El director italiano Riccardo Muti homenajeará la figura de Claudio Abbado, fallecido el pasado 20 de enero, con un concierto en el Festival de Ravena al que invitará a la Joven Orquesta Mozart, inspirada en los principios musicales de Abbado, según informó hoy la dirección del evento.

Riccardo Muti

Riccardo Muti

De este modo, la Joven Orquesta Luigi Cherubini, bajo la batuta de Muti, tocará junto a la Mozart, creada en Bolonia en 2004, referente a nivel europeo y “forjada en el pensamiento musical de Abbado”, según se presenta en su página de internet.

De este modo, Abbado tendrá un lugar protagonista durante la próxima XXV edición del Festival de Ravena (nordeste), que comenzará el próximo 30 de junio.

La noticia fue anunciada por la directora del evento y esposa de Muti, Cristina Mazzavillani, quien informó de que las orquestas Luigi Cherubini y Mozart se unirán en un complejo sinfónico que ya el propio Abbado dirigió del mismo modo en 2008.

“El homenaje más grande que podemos dirigir a la memoria de un gran director como Abbado es recrear y proseguir la actividad de su Orquesta Mozart. Claudio, amigo del Festival de Ravena, estaría muy feliz”, aseguró Mazzavillani.

Días antes de morir Abbado, la dirección de la Orquesta Mozart puso fin a la temporada y suspendió los conciertos pendientes por motivos económicos.

El proyecto ha sido aprobado por la familia Abbado, según informó la dirección del Festival.

Para la ocasión, el programa prevé la ejecución del “Concierto de piano y orquesta n.3” de Beethoven, con el pianista francés David Fray como solita, y la “Sinfonía n.5” de Ciajkovskij.

El pasado jueves, Muti volvió a homenajear a su colega durante una actuación con la orquesta que dirige desde 2010, la Sinfónica de Chicago.

“Me he sentido profundamente apenado por la pérdida de un gran músico, un hombre que por muchas décadas ha marcado la historia del mundo de la dirección y de la interpretación musical”, aseguró el maestro Muti.

Tanto Muti como Abbado están considerados como los máximos exponentes en dirección de orquesta de su generación.

Tras una larga enfermedad, Claudio Abbado, considerado el “revolucionario de la música clásica”, falleció el pasado 20 de enero a los 80 años de edad después de padecer un cáncer de estómago, diagnosticado en 1999 que no logró separarle de la batuta.

Entre otros méritos, Abbado fue el fundador de la Joven Orquesta de la Comunidad Europea en 1978 y durante su dilatada carrera, no cejó en su empeño de llevar la música clásica a cárceles y hospitales pediátricos, porque, a su juicio, “la cultura permite superar todos los límites”, por lo que siempre se mostró muy crítico con los recortes a la cultura.