones de bailarines: “Los que una vez formaron parte del staff como niños, son hoy parte de la producción como adultos. Por ejemplo, los niños que fueron parte de la troupe de los ratones en la famosa escena que resulta una delicia para el público, ahora se lucen como bailarines. Toda una vida dedicada al ballet, dedicada a El Cascanueces y ese esfuerzo, ese compromiso, algo que el público no sabe, se verá en escena”.

El mejor Cascanueces con sabor a lo nuestro
Para Rodolfo Saglimbeni, la magnífica coreografía del Maestro Vicente Nebrada es única: “Se ha mantenido la coreografía desde 1996, muy hermosa y de un alto nivel de calidad artística y también, la orquesta que le dio vida a la música tan célebre de Pyotr Ilyich Tchaikovsky. Así que ya es una tradición de la Fundación Teresa Carreño el presentar este Ballet El Cascanueces en diciembre”.

Este es un clásico mundial, las compañías de ballet más importantes del planeta, acompañadas por las mejores orquestas sinfónicas, unen esfuerzos y montan sus versiones de El Cascanueces: “Aunque te puedo contar una anécdota, de un viaje en época navideña con mis hijas, y en familia, vimos una presentación de El Cascanueces y la más pequeña me dijo: ‘muy buena, pero la de Caracas me gusta mucho más’. Y así es, la versión de Nebrada con el Ballet Teresa Carreño y la Orquesta Sinfónica de Venezuela es parte ya de la Navidad en nuestra capital, el público la aprecia y la quiere”. Tal es el afán que este año las entradas se vendieron con dos meses de antelación y en poco tiempo se agotaron.

Rodolfo Saglimbeni ha dirigido a la OSV en innumerables ocasiones, ha visto desde su podio pasar a varias generaciones de músicos: “Por lo menos, tres generaciones de maestros he visto. La Orquesta Sinfónica de Venezuela con sus 84 años a cuestas siempre se renueva”.

El Cascanueces para el Maestro Saglimbeni es parte ya de su repertorio: “La he dirigido muchas veces, en Venezuela, Estados Unidos y Puerto Rico. Incluso, antes de ser padre y después de serlo. Y siempre fui como espectador a verla. Debo tener como 30 años conviviendo musicalmente con El Cascanueces y siempre es una aventura hermosa”.

Su relación con la Orquesta Sinfónica de Venezuela nace en 1987 cuando venía de regresar de culminar sus estudios profesionales en el exterior: “Fue la orquesta que me abrió las puertas como director invitado y luego como Director Asociado junto a Felipe Izcaray. Fue una escuela extraordinaria para mí. Grandes músicos y maestros que influyeron y siguen influyendo hoy a las generaciones más jóvenes. Lo más importante es que siempre la OSV presenta una renovación natural. En 30 años de relación, tres generaciones distintas. Cuando dirigí Romeo y Julieta recientemente, me encontré con caras nuevas, muy jóvenes. La calidad es altísima, y el veredicto de la crítica y del público fue ratificar esa calidad y entrega de la OSV. Así que es un privilegio poder dirigirla de nuevo, y más con una obra como El Cascanueces”.

Este año además, el maestro Saglimbeni comparte el podio con un músico y director amigo, Alfonso López Chollet. Se conocen y aprecian de hace mucho tiempo: “Alfonso viene de un notable año como director, con una carrera muy interesante. Era natural que la Junta Directiva de la OSV lo invitase a dirigir El Cascanueces este año”.

Alfonso López Chollet, por su parte, comentó que está feliz de dirigir junto a Rodolfo Saglimbeni, quien ha sido una referencia para los directores de este país: “Una vez estuve en Inglaterra, porque fui a conocer a George Hurst, quien fue maestro de Rodolfo y coincidimos. Fue en el año 2001 en el Canford School of Conducting en Inglaterra. Siempre es emocionante compartir experiencias con él, aprender y progresar juntos”.

Rodolfo Saglimbeni perfilará su batuta para El Cascanueces con el alto grado de compromiso que lo caracteriza y le advierte al público que ya adquirió con tiempo sus entradas: “Por nada se pierdan estas funciones. Los esperamos para que disfruten de un clásico navideño con sello venezolano y una calidad extraordinaria. Serán funciones hermosas, plenas de energía, emoción y mucho sentimiento”.

Así será sin duda, El Cascanueces, con el Ballet Teresa Carreño y la Orquesta Sinfónica de Venezuela por sobradas razones forman parte ya de nuestra tradición navideña.

Rodolfo Saglimbeni Muñoz
Inició sus estudios de música en Barquisimeto, siendo miembro fundador de la Orquesta Sinfónica del estado Lara como ejecutante de trompeta. Sus estudios musicales fueron complementados luego en la Royal Academy of Music de Londres, Inglaterra. En esta academia estudió con los maestros Colin Metters, John Carewe y George Hurst, obteniendo el título de Director de Orquesta.

Estudió bajo la tutela del Maestro Franco Ferrara en la Academia de Santa Cecilia de Roma en 1981. Trabajó como Director Asociado de la Orquesta Sinfonietta de Caracas y de la Orquesta Sinfónica Venezuela. También fue fundador y director artístico de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho y director musical del Teatro Teresa Carreño. Fue primer finalista del Concurso Internacional de Directores de Orquesta de Besancon, Francia; siendo el más joven director participante en esta competencia de 1985.

En 1987 regresó a Venezuela y compartió su tiempo entre la dirección en su país y las invitaciones del exterior. Ha sido Director invitado en orquestas de Francia, Italia, España,Reino Unido, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina y El Salvador.

Ha sido director invitado de las Orquestas de Besançon, Radio/Televisión de Luxemburgo, Orquestas y Ensambles de la Real Academia de Música de Londres, de la Orquesta Haydn de Londres, del Coro Philharmonia y de orquestas sinfónicas del Reino Unido, Portugal, Rumania, España, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, México, Argentina y Chile.

Su amplia experiencia en los campos de la docencia, dirección de orquesta y entrenamiento orquestal, lo ha llevado a promover importantes eventos en Chile, España y Portugal. Desde 1990, es contratado como tutor en el curso de verano de Canford (Inglaterra) y, a partir de 1993, como co-director de este centro internacional de enseñanza de la dirección de orquestal.

El amplio repertorio de Saglimbeni abarca los géneros sinfónicos, ópera y ballet. Saglimbeni ha procurado importantes estrenos nacionales y latinoamericanos de obras de Bernstein, Weill, Gershwin, Stravinsky y la “Sinfonía Turangalila” de Oliver Messiaen. Ha dirigido en todos los festivales de música en Venezuela y actuó como director invitado de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar en su gira a España en 1992. Sus grabaciones para discos compactos incluyen obras de compositores venezolanos, música para escena y para películas, la Novena Sinfonía de Beethoven y obras de los exitosos compactos “Danzón” y “Gurrufío”, con la Sinfónica Gran Mariscal Ayacucho y la exitosa serie con la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, “Música para una ciudad”, que rescata los íconos artístico musicales de la ciudad de Caracas además de recientes grabaciones con la OSMC, acompañando a Gabriela Montero y al “Sonero del Mundo” Oscar D´Leon. Sus con conciertos son regularmente transmitidos a través de la Radio Nacional de Venezuela y de varias televisoras nacional y del circuito latinoamericano.

En 1989, fue galardonado con el premio Mejor Director del Año, por la Asociación de Críticos Musicales de Venezuela, en 1991, condecorado con la Orden “José Félix Ribas” en su 1ra. Clase. En 1993 le fue adjudicado el título ARAM (Associate of the Royal Academy of Music), por la Real Academia de Música de Londres y, por espacio de ocho años fue Presidente de la Federación de Orquestas Sinfónicas Regionales de Venezuela.

En 1997 es seleccionado como uno de los beneficiarios de la Beca de las Américas, patrocinada por el Kennedy Center de Washington DC. Ello le permitió realizar pasantías en importantes centros musicales de los Estados Unidos, durante 1997 y 1998. Es profesor de dirección de orquesta del Instituto Universitario de Estudios Musicales (IUDEM).

En de 1999, fue ganador del Premio Director de las Américas, en Santiago de Chile; en junio de ese mismo año ganó, en Venezuela, el Premio Nacional del Artista. Fue condecorado con la Orden “Waraira Repano” en su 1ra Clase, con motivo de la celebración del XXV aniversario de la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas.

Hacia finales de 1999, fue nombrado Director Musical del Teatro Teresa Carreño de Caracas. En el año 2003 es elegido Director Artístico de la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, con quien ha desarrollado un importante proyecto artístico-musical ligado a un amplio espectro social y comunitario.